Cultura

OJO AVIZOR

De Jaca al papel cuché, el triunfo de la Generación Z

Clara Chaín, Hugo Fuertes y Blanca Martínez son de la misma quinta, compartieron colegio y curso, y sus carreras despuntan en Madrid

Los tres llevan a gala ser de Jaca y no pierden la oportunidad de regresar cada vez que pueden, están empezando a hacerse un hueco en sus profesiones, han pisado alfombras rojas, pero pese a su juventud ya han trabajado muy duro para conseguirlo, son conscientes de que todavía tienen que luchar mucho pero tienen tantas ganas como ilusión.

Clara Chaín, Hugo Fuertes y Blanca Martínez, nacieron en 1997, son amigos desde la infancia, compartieron curso en Las Benitas y ahí se les despertó la vocación por las artes escénicas y el deseo de triunfar en lo que tanto les gustaba.

Clara es sincera y afirma: “siempre me ha gustado montar el show”; y en el colegio se apuntaba a todo lo relacionado con “el artisteo”. De hecho, junto a Blanca, formaron parte del grupo de Teatro Oroel, y detalla: “Éramos las únicas niñas y ensayábamos por las noches”. Además, años antes, ya había comenzado a asistir a clases de ballet al mismo centro que Hugo.

En bachillerato se trasladó a Málaga. “Recibí una completa formación especializada en lo que me gustaba y me saqué además un grado superior en Artes Escénicas”, y remarca, “fue duro porque pasaba todo el día fuera de casa pero aprendí mucho”.

Al terminar, “Málaga se me quedó pequeño y tuve claro que para destacar en este mundo tienes que estar en Madrid, así me trasladé, me matriculé en Periodismo y me inscribí en la escuela de Cristina Rota”, indica. Y además, remacha: “Empecé con mi primera representante, porque contar con un agente es la llave básica para acceder a todo”. En su caso además disponía de “contactos y recomendaciones de sus profesores de Málaga”.

Desde ese momento hizo de todo, “capítulos en series, figuración cortos...” apareciendo en “Centro médico, Brigada Costa del Sol, Alguien tiene que morir...” y luego llegó su participación en la película Los Rodríguez y el más allá, de Paco Arango.

Junto a su pareja, el actor Adrián Lastra, pasó unos meses en Estados Unidos y a su regreso vivió “el parón trágico de la covid, con todas las incertidumbres que conlleva para una profesión como la nuestra en la que no hay ayudas ni apoyos”.

Y tras ese “badén”, la llamó Mabel Lozano para participar en PornoXplotación, “una docuserie que solo se ha visto en festivales y está pendiente de estreno”.

Y aunque no se lo había planteado, Clara ha tocado “de rebote el mundo del modelaje”, que indica, “me sirve como complemento para mantenerme y tener otra fuente de ingresos”. Tiene muchas inquietudes y una gran prioridad, “regresar a Jaca siempre que pueda, es el lugar de dónde soy, en el que está mi familia y en el que desconecto de todo”.

Y aunque está feliz con su vida, dice que tiene una gran pena: “si alguna vez tengo un hijo lamentaré que no se podrá criar como yo, con tanta libertad y en un sitio tan bonito”.

Blanca Martínez es una de sus mejores amigas, y además de compartir pandilla tienen también la misma profesión. Ella se trasladó hace siete años a Madrid para cursar “los cuatro años que dura la carrera de Arte Dramático en Arte 4 Estudio Actores”, y dice haber tenido bastante suerte porque “desde entonces siempre he tenido la pateta metida en este mundo, haciendo unas cosas u otras y no he dejado de trabajar”. En estos años de aprendizaje logró su objetivo, “contar con una formación muy completa”.

Su primera gran oportunidad llegó en 2019 de la mano de Angélica Liddell con Una costilla sobre la mesa: Padre, “se estrenó en París, estuvimos un tiempo y fue como un auténtico máster que me hizo espabilar en todo”.

La pandemia tampoco le fue ajena, pero Blanca es mujer de recursos y se supo buscar la vida. “He hecho micro teatro, he estado en salas off, participo en visitas teatralizadas, en fin todo cosas relacionadas con mi profesión”.

Tras haber finalizado un 2022 que califica como “mi año de suerte”, está pendiente del estreno de Todas las veces que nos enamoramos, una serie que grabé para Netflix entre febrero y julio y en la que comparto reparto entre otros con Georgina Amorós, Roser Vilajosana, Albert Salázar y Carlos González” y también ha participado en el rodaje de Alimañas, “la primera película como director de Jordi Sánchez en la que han participado Silvia Abril, Carmina Barrios, Loles León, Carlos Areces y la actriz zaragozana Pilar Berges”.

Blanca se define como “hormiguita” y desea seguir dando pequeños pasos para consolidar su carrera, le gratifican las “muestras de cariño” que recibe, pero lo que más le llena, “es volver a Jaca, participar en todo lo que puedo y disfrutar de las cosas de siempre”.

En 2008 Blanca y Hugo, junto a otros amigos, llegaron a la final del concurso My School Musical Locos por el Baile que organizó Disney Channel, no ganaron pero es una experiencia que siempre recordarán.

Por entonces, Hugo tenía muy claro que el baile iba a ser lo suyo así que cuando terminó el bachiller pasó por varios conservatorios de danza en Francia e Italia. Pero no hace mucho, “me replanteé qué quería hacer con mi vida, el baile ya no me llenaba y supe que había acabado una etapa”, comenta Hugo Fuertes. “Con una mano delante y otra detrás”, se decidió y se trasladó a Madrid, y detalla “era una ciudad que me gustaba incluso antes de conocerla”. Además, añade, “siempre me ha gustado organizar absolutamente todo y me apunté a un curso de la revista Vogue de organización y creación de eventos de lujo”.

Desde el inicio de esta nueva etapa han pasado solo “un año y cuatro meses”, y la vida de Hugo ha dado un cambio radical. “Me pego el día con famosos, compartiendo eventos con ellos, y me siento muy feliz”, comenta, si bien apostilla modo de aviso: “no creo que este sea mi destino definitivo, me queda mucho por hacer”.

Además, se hizo popular cuando su relación con el periodista Antonio Rossi se hizo pública, y aunque estar juntos no le ha abierto puertas, reconoce que: “Con él comparto momentos de ocio, conozco a gente y después eso te viene bien para que al menos te pongan cara y te respondan”.

Gran usuario de las redes, no oculta que “siempre lo cuenta todo” si bien al empezar su relación, “me costó un poco que mi vida suscitara interés porque yo no me considero famoso”.

Y cada vez que regresa a Jaca le permite “bajar los pies a la tierra y sentirme muy feliz con los reencuentros con mi familia, amigos“, y es que “yo siempre seré de Jaca, está en mi corazón”.

Etiquetas