Cultura

La Ronda de Boltaña celebra sus 30 años de vida con un disco doble

La pandemia y el feminismo son los dos ejes centrales del álbum, en el que participan Rozalén, Eva Amaral, Carmen París y María José Hernández

La Ronda de Boltaña, actuando en la Diputación el pasado verano.
La Ronda de Boltaña, actuando en la Diputación el pasado verano.
D.A.

La Ronda de Boltaña acaba de publicar La estación de las violetas, un disco doble que gira en torno a la pandemia y el feminismo, y que ya se puede comprar en Sobrarbe.

La primera parte del álbum, que llegará a Huesca, Zaragoza y las plataformas digitales en los próximos días, se llama Un compás de silencio y habla “sobre las sensaciones y lo que vivimos durante el confinamiento y los meses posteriores”, informa Manuel Domínguez, músico de la formación.

En la segunda parte, los oyentes se enamorarán con los temas de La estación de las violetas, donde “predomina un mensaje feminista”, cuenta.

Con este disco se completa “un ciclo” en su carrera, la cual empezaron hablando “de lo que suponía ser una niña en nuestros pueblos”. Ahora, “esa niña es ya una mujer que le canta a su propia hija”, comenta.

Y es que en sus 30 años de trayectoria, la Ronda de Boltaña ha aprendido “mucho” sobre “el papel, el trabajo, el valor y la lucha de las mujeres”, subraya.

Y qué mejor forma de celebrarlo que contando con las colaboraciones de Rozalén, Carmen París, Eva Amaral, María José Hernández y “tres chicas jóvenes a las que hay que prestar mucha atención”: Ana Diáfana, Emma Sánchez y Ester Vallejo.

“Trabajar con estas figuras ha sido impresionante, porque todas tienen una gran calidad profesional, pero además son cercanas y antidivas. Ha sido un placer inmenso”, enfatiza.

Con algunas de ellas, como María José Hernández, la banda ya tenía “una amistad” desde hace años. “Ahora también somos amigos de Rozalén y de las que no habíamos tratado personalmente. Hemos aprendido de todas”, descubre.

De lo que más orgullosos se sienten es de haber conseguido adaptar sus temas a estas voces femeninas sin perder su esencia, en unas colaboraciones “muy bonitas”, que les han dejado “muy satisfechos”.

Como siempre, el grupo ha autoproducido su disco, que una vez más se ha grabado en el Estudio Kikos de Zaragoza. “Empezamos allí y somos muy fieles a este sitio”, confirma.

30 aniversario

La banda celebra con este LP su 30 aniversario. “Es un sueño haber llegado hasta aquí, nos parece increíble, sobre todo porque nos ha permitido tocar en los pueblos, conocer a un montón de gente,... Dedicarnos a esto es una experiencia maravillosa”, dice Domínguez.

El momento actual de la banda es de “felicidad”, porque “hacemos lo que más nos gusta y trabajamos con mucha ilusión”.

“Estamos muy contentos y satisfechos de lo que hemos hecho para celebrar estos 30 años y ojalá le guste también a la gente para que sea del todo perfecto”, concluye. 

Etiquetas