Cultura

danza

El Festival Danza en el Camino Aragonés se desvía por Huesca

La plaza de San Pedro acogió una velada protagonizada por tres compañías

Patricia Hastewell y Noé Farey que presentaron 'Les Passants'.
Patricia Hastewell y Noé Farey que presentaron 'Les Passants'.
L. LL.

El programa Danza en el Camino Aragonés vuelve en su segunda edición, ofreciendo una visión única del patrimonio a través de la danza y la música, inspirada por el Camino de Santiago a su paso por Aragón. Este evento, una extensión en Aragón del exitoso festival Danza en el Camino que comenzó en Castilla y León en 2019, se ha consolidado rápidamente como un referente en el panorama español de la danza en la calle.

Tras su inicio en Aragón en 2023, el festival ha ampliado su alcance en esta nueva edición, repitiendo las localidades de Canfranc, Jaca y Artieda, y sumando dos nuevas: Santa Cruz de la Serós y Huesca.

Y, precisamente, ayer, en la capital altoaragonesa se reunieron tres compañías en la plaza San Pedro. Aunque la velada estaba programada para las 13:00 horas, se retrasó ligeramente al coincidir con la misa. Después del traqueteó de gente y de que esta buscase en la sombra el lugar adecuado, desde Costa Rica, Kimberly Ulate y Fito Rodríguez trajeron Cuyeo Tapacaminos, una coreografía inspirada en la gracia y adaptabilidad del tapacaminos.

La intención de obra fue la de contar la historia de dos seres, guardianes de los caminos, que “tienen el poder de perder a quienes los siguen, y que habitan en cada pérdida”. La coreografía estuvo marcada por la improvisación constante en la que ambos fluyeron al son de la música.

Kimberly Ulate y Fito Rodríguez trajeron 'Cuyeo Tapacaminos'.
Kimberly Ulate y Fito Rodríguez trajeron 'Cuyeo Tapacaminos'.
D. A.

Tras su participación, Mariana Oliveira y Paulina Espinosa, provenientes de México y Portugal, presentaron Drauma, un espectáculo galardonado con el Premio Gira por España en el Certamen Sólodos en Danza Costa Rica 2023. Esta obra exploró las respuestas al trauma (luchar, huir, congelarse y adular) a través de un viaje divertido y emocional por los recuerdos vivenciales de dos personajes. Gracias a un paisaje musicalmente amable y a veces divertido, Drauma tuvo la intención de lleva al espectador a reflexionar sobre sus propias experiencias con el trauma una vez terminada la pieza.

Estos espectáculos de corta duración al aire libre terminaron con el dúo de danza contemporánea y teatro físico formado por Patricia Hastewell y Noé Farey que presentaron Les Passants, un espectáculo, con un formato de estilo cinematográfico que encadenó escenas con juegos visuales y corporales, además de las vidas de las personas que pasan por un espacio aparentemente mundano. La obra tuvo la intención de revelar la poesía y la belleza en los momentos cotidianos y banales, invitando al espectador a prestar atención a los detalles que a menudo pasan desapercibidos.

El programa continúa hoy en Canfranc con Diva, de Giovanni Insaudo; Nakama, de The Concept Cía; Entre pasos y encuentros, de Carlos Aller y Cecilia Bartolino y Bailaban las perolas, de los aragoneses Laura López Muñoz y Pablo Pérez Alonso.