Cultura

52 FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE DE HUESCA

Armando Casas: “En América Latina sabemos de Huesca gracias al Festival de Cine”

El director, Aida Folch y Cyndi Lara Portella protagonizaron la tercera sesión del ‘Vermú con...’, que analizó el cine iberoamericano

Chus Fenero, Aida Folch, Armando Casas y Cyndi Lara Portella, en el vermú.
Chus Fenero, Aida Folch, Armando Casas y Cyndi Lara Portella, en el vermú.
Laura Ayerbe

Aunque “Huesca es una ciudad pequeña, en América Latina sabemos de esta ciudad gracias al Festival de Cine”, que “está en boca” del sector. Así lo ha asegurado este miércoles Armando Casas en la tercera sesión del Vermú con..., que ha protagonizado junto a Aida Folch y Cyndi Lara Portella, todos ellos miembros del jurado de esta edición, para hablar del momento que atraviesa el cine iberoamericano a nivel internacional.

En un evento conducido por Chus Fenero, juntos han destacado que para la visibilización de las cinematografías hispanas es fundamental la ayuda de festivales como el de Huesca, que les dedica uno de sus tres concursos de cortometrajes.

“En los festivales podemos compartir unas visiones del cine diversas, con propuestas de autor que son fuertes. Estos eventos también son un lugar de encuentro y pedagogía”, ha señalado Cyndi Lara Portella, programadora del Festival Biarritz Amérique latine.

Además suponen “un espacio donde la audiencia puede encontrar con toda seguridad una oferta que no tiene en otro lado”, ha proseguido Armando Casas, director, escritor y productor.

Para Aida Folch, actriz fetiche de Fernando Trueba y protagonista de series tan conocidas como Cuéntame o Amar es para siempre, estos certámenes son “una carta de presentación para los cineastas nuevos”, que pueden conseguir a través de ellos “un futuro” en la industria.

Las comparaciones con Hollywood y el cine anglosajón en general han sido constantes en el debate, en el que la intérprete ha reivindicado que “tenemos mucha historia más que los americanos y muchas historias que contar”.

Casas, por su parte, ha señalado el interés de plataformas como Netflix por varios clásicos literarios latinos: desde una serie sobre Cien años de soledad, la novela de Gabriel García Márquez que “se adaptará a la televisión pese a que el autor nunca quiso en vida” que existiera su versión audiovisual; la película basada en Pedro Páramo, libro de Juan Rulfo que “cuenta con la participación de Martin Scorsese”; o el desembarco en la plataforma de la historieta argentina El eternauta, creada por el guionista Héctor Germán Oesterheld y el dibujante Francisco Solano López.

Este interés, a veces, se produce en la dirección contraria, cuando realizadores como Guillermo del Toro, Alfonso Cuarón y Alejandro González-Iñárritu trabajan en Hollywood, industria que se ha rendido a sus pies desde el principio.

“En cinco años, estos tres mexicanos se llevaron el Oscar al Mejor director”, ha resaltado Casas sobre unos cineastas que en muchas ocasiones “han hecho películas muy personales”, que muestran su visión acerca de su tierra de origen.

Sobre la diferencia entre trabajar en España y Latinoamérica, Aida Folch ha constatado que, según su experiencia, “realmente somos iguales”.

“En España nos pasa que cuando vamos a trabajar con los americanos pensamos que es muy ‘cool’ y muy ‘top’, pero cuando fui se me cayó el mundo a los pies. No tenemos nada que envidiarles, lo único que cambia más es cuando una película tiene más recursos y comodidades”, ha matizado.

En referencia a la situación actual de las directoras hispanas, los tres miembros del jurado del certamen han celebrado que el número se está incrementando notablemente en la actualidad.

Hay muchas más mujeres en proyectos y puestos sobre la mesa. Hay algunas (directoras) que me encantan de Perú, Argentina o España”, enumeró Folch.

Independientemente del género, la actriz también ha comentado que a ella lo que le interesa son “las personalidades y sensibilidades” de cada autor o autora, y ha rechazado la idea preconcebida del cine femenino: “No todo son películas pequeñas de sentimientos, hay mucha más diversidad”.

En esta línea, Portella ha pedido “no encasillar a las mujeres” que se dedican al séptimo arte, pero sí “facilitar su acceso” a la industria.

En la conversación también se ha hablado sobre la gran presencia del cine independiente al otro lado del charco, donde es necesario “tener un empoderamiento desde lo propio y lo local, sin perder la esencia de lo que contamos y cómo contamos las historias”, ha indicado la programadora.

A este respecto, Aida Folch ha denunciado que en los últimos años “ha desaparecido el cine popular”.

“En la actualidad hay o cine con mucho dinero o historias minimalistas. Aquellas historias que eran para todo el mundo y que serían el cine medio se han perdido y polarizado mucho”, ha lamentado la actriz en el vermú más refrescante de esta edición.