Cultura

la entrevisTA

Pol Noya: "Estoy abierto a aprender y con ganas de empaparme de todo"

El joven artista será uno de los residentes en la sexta edición de Lo Mon Contemporáneo en Hecho

Pol Noya
Pol Noya
S. E.

El Valle de Hecho se prepara para la sexta edición de las Residencias Artísticas Lo Mon Contemporáneo que comenzarán el 13 de julio. En esta edición, cuatro artistas se reunirán en la villa para convivir en un entorno natural espectacular y conocer la cultura ancestral de la zona. Las tradiciones, la cultura y la riqueza medioambiental, junto con la interacción con los vecinos, servirán de inspiración para sus creaciones. Este año, el Ayuntamiento de Hecho ha firmado un convenio con la Facultad de Bellas Artes de Barcelona, dando lugar a la creación de la beca Pep Mata (Ars y Natura), que premia a un estudiante de la universidad con una plaza en la residencia artística.

El artista premiado este año es Pol Noya, un joven barcelonés cuyo proyecto artístico se sitúa entre la fotografía y la instalación artística. Noya, estudiante de último año de Bellas Artes, cuenta a este periódico su entusiasmo por esta oportunidad: “Para terminar la carrera, solo me falta entregar el TFG y un profesor con el que tengo buena relación me sugirió esta beca, me pareció muy interesante participar, además de que es un lugar fascinante para descubrir”. El artista explica que para acceder a la residencia era necesario proponer un proyecto, en su caso, relacionado con la fotografía y los talleres que se realizarán en Hecho.

Esta será la primera vez que Noya visitará Huesca, aunque ha escuchado “maravillas del Pirineo”. Señala que es algo totalmente nuevo para él y que tiene muchas ganas de aprender y explorar. "Hasta que no llegue allí y lo vea, no puedo confirmar el proyecto", comenta.

Además, cuenta que una vez allí tiene pensado realizar un taller de fotografía estenopeica para la gente del pueblo, basado en la creación de una cámara oscura. Aunque es cauto a la hora de desvelar lo que hará, planea retratar los oficios, las tradiciones y el día a día de los habitantes del valle a través de la fotografía digital. “Me interesa mostrar cómo se desarrollan entre ellos, cómo conviven y darles la importancia que merecen”, dice..

En cuanto a la instalación artística, Noya explica que su intención es proyectar las fotografías directamente sobre materiales que encuentre en el lugar, como madera, piedra o tierra. “Lo que necesite y lo que me pida el proyecto”, afirma, y añade que su trabajo puede ir cambiando a medida que lo desarrolle.

Noya también menciona su entusiasmo por colaborar con los otros artistas en la residencia: Ester Vallejo, Íñigo Sesma y Susana Botana. “He estado con mucho trabajo últimamente, y esta última semana espero hablar con ellos. Tengo muchas ganas de colaborar un poco. Me gustaría trabajar con Ester, a ver si podemos ayudarnos”, apunta. Además, expresó su admiración por las pinturas de Sesma, diciendo que, como “pintor frustrado”, se enamoró de sus obras cuando las vio por primera vez y también mostró interés por el proyecto de Botana, que es algo que está más cerca de él. “Estoy abierto a aprender y con ganas de empaparme de todo”, finaliza.