Cultura

LA ENTREVISTA

Pablo L. Finkel: “Hay evidencia científica que apunta a que haya existido vida en Marte”

El joven científico experto en astrobiología ha participado en la V Semana de la Ciencia del Valle de Benasque

Pedro L. Finkel
Pablo L. Finkel
S. E.

El joven científico Pablo L. Finkel, máster en Inmunología & Microbiología en la Universidad de British Columbia, Vancouver (Canadá, 2020) que actualmente trabaja en el Centro de Astrobiología situado en las instalaciones del Inta en Madrid, en el Grupo de Biomoléculas en Exploración Planetaria, participó en la V Semana de la Ciencia del Valle de Benasque clausurada ayer y que han organizado el Instituto de Nanociencia y Materiales de Aragón (Inma) y el Instituto de Síntesis Química y Catálisis Homogénea (ISQCH), ambos mixtos entre el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad de Zaragoza; junto con la Asociación Benasque Conciencia y el propio Centro de Ciencias Pedro Pascual, que ha albergado las sesiones.

En su charla Vida en el Espacio, Finkel incidió en la importancia de Marte en el futuro de la astrobiología. “Se ve que hay refugios que podrían fomentar la preservación de estos biomarcadores como el hielo. Una molécula que proceda de vida podría preservarse en hielo, en cuevas, en el subsuelo, en sales, y hay lugares en Marte que hay que explorar”. Aunque fue tajante al afirmar que “evidencia de vida en Marte ahora mismo hay cero”. “La realidad -prosiguió- es que se han encontrado un montón de evidencias científicas que apuntan a la posibilidad de que haya existido. Es tan real que está fomentando que todas las agencias espaciales estén invirtiendo dinero y esfuerzos en enviar misiones a ver qué hay allí”, explicó.

Más allá de Marte, el joven científico vinculado al Valle de Benasque aseguró que hay mundos en el sistema solar donde todo apunta a que hay agua líquida y enviar misiones sería “de gran interés”. En concreto, aludió a dos lunas que orbitan Júpiter, la llamada Europa, y Saturno, denominada Encélado. “Son parecidas y tienen una superficie de hielo. No tienen agua en la superficie, pero hay mucha evidencia científica a que apunta a que Europa tiene un océano sub glaciar que podría estar en contacto con la roca. No está confirmado. Por su parte -agregó- la luna de Saturno, Encélado, es la que parece más interesante. Es complicado porque está muy lejos, pero hay evidencia y confirmación de que hay un océano bajo el hielo porque la nave Cassini que se mandó a orbitar Saturno registró en el polo sur de Encélado géisers kilométricos que disparan agua al exterior y que conocemos como plumas. En Encélado hay actividad hidrotermal, agua líquida”, aseguró. Algo fundamental considerando, dijo, que “la vida empezó en el agua, no se sabe si en el fondo del océano o en ambientes acuosos de la superficie como un charco, pero el agua está ahí”, concluyó.

En su charla sobre la Vida en el espacio, definió la astrobiología y abogó por la investigación espacial que permite “desarrollar tecnología ultra puntera que se aplica después a campos como la medicina o la ingeniería” y “mover los pilares del pensamiento humano”.

Etiquetas