Cultura

periferias 22.0

Declararse “antirracista” para acabar con esta lacra

Moha Gerehou reivindica esta lucha en el festival, que este martes continúa con Kulu Orr

Moha Gerehou impartió una charla en Huesca.
Moha Gerehou impartió una charla en Huesca.
Pablo Segura

En vez de decir el clásico “Yo no soy racista”, en la lucha contra esta lacra es más preciso declararse “antirracista” porque la primera frase “no reconoce su existencia”, mientras que la segunda “añade una capa de acción para transformarla”.

Lo asegura Moha Gerehou (Huesca, 1992), que este lunes ha participado en la edición Revival de Periferias para dar un mensaje de tolerancia e integración frente al odio.

Y es que el racismo afecta a las personas racializadas “en todos los ámbitos de la vida”, como “el acceso a la vivienda, la educación, la amistad, el amor o las redes sociales”, ha enumerado.

“Todo está impregnado y reconocerlo es un paso básico. A partir de ahí lo que hay que hacer es poner estas situaciones en común para transformarlo”, ha afirmado.

La intención del oscense, cuyos padres emigraron de Gambia hace más de 30 años, es que la gente “identifique estos comportamientos en su entorno más cercano para cambiarlos”.

El periodista y activista lucha contra este problema en un momento en el que los discursos de odio “se han expandido especialmente por la aparición de las redes sociales y la irrupción de los partidos de ultraderecha, aunque siempre han estado allí”.

Ha habido una legitimación en el espacio público y eso ha hecho que haya una gran virulencia”, ha reiterado Gerehou, quien ha añadido que “hasta que no mejoren las condiciones de vida” de todas las personas no se podrá decir que “haya grandes avances”.

"Huesca tiene que ponerse las pilas"

Su infancia en Huesca fue “la misma que la de cualquier otro niño negro español”, porque no se libró del racismo.

“Todos tenemos una experiencia común y compartida, pero por suerte tuve una familia y unos vecinos que me sostuvieron, gracias a los cuales pude estudiar periodismo”, ha comentado Gerehou, que ha trabajado para TVE, elDiario.es y Vogue.

El oscense ha reclamado que “Huesca tiene que ponerse las pilas a nivel institucional y organizativo”, porque “podría estar en cabeza de la lucha antirracista” por la diversidad de sus habitantes.

Pero lo cierto es que aún queda mucho que hacer, como demuestra uno de los episodios más desagradables que ha tenido que vivir, en el cual fue “subastado” en Twitter.

“Antes no lo reconocía, pero me afectó mucho. Fueron sido seis años desde que denuncié hasta que salió la sentencia. El proceso fue largo y doloroso”, ha aseverado.

Aunque la sentencia fue favorable, este caso demostró que “el sistema judicial no está preparado para hacer frente a casos de racismo”, ha lamentado, antes de desear que esta experiencia “sea un aprendizaje”.

Sobre los tuiteros, Gerehou espera que este escarmiento “les haya servido para cambiar su perspectiva y entender la importancia de respetarnos los unos a los otros. Esa es mi esperanza”, ha concluido.

Circo y cine

Periferias continúa este martes con Control Freak, una propuesta de humor, música, circo y tecnología de Kulu Orr que podrá verse en el Centro Cívico (19:30 horas); y la proyección de Cuando el destino nos alcance, que tendrá lugar a las 20:30 en el Teatro Olimpia

Etiquetas