Cultura

BIBLIOTECAS

Contar cuentos usando solamente la palabra, el gesto y la mirada

Así define el cuentista Pablo Albo el arte de la narración oral, con el que ha visitado 14 países

Imagen del cuentacuentos que ayer protagonizó Pablo Albo en la Biblioteca Municipal Durán Gudiol.
Imagen del cuentacuentos que ayer protagonizó Pablo Albo en la Biblioteca Municipal Durán Gudiol.
Pablo Segura

Dentro del programa de la 22 edición del Festival Periferias y coincidiendo con la celebración, esta semana, del Día Internacional de las Bibliotecas, ayer tuvo lugar en la capital oscense una sesión de cuentacuentos protagonizada por Pablo Albo. Volver al cuento fue el título de esta actividad, que tuvo lugar en la Biblioteca Municipal Antonio Durán Gudiol, que este año celebra su 17 aniversario.

Albo es un profesional de la narración oral, que es -comentó a este Diario- “el arte de contar los cuentos usando la palabra, el gesto y la mirada, sin ningún tipo de elemento, solo la propia persona. Y sobre todo el contacto con el público, porque los elementos es algo que se interpone entre la boca y la oreja. Me parece que lo más importante es la relación que se establece entre el narrador y el público”. La mayor parte de los cuentos fueron de humor, aunque hubo de otras emociones, “porque realmente la narración oral no es solo humor, es como un paseo por las emociones”.

Pablo Albo, natural de Albacete, comenzó en esto de los cuentos en 1994, justo el 27 de octubre, con lo que hace 28 años de trayectoria hoy. “Empezó todo por afición. Me aficioné a escuchar cuentos en un bar de Alicante, que se contaba todos los lunes, y empecé yo a contar y sin darme cuenta se convirtió en mi profesión, nunca tuve intención de dedicarme a esto”.

Respecto a que la actividad programada en Huesca haya sido en una biblioteca, Albo dijo: “Tiene una importancia especial, y más en esta semana que estamos con el Día Internacional de las Bibliotecas, que son espacios maravillosos para la palabra viva”.

Con esta profesión, Albo ha visitado cerca de catorce países, y siempre narra sus cuentos en castellano. “He ido mucho con el Instituto Cervantes, he estado en Australia, Brasil...”.

Preguntado si el cuento está viviendo un buen momento en la actualidad, responde que “sí, sí”, aunque cree que “hay una cierta desconfianza hacia la palabra desnuda, que se tiende a pensar que el cuento necesita adornos de muñecos o de elementos que lo complementen, cuando solo la palabra yo creo que es lo que mejor cautiva a las personas”.

Por otro lado, comentó Pablo Albo que España “es, sin duda, un país de cuentistas, nos gusta mucho la ficción. El cuentista no es un mentiroso, hay mucha sinceridad en el acto de contar. Aunque lo que contamos es ficción, en el acto mismo hay muchísima sinceridad”.

Pablo Albo, por otro lado, se dedica también a la formación. “Tengo en Albacete una escuela efímera que se llama Narratio. Todos los años, a final de enero, hago fines de semana intensivos en una casa rural y lo pasamos muy bien”. Gente diferente entre si que solo tienen en común “la inconsciencia, son inconscientes y se vienen allí; es gente interesada en los cuentos, gente que no ha tenido ningún contacto pero tiene curiosidad, gente que lleva ya un poco de trayectoria...”.

Etiquetas