Cultura

premios de cine

‘El buen patrón’, de Aranoa, mejor comedia europea

La Academia del Cine Europeo se volcó en la sátira ‘Triangle of sadness’, con cuatro galardones, y ‘Alcarrás’ no logró ninguna de las dos estatuillas

Fernando León de Aranoa y Jaume Roures.
Fernando León de Aranoa y Jaume Roures.
Sebastian Gabsch

El director español Fernando León de Aranoa se sumó, en la noche del pasado sábado, al olimpo de la sátira con el premio a la mejor comedia de la Academia del Cine Europeo (EFA) para su filme El buen patrón, en una gala en que compartió triunfos con el sueco Ruben Östlund y su Triangle of sadness.

“Sí, lo mío es en cierto modo una sátira. Así suelo definirlo. Y es por supuesto un honor estar en un palmarés encabezado por Östlund”, afirmó el cineasta madrileño a Efe, tras recibir su premio en la gala celebrada en el auditorio Harpa de Reikiavik.

El filme de su colega sueco ganó en esta 35 edición de los premios europeos cuatro galardones -a la mejor película, a su director, al guión y también a la mejor interpretación masculina, que fue para el croata-danés Zlatko Buric, en el papel de un recalcitrante ricachón ruso.

Imagen de los premiados en la gala del cine europeo.
Imagen de los premiados en la gala del cine europeo.
EFA/Sebastian Gabsch

León de Aranoa logró su primer premio de la EFA, con una película en que Javier Bardem borda el papel de villano y que el propio director no colocaría en el género de la comedia -“tal vez porque no me gustan las comedias”, confesó-. Tampoco a su productor, Jaume Roures, le encaja el término, hasta el punto de que subió al escenario a recibirlo junto a su director, protestando entre bromas y reclamando que era un “error” y que “El buen patrón es un drama”.

“La de Östlund es una sátira anticapitalista. La mía es una película en el drama se mezcla con el humor, porque así es la vida, con la destrucción a la que arrastra la precariedad laboral a unos seres y una sociedad en su conjunto”, afirmaba, ya el cineasta con su flamante trofeo en la mano.

El buen patrón inscribió así el cine español en el palmarés dominado por el nórdico Östlund, en una edición en que competía por el máximo premio Alcarrás, de Carla Simón, mientras que Penélope Cruz lo hacía al correspondiente a mejor actriz por Madres paralelas, de Pedro Almodóvar.

Simón no logró sumar el premio de la EFA a su carrera de éxitos por “culpa” de su colega sueco, mientras que el galardón al que aspiraba Cruz fue para Vicky Krieps, por su revisión de Sissi dirigido por la austriaca Maria Kreutzer en Corsage.

Conforme o no con el término comedia aplicado a su película, el mero hecho de estar entre los nominados para los galardones de la EFA era para El buen patrón una suerte de prórroga en la secuencia de éxitos del filme, aspirante a seis de los premios Goya 2023.

La gala el sábado empezó ya bajo el signo favorable a Östlund, que recogió en primer lugar el del mejor director, para ir acumulando posteriormente espacio en el palmarés.

Su película acudía a la gala tras recibir la Palma de Oro del festival de Cannes y con el precedente del máximo premio recibido por el sueco con The Square.

El premio correspondiente a la mejor actriz lo recibió -aunque virtualmente, en conexión desde su casa, por estar enferma- la luxemburguesa Vicky Krieps, por su intenso papel en Corsage, desbancando así a la intérprete española.

Fue una gala muy nórdica, celebrada en el impresionante auditorio Harpa de Reikiavik, entre interpretaciones musicales que estuvieron a cargo de la Orquesta Sinfónica de Islandia, algunos chistes y guiños al espectador. Abrió el turno del reparto de premios el actor español Carlos Areces en bermudas-bañador y convertido en maestro de ceremonias para anunciar el premio al mejor cortometraje, que recibió la cinta eslovena Granny’s sexual life.

Etiquetas