Cultura

Fernando Martínez Baños: “Destacan por valores como el compañerismo la disciplina y el honor”

El doctor en Historia habla este jueves en Huesca sobre ‘Militares aragoneses desconocidos’

Fernando Martínez Baños.
Fernando Martínez Baños.
D. A.

El coronel retirado, doctor en Historia y académico de la Real Academia de las Ciencias y las Artes Militares de Madrid Fernando Martínez de Baños participa la tarde de este jueves en el ciclo de conferencias de la Asociación de Soldados Veteranos de Montaña, organizadas en colaboración con la Subdelegación de Defensa en Huesca, con el objetivo de difundir la cultura de Defensa y el deseo de dar a conocer la entidad a los oscenses.

Martínez de Baños hablará esta tarde, a partir de las 18:30 horas, en el Centro Ibercaja Huesca, en el Palacio de Villahermosa, sobre Militares aragoneses desconocidos, Iglesia y Milicia.

Según adelanta el coronel retirado a este diario, “encontré tres personajes interesantes que tiene relación con el ejército y la iglesia y con Aragón, que son el oscense, de Loarre, Manuel de Enna, el capellán castrense jacetano José Campoy Irigoyen y el cardenal calandino Antonio María de Cascajares”, este último tuvo que dejar el ejército por razones de enfermedad y tomó el hábito llegando a ser cardenal de Zaragoza, “por cierto, entonces el cuerpo de artillería le regaló un anillo que se depositó en el joyero de la Virgen Pilar, pero estoy al habla con el cabildo y, de momento, no aparece”, apostilla.

“Los tres personajes no coinciden en el tiempo pero coinciden en la milicia y en la iglesia, además, destacan por los valores como el compañerismo, la disciplina y el honor”, afirma el coronel que subraya que “lo que haré es un repaso biográfico de sus facetas militares y eclesiásticas”.

En este sentido, revela que “entre las curiosidades de la biografía de Manuel de Enna es muy significativo el tiempo que pasa entre que murió y fue enterrado porque batió con creces los once días de la reina Isabel II de Inglaterra, que tanto se ha hablado, porque fue más de un año. Muere en Cuba y está enterrado en la basílica del Pilar, para ello pasa una serie de viajes muy curiosos, siempre por agua”.

Martínez de Baños también subraya la historia del desconocido José Campoy Irigoyen, “a pesar de tener una calle en Jaca”, comenta, quien “fue asesinado junto a tres mil militares, de la compañía Alcántara, sufrió la matanza de Monte Arruit a manos de los rifeños aunque podía haber escapado de la tragedia”.

Etiquetas