Cultura

Cantos, bailes y rondallas para celebrar los 50 años de la Escuela de Folklore y Música

El Auditorio Carlos Saura del Palacio de Congresos de Huesca acoge una gran gala aniversario

Grupo de la Escuela.
Grupo de la Escuela.
Roger Navarro.

Los murmullos del público que ha ocupadp el patio de butacas del Auditorio Carlos Saura del Palacio de Congresos de Huesca los han silenciadoel Grupo de Gaiteros de la Escuela de Folklore y Música y Los Barfulaires, que tocando las gaitas de boto y el tambor se han acercado al escenario al son del Dance de Espadas, al que han acompañado los espectadores con las palmas. Colocados delante del telón granate que lo cubría terminaron esa pieza del Dance Laurentino y tocaron otra del Dance de Graus.

El sonido de los instrumentos tradicionales aragoneses ha dispuesto a los oscenses para disfrutar de una gala con la que la Escuela de Folklore y Música celebró su 50 aniversario.

Conducida por Ana Laiglesia, que la ha ido presentando por bloques al tiempo que se han proyectando sobre una gran pantalla fotos antiguas y actuales de la Escuela, la velada ha sido toda una fiesta, en la que la música, los cantos y los bailes han puesto de manifiesto que el folclore está más vivo que nunca, y que esta Escuela, origen y cantera de grupos y grandes figuras de la jota, es todo un referente con una larga trayectoria a la que han puesto ritmo y movimiento miles de oscenses.

Con el público entregado desde las primeras notas de las gaitas de boto, han llegado los instrumentos de cuerda. La Orquesta Sertoriana, que mantiene desde hace décadas una gran relación con la Escuela, compartiendo instalaciones en el Casino y ahora en la Casa de la Música, ha interpretado el pasodoble Montearagón y la jota La Sertoriana, ambas de Miguel Ballabriga.

Tras ese inicio instrumental, en el escenario han aparecido los más pequeños de la Escuela, que han ofrecido el canto grupal infantil Los meses del año, con letra de Roberto Ciria.

A continuación, Patricia Ibort, la cantadora más veterana de la Escuela, se matriculó en 1991 y 31 años después siguen asistiendo a clase, ha entonado Y a la del norte llegué. Ha recogido el testigo César Conte, otro de los veteranos ya que sus inicios fueron con Camila Gracia, y tras unos años sin cantar volvió con José Rodrigo y en la actualidad con Roberto Ciria, con el que ha cantado L’arbesa, una jota de José Rodrigo, profesor de ambos y de muchas de las personas que han pasado por la escuela.

Es la historia de la Escuela, por 50 años de vida, donde se enseña el valor, del folclore de mi Huesca ha sido la jota alusiva al aniversario escrita por Ciria e interpretada por todos los cantadores y cantadoras de la Escuela de Folklore y Música, y precedió al Bolero de Zaragoza que bailaron los alumnos de Jairo Périz.

Las tres rondallas que han tocado durante la gala, con Guillermo Planas y Rodrigo Elpuente a la cabeza, dirigidas por Juan Almarza y formadas por alumnos y miembros de los diferentes grupos de la ciudad, han acompañado todas las actuaciones, entre ellas las a Leyre Buil y Sheila Gavín, alumnas de la Escuela, que ofrecieron los estilos Que de niña me cantabas, y Ay madre que tiene la jota, respectivamente.

Seguidamente, la Asociación Folklórica Alborozo, dirigida por Toño Julve y Susana Raya, alumnos de la Escuela en sus inicios, ha hecho el canto grupal Verde y blanca es, con música de José Luis Urbén y letra de Toño Julve. También autor de la letra de la Jota de Santa Águeda, que con coreografía de Susana Raya, han bailado en el Palacio de Congresos.

Olga y los Ministriles tampoco han faltado a esta cita. Olga Orús y Salvador Cored ha subido al escenario Joticas buenas, en las que el baile lo han puesto Jairo Périz y Virginia Costea y los coros corrieron a cargo de la Compañía Osca.

Antes de Gigantes y cabezudos, que ha bailado Elenco Aragonés, grupo cofundado por Vicente Galino, alumno de Carlos Vidal en sus comienzos en la Escuela y uno de los históricos que participaron en esta velada, han cantado Laura Clavería, Como la más bella rosa, y a dúo con su hermano Fran, Baja una jota volando.

Os Faticos han entonado a continuación, una jota alusiva con la música de la Mazurca de Sinués, han seguido la que fuera alumna de José Rodrigo, Lorena Laglera, con Las fronteras; y Toño Julve, que también aprendió con él tras hacerlo con Camila Gracia, con Al bravo le hace llorar.

El Grupo San Lorenzo ha comenzado cantando la jota Y tus manos mi destino, de Jairo Périz, también autor de la coreografía de la Jota de la Dolores que han bailado en el Auditorio Carlos Saura.

Ha cogido el relevo la profesora de canto de la Escuela, Sofía Bueno, que ofreció Para acariciar el cielo, preludio de la presencia sobre el escenario de una de las voces históricas del Alto Aragón, la de José Antonio Villellas, cofundador de Aires Monegrinos, que ha cantado Del Pirineo a Monegros.

Estirpe de Aragonia, grupo fundado por Carlos Vidal, ha interpretado una jota alusiva a la efeméride y bailado Estirpe de Huesca, una coreografía de Vidal, con música de Ramiro da Silva y letra de Teresa Ramón.

Óscar Badías, colaborador de la Escuela en labores de docencia, ha cantado Que a gusto vengo a rondarte, antes de que Roldán del Alto Aragón haya cantado Caminito de Monlora, con letra de Francisco del Val, y bailado la Jota de Aguas, una coreografía de José Luis Bergua.

Con el público entregado y el recuerdo siempre presente de los que fueron directores de la Escuela, Pedro Lafuente, Carlos Praderas y José Luis Ibor, así como de los profesores que a lo largo de medio siglo han pasado por ella, Roberto Ciria ha cantado una jota alusiva a los maestros fallecidos.

También ha sido alusivo el canto de grupo de Santa Cecilia, que para su baile ha escogido un Enrebullau de danzas, en el que se han fundido la Jota de Hecho y O Cascabillo y la Jota Cruzada.

En la recta final de este festival, se ha escuchado sobre el escenario a otros dos cantadores históricos de la provincia Mari Luz Lafita con La magallonera, y Luis Arellano con Ciego al fin me quedaré. El broche los ha puesto todos los participantes en la gala de aniversario con la romanza chesa S’ha feito de nuey, de José Lera; mientras que representantes de todos los grupos han bailado la Jota de San Lorenzo, coreografía de Sara Villacampa con la que la Escuela de Folklore y Música de Huesca ha despedido la gran gala de su 50 cumpleaños.

Etiquetas