Cultura

LANZAMIENTO

‘Sin Bajar del Autobús’, el primer disco de los montisonenses Mallazo, a la venta

El grupo de rock presentará en directo sus composiciones en el Cine Victoria, el día 16

Fotografía del grupo en un concierto pasado.
Fotografía del grupo en un concierto pasado.
S. E.

Trompeta, trombón y violín se incorporan a los tradicionales bajos y guitarras de la música rock en Sin bajar del autobús, el primer disco de Mallazo, el grupo montisonense que, tras su debut en febrero de este mismo año, ha logrado consolidarse como banda de rock en el panorama local y “con hambre de hacernos hueco en el nacional e internacional”, advierten los siete músicos montisonenses que completan esta banda: Raúl López, Jorge Abadías, David Pintel, Javier Altemir, Cristina Truc, Pablo Peirón y Jorge Martínez. 

“Con mucho trabajo y buen feedback, ya en sus primeras horas”, observa Raúl López, cantante y violinista de Mallazo, ha visto la luz desde este lunes el nuevo disco en las principales plataformas de streaming que, por cierto, se presentará en directo este viernes, 16, a partir de las 22 horas, en el Cine Victoria de Monzón. Y es que ya el primer single, Ritual de domingo, que salió en septiembre, “a lo grande, con vídeo clip y todo”, ya obtuvo muy buena acogida, lo que hacía presagiar un buen augurio para el reciente grupo musical montisonense.

‘Sin bajar del autobús’, un estilo de rock particular

Una mezcla de estilos, opiniones y gustos musicales particulares conforman este disco compuesto a partes iguales por sus siete componentes, indica a este periódico, Raúl López. “Hay canciones que tiran más para el metal, otras más ska, más fiesteras, incluso hay una más parecida a una ranchera, pero sin dejar nunca la esencia del rock como base aunque con toques muy bonitos que, entre otros, da el sonido del violín, algo que no se ve mucho pero queda muy guay”, revela el cantante.

De la mejor manera posible, “para tocar música juntos y pasarlo bien”, surgió Mallazo, recuerda Raúl López, “justo antes del confinamiento”, apostilla, por eso aclara que la música es cosa de todos los componentes del grupo: “alguno traía una idea, un estribillo o estrofa y, a partir de ahí, nos juntamos en el local y, manos a la obra, vamos sacando cada uno nuestra parte, la batería, la guitarra o el instrumento que sea, es decir, nos juntamos para sacar la estructura entera de la canción y luego ya nos ponemos cada uno con la faena”.

Este verano han girado por muchos pueblos y eso les animó para publicar el disco “y nos obligamos a hacer cosas nuestras y sacarlo ya, que teníamos ganas”. Raúl López comenta que los temas tratan de los asuntos que “nos preocupan”, prevaleciendo entre ellos la amistad. Un total de diez canciones propias, “bueno, una es una cover (versión) de una canción de la Ronda de Boltaña, La Revolandera”, confiesa que conforman Sin bajar del autobús. Que, por cierto, tiene además de mucho sabor montisonense y un tema grabado en aragonés, Charanguero, “para darle visibilidad a esta lengua”, declara.

En cuanto a la presentación en Monzón, asegura Raúl que tienen muchas ganas y llevan muchas horas de ensayo, a pesar de que dice que “esta fecha no es la mejor, con cenas de empresa, tras el puente... pero daremos espectáculo”. Sobre la grabación, realizada en el estudio que dirige Txabi Abrego, guitarrista de Los Titiriteros de Binéfar, en Almacellas indica el cantante que ha sido una buena experiencia: “fue muy bien, allí grabamos las dos primeras canciones ya en abril, dos en octubre, y la mayor parte fue en agosto”. Además del estudio, tenemos un equipo de departamento de arte, que son “colegas, también de Monzón, para la portada del disco, de los singles, el logo, los videoclips...”. 

Crowdfunding en tres días

Cabe recordar que para poner en marcha este proyecto se hizo una campaña de crowdfunding que asegura Raúl López “fue muy bien, pusimos la cantidad de 4.000 euros, que es lo que nos cuesta solo la grabación y lo hicimos un poco asustados porque si no logras la cifra establecida la plataforma no te da el dinero, y, sorprendentemente, lo alcanzamos en tres días”. “También muy contentos porque esta fue una buena manera para sacar camisetas, sudaderas, gorras... y la gente lo ha comprado”, manifiesta el violinista. l 

Etiquetas