Cultura

FESTIVALES

Las tormentas visten un fin de semana para el recuerdo en el Castillo de Aínsa

El bailarín Miguel Ángel Berna salva su espectáculo de danza la noche del sábado

Un fin de semana memorable en imágenes
Un fin de semana memorable en imágenes
Sonia Gracia

El bailarín aragonés Miguel Ángel Berna hacía parada ayer en Aínsa como parte de su gira de despedida de los escenarios bautizada con el nombre de Rematadera. El espectáculo ofrecido estuvo cargado de energía, con bailes de sobra conocidos y otras coreografías de nueva creación que ha bailado junto a una docena de virtuosos de la disciplina. Sorteando la lluvia, la cita comenzaba pasadas las 22:00 horas y se prolongó hasta cerca de las 23:30 horas.

La música corrió a cargo de Alberto Artigas, histórico músico que desde hace más de treinta años ha estado a cargo del apartado musical de la compañía de Miguel Ángel Berna. Junto a los bailarines, además, han estado tres músicos y la voz de Lorena Palacio. “Que Berna haya venido a nuestro pueblo a despedirse es todo un orgullo, después de 40 años de actividad y tras haber recorrido grandes escenarios de España y del mundo”, concluía el alcalde. “Ha mostrado su talento en lugares como Grecia, Japón, Cuba o Londres, y nos deja como parte de esa larga trayectoria una noche en Aínsa en la que el arte y su talento han brillado para el recuerdo”.

Una fiesta improvisada en la carpa del bar del foso

Pocas cosas más mágicas que tener la ocasión de presenciar un concierto al aire libre, en plena tormenta, y con los artistas extraordinariamente motivados en un acto de generosidad sin precedentes. Así fue la noche de viernes que los zaragozanos Almagato ‘regalaron’ al público del Festival Castillo de Aínsa, unidos a coro en una fiesta improvisada bajo la carpa del bar del foso.

“Este Festival es especial por los artistas que actúan, por las personas que lo hacen posible, por el público que viene, que es muy buen público, y por las situaciones que a veces se generan, como la que vivimos anoche”, aseguraba el alcalde, Enrique Pueyo, haciendo un balance muy positivo de las circunstancias. En sintonía con él, el director Joaquín Pardinilla calificaba la jornada de ‘memorable’, concluyendo cerca de las dos de la madrugada con un público entregado y las emociones a flor de piel. “Estábamos con un estado de ánimo muy especial después de ver nuevamente la película de La Estrella Azul. Algo les inspiró y decidieron tocar. Acercamos la carpa de acceso, se trasladaron con los instrumentos, y desde las 23:30 horas hasta las 2 horas sin parar de cantar chacareras, vidalas... Fue un momento mágico e irrepetible”.

Previamente, la italiana María Mazzotta había dejado a los asistentes sobrecogidos con la potencia de su voz, la belleza de las canciones elegidas para la ocasión y su interpretación, cuidadosamente acompañada del acordeonista Antonino di Lucca.

Cerca de las 23:00 horas la lluvia obligó a parar el espectáculo, que hasta el momento había dejado una impronta de absoluta fascinación ante la calidad que emanaba del escenario de la localidad.

Era el primer día de conciertos en el foso del Castillo, el espacio por excelencia del Festival por la acústica que ofrece y la cercanía a los artistas, muy poco habitual en eventos de este tipo.

En la presente edición, son cuatro los eventos más destacados que acoge el foso, incluyendo los dos conciertos y el espectáculo de danza de Miguel Ángel Berna de este fin de semana.

Próxima semana

La semana que viene el Festival Castillo de Aínsa acogerá actuaciones de Sharif, La Cara B de Uesca, Bewis de La Rosa y Lassi.0. Estos serán los artistas encargados de dar forma a la novedosa Noche Urbana del viernes 12.

Además, Los Zigarros y los grupos locales The Bad Fathers y Distintas Razones ofrecerán el sábado 13. Será una gran noche de rock & roll que se espera muy animada ya que es uno de los atractivos del certamen. Aún quedan entradas disponibles en la web del Festival.