Cultura

ENTREVISTA

Teatro Che y Moche: "Los grandes temas hay que tocarlos siempre con humor"

La compañía aragonesa presenta este lunes ‘Un día feliz’ en la Feria de Teatro y Danza de Huesca

Sergio Domínguez, Kike Lera, Joaquín Murillo y Teresa Polyvka, en Un día feliz.
Sergio Domínguez, Kike Lera, Joaquín Murillo y Teresa Polyvka, en Un día feliz.
S.E.

La familia Poliedrich regresa a los escenarios y lo hace con Un día feliz. Teatro Che y Moche, tras El funeral, sorprende con un nuevo espectáculo con música zíngara en directo, improvisación y mucho humor.

Tres generaciones de músicos de la familia Poliedrich se subirán este lunes, a las 23:00 horas, al escenario de la Sala Polivalente del Palacio de Congresos de Huesca para ofrecer, en el marco de la 37º Feria Internacional de Teatro y Danza, un viaje entre lo real y lo mágico.

Como explica su director Joaquín Murillo, Un día feliz “no sabemos muy bien si es una secuela o una precuela de El funeral. Tiene un poco de las dos cosas porque tocamos momentos diferentes de la historia de la familia del abuelo Dimitri Poliedrich”, que le ha abierto a Che y Moche las puertas del mundo con las músicas eslavas que Teresa Polyvka les ha enseñado desde si incorporación allá por 2003 para La plegaria de Chernobyl.

Conscientes de que “los grandes temas hay que tocarlos siempre con mucho humor”, en esta ocasión han apostado por seguir haciendo crecer a ese país imaginario donde viven los Poliedrich. “Quisimos contar un poco más, contextualizarlo y seguir haciendo crecer la imaginación en torno a ese país y esa fantástica familia de zíngaros, pero de repente, durante este proceso creativo, llegó la guerra de Ucrania, país del que viene Teresa, y nos cogió con el pie cambiado, haciendo una comedia pura y dura”.

En ese momento, en Che y Moche consideraron que “no podíamos mirar hacia un lado” con algo “tan duro y tremendo”, sobre todo porque las músicas que interpretan vienen de Ucrania, “y no podíamos hacer un renuncio ante algo que nos se ponía en la cara”. Así las cosas, “nos sentimos obligados, y concienciados de que nos tocaba abordar el tema, fuimos contextualizando la historia de un maravilloso país que a lo largo de los años ha tenido momentos muy duros, como el que está viviendo, pero con una gente que siempre encuentra un día feliz a lo largo de su vida para poder transmitir la alegría y el placer por la existencia que ellos tienen”. Por eso, “nos pareció una bellísima manera de enfrentarnos al horror de una guerra a través del humor, del teatro y de la música”.

Esta producción la llevan a las tablas Teresa Polyvka, “que es el alma de este tipo de género de humor y música que hacemos”; Kike Lera, “oscense y uno de los actores más representativos y emblemáticos de la compañía con el que llevamos más de 20 años trabajando”; Sergio Domínguez, “clown, actor y baterista, que estuvo hace tiempo con El funeral y ha regresado tras hacer un largo trabajo de formación por Sudamérica y se incorpora de manera estable en Che y Moche”, y Joaquín Murillo, actor y director.

Con 42 años de carrera a sus espaldas, Murillo reconoce que Huesca es para Che y Moche es “nuestra segunda casa”, y con la feria “hemos ido caminando juntos durante la carrera”. Asegura que participar en ella es “emocionante. Tenemos nervios, pero es ilusionante y muy importante ya que es un referente a nivel nacional e internacional en el teatro y danza”.