Cultura

LA ENTREVISTA

Adriano Martín Cófreces “Pincho”: “La cultura de la seguridad se debería dar en el colegio”

El suboficial del Ejército ha presentado este miércoles en la Ciudadela de Jaca su nuevo libro sobre las técnicas de cuerda corta

Adriano Martín
Adriano Martín
R. G.

Adriano Martín es natural de Palencia y lleva media vida en Jaca. Está destinado en la Escuela Militar de Montaña y Operaciones Especiales (Emmoe) y tiene más de 25 años de experiencia en la docencia de actividades relacionadas con la montaña, lo que le permitió resumir de manera precisa y didáctica las técnicas y los procedimientos para el uso de la cuerda corta.

Su libro Gestión de la cuerda en terreno agreste (Técnicas básicas de cuerda corta), publicado por Ediciones Cordillera Cantábrica y presentado ayer en la Ciudadela, se dirige a quieran “conocer maniobras sencillas, pero exigentes, y útiles, aunque peligrosas, que van a posibilitar dar ese mágico salto del terreno simple al desafiante, del caminar tranquilo al trepar encordado, de mirar de lejos la montaña que anhelamos a admirar el valle desde su cima”.

La cuerda corta “es una técnica muy hermética, pero que todo el mundo utiliza cuando hace escalada en cresta, terreno alpino, movimiento entre glaciares y roca…”. A pesar de ello, “no había una forma de nutrirlo de forma didáctica”, pues “un guía ofrece un curso y luego no existe un recurso para que el cliente pueda practicarlo y reforzar su conocimiento”, de modo que el manual cubre un vacío editorial.

Ahora bien, “esto no es compro el libro y me voy al monte”, como puntualizó, incidiendo en “la preparación personal” y subrayando que “es una técnica sumamente compleja”. Por ello, señaló que “requiere mucho tiempo y dedicación”, y recordó que “el terreno no perdona errores”.

Los especialistas de Jaca tienen “una zona muy bonita”, que es la ruta de Mayencos que va a Oroel (la directa, por la cara norte). “Es un terreno en el que se puede utilizar muy bien esta técnica y tiene varios resaltes en los que esa cuerda corta ayuda a progresar con más seguridad”, apuntó. Entre los errores comunes al usar la técnica, figura “no saber ejecutar las maniobras correctamente”, de modo que “se deja mucha cuerda y no se utiliza como se debe”. Su impresión es que “las técnicas y los procedimientos son fáciles de leer, pero la táctica requiere horas de experiencia”.

Para Adriano Martín, “hay un exceso de información, que no se filtra”, y “una falta de formación, porque nadie nos lo explica cara a cara, lo que es fundamental”. De ahí que “haya gente que ve un tutorial en YouTube y se va al monte” con un alto riesgo de accidente, por ejemplo, “al pasar corriendo el paso de Mahoma (en el Aneto)”.

“La cultura de la seguridad se debería dar en el colegio”, continuó, recordando que “en el Pirineo se pueden encontrar compañías de guías y autónomos que pueden asesorarnos”, al igual que la Oficina de la Montaña de Jaca. Sin embargo, “al final todo cuesta tiempo y dinero, cuando estamos en una época de consumo inmediato”. Pese a ello, espera poner su granito de arena para que el público acuda a la montaña con más seguridad mediante este libro, cuyos beneficios donará al patronato de huérfanos del Ejército de Tierra.