Cultura

exposición

La creatividad y el espíritu de los 80 reviven con una exposición en Huesca

El Centro Ibercaja rinde un homenaje a los pintores de la época hasta el 20 de enero

Autoridades en la inauguración de la exposición.
Autoridades en la inauguración de la exposición.
S.C.O.

El espíritu y la creatividad de la penúltima década del siglo XX reviven en la exposición Huesca, años 80. Creación y vanguardia en las colecciones del Ayuntamiento de Huesca, que se ha inaugurado este viernes en el Centro Ibercaja de la capital oscense.

Obras de Esperanza Altuzarra, Francis Bacon, Vicente Badenes, Alfredo Cabañuz, Alberto Carrera Blecua, Eduardo Chillida, Christo, Antoni Clavé, Aida Corina, Chema Durán, Hans Hinterreiter, Roberto Matta, José Orús, Teresa Salcedo, Antonio Saura, Javier Sauras, Pablo Serrano, Chus Torrens, Enrique Torrijos y Salvador Victoria exhiben la modernidad de esta época en la muestra, que supone “un homenaje a estos pintores” y “un reflejo de este momento”, según ha señalado en el acto el concejal de Cultura Ramón Lasaosa.

Muchos todavía siguen trabajando, otros han fallecido desgraciadamente, pero todos aportaron a Huesca esa parte de la ‘movida’ que a lo mejor recordamos más por la parte musical, pero que también se dio en las artes plásticas”, ha destacado el edil.

Durante la apertura, Lasaosa ha contado que la efervescencia artística comenzó a notarse en la ciudad a finales de los 70 con “varias intervenciones en la calle”, en lugares como “la plaza de Navarra o enfrente de la estación”, además de gracias a un pequeño museo de arte contemporáneo auspiciado por la Caja Rural en la plaza Concepción Arenal, que cerró en 1982.

A partir de los 80 “se incrementó el apoyo a la creación a nivel institucional”, con la apertura de la sala de la Diputación Provincial de Huesca (DPH), mientras que el Ayuntamiento llenó de arte los bajos “del antiguo Colegio Mayor de Santiago”, cambiando gracias a ambos proyectos “la forma de exponer y el tipo de exposiciones”.

Las administraciones iniciaron su apoyo a “jóvenes creadores” que estaban empezado como Enrique Torrijos, Carrera Blecua, Vicente Badenes, Chema Durán y Teresa Salcedo, en una época en la que “el arte era más masculino” -ha puntualizado Lasaosa-, una situación que afortunadamente ha cambiado en la actualidad.

Por otro lado, en la promoción del arte en Huesca también influyó positivamente una Bienal de Arte Gráfico, que trajo a la capital oscense obras de artistas nacionales e internacionales como Bacon, Chillida o Tàpies, cuyas piezas terminaron en las colecciones del Consistorio.

El cartel de San Lorenzo de 1983, un antes y después

Cartel de San Lorenzo 1983
Cartel de San Lorenzo 1983
Enrique Torrijos

Por encima de todos los hitos de esta época destaca el cartel de San Lorenzo de 1983, que según Lasaosa supuso “un antes y un después” por su potente y polémica imagen captada por Víctor Ibáñez, en la que aparecían juntos los elementos más característicos de las fiestas: una jotera, un torero, un cura, un músico y un peñista.

Enrique Torrijos diseñó la imagen en torno a esta fotografía “ganando el concurso en 1981, pero tras las críticas recibidas, la comisión de fiestas decidió que no era el adecuado, porque podía herir sensibilidades en distintos colectivos sociales”, ha recordado el edil. 

Finalmente, la obra se rescató dos años después para anunciar las fiestas de San Lorenzo de 1983.

Tanto el cartel como el resto de obras, que han sido recopiladas por el Área de Cultura y el Archivo, podrán visitarse hasta el 20 de enero, en horario de 10:00 a 13:00 y 16:00 a 20:30 horas de lunes a viernes, y de 10:00 a 13:00 horas los sábados.

Etiquetas