Deportes

AUTO-MOTO - DAKAR

De Barbastro al rally más famoso

César Abraldes forma parte de la organización de la prueba desde este año

De Barbastro al rally más famoso
De Barbastro al rally más famoso
S.E.

BARBASTRO.- Este lunes comenzó el Dakar. El exigente rally raid reúne a casi 500 pilotos de más de sesenta nacionalidades que afrontan un atractivo desafío que este año tiene como escenario Perú. Su capital, Lima, acogió este lunes la salida de la primera de las diez etapas, en cuyo itinerario tendrá un especial protagonismo el desierto de Atacama.

El casi medio millar de pilotos que compiten en el Dakar en alguna de las cinco categorías son sólo la punta del iceberg de una gran organización. Y, por primera vez en las cuatro décadas de historia del Dakar, un altoaragonés forma parte de ese gran engranaje que intenta que la máquina del rally funcione sin fisuras. Se trata del barbastrense César Abraldes Barón, que ocupa la responsabilidad de ser uno de los tres encargados de las relaciones entre la organización y los pilotos.

Abraldes cuenta con una gran experiencia en el mundo del automóvil, al que llegó hace casi una década "de forma casi accidental" por unos compañeros, y que ha convertido en trabajo una pasión que ha contagiado a sus dos hijos, Marc e Iván. Tras cinco años de experiencia en la Baja España y tres en el Campeonato de España de Rallye Todo Terreno, César Abraldes ha emprendido ahora una apasionante etapa en el Dakar 2019 tras recibir la llamada de ASO, la empresa francesa que se encarga de la organización del rally.

"Es un sueño", admitió antes de emprender el viaje hasta Perú con una misión, "hacer de punto de enlace entre los pilotos y la organización", aunque su tarea "es bidireccional" e incluye también comunicar a los pilotos cualquier decisión de los organizadores como una sanción, una notificación, una descalificación... "soy el intermediario, hay que pasar la información tanto a unos como a otros". Abraldes es una persona muy conocida de los pilotos, quienes "se alegraron mucho cuando se enteraron de que iba para allá".

El salto ha sido importante, y también lo es la responsabilidad. "En el Campeonato de España hay entre 40 y 60 pilotos, y en el Dakar hay más del doble. Además, es una prueba con un gran impacto mediático, un seguimiento exhaustivo de televisión y prensa y hay que estar muy atento en todo momento". La organización del Dakar es muy consciente de ello y, aunque "en el Campeonato de España estoy yo solo, aquí -en el Dakar- somos tres personas a turnos porque los pilotos no paran y están llegando día y noche. Prácticamente -asegura- un piloto puede llegar hasta prácticamente la hora de volver a salir, así que tienes que estar muy atento a toda esa actividad".

Es consciente de que "estar en el Dakar es poder llegar a la élite, más arriba ya no podemos ir", y que es un reconocimiento a su trabajo y experiencia. "Empecé como oficial y tengo todas las licencias, puedo hacer de todo". Sin embargo, "luego ya me he dedicado a la gestión deportiva, que es lo que más me gusta", una labor que le ha llevado a ser gestor de pruebas como el Rally de Barbastro, el Autocross de Esplús, el Rallysprint de Nueno, el Slalon de Sabiñánigo, el Rally Tierra de Robres... "prácticamente todas las pruebas que se celebran en la provincia de Huesca", y que le ha ayudado también a comprender toda la complejidad que supone una carrera de rally como el Dakar, en el que Abraldes se dedicará a coches y camiones.

Tras mantener varias reuniones en París con el resto de integrantes de la organización del Dakar, Abraldes viajó a finales de la pasada semana hasta Perú donde ya está plenamente inmerso en las tareas organizativas de uno de los rallys más exigentes del mundo. "El Dakar es una aventura, se pretende que lo sea y esa aventura es también lo que buscan los pilotos", asegura. El desierto de Atacama cobra protagonismo en el itinerario del Dakar 2019 en el que, en opinión del oficial barbastrense, "va a primar la navegación". "Marc Coma marcó esta pauta, no sólo de ir rápido sino de saber navegar, sobre todo en terreno de dunas" en el que es vital el papel del copiloto, "un buen navegador, una persona que conozca, que sepa interpretar una duna. Prácticamente subiendo la duna tienes que saber cómo será por el otro lado", explica Abraldes, que incide en la importancia de la navegación, "en este tipo de pruebas porque como te equivoques cuesta mucho volver al inicio, porque todo va con telemetría, vas analizando los metros, la ubicación... y hay veces que al echar marcha atrás se te desmonta todo".

Etiquetas