Deportes

ESQUÍ DE MONTAÑA

Peña Guara cierra el calendario de esquí de montaña

El sol y la buena nieve acompañaron en dos etapas con cimas en Pasolovino, Castanesa y Vallibierna

Peña Guara cierra el calendario de esquí de montaña
Peña Guara cierra el calendario de esquí de montaña
J.A.

HUESCA.- Las últimas nevadas primaverales han favorecido que la Alta Ruta de Esquí de Montaña Benasque-Llauset-Benasque haya resultado placentera por el estado de la nieve, con un largo recorrido de dos etapas donde los participantes hemos decidido sobre el terreno el mejor trazado de acuerdo al itinerario programado, buscando siempre la continuidad de la nieve para llegar lo más lejos posible deslizando con los esquís.

Partimos desde el Ampriu de Cerler hacia el Pasolovino, variando un poco lo programado, para salir con los esquís puestos, ascendiendo al pico por una inclinada pala final bien resuelta a base de buenas zetas que Jorge en cabeza, fue trazando hasta casi la misma cumbre, lo que de lejos parecía inviable.

En la cumbre del Pasolovino vemos el Castanesa en el cordal, siguiente cima en el descenso por las lomas cimeras en travesía hacia la base del collado de Llauset, siguiente objetivo, que nos daría acceso al valle de Llauset para subir por fin al refugio.

A mediodía con calor y el sol de primavera alto, afrontamos una larga media ladera orientada al sur que nos hizo tomar todas las precauciones de seguridad. Cerca del collado el aire se movía ligeramente suavizando el duro ascenso. Reunidos en el collado, nos esperaba un buen descenso que apuramos hasta las cercanías de la cabecera del embalse, para subir al lago Botornás hacia el refugio, que pronto apareció a la vista con su silueta metálica en un magnífico entorno nevado.

Estrenamos la ampliación del refugio Llauset, pasando el resto de la tarde descansando y charlando. La segunda etapa se preveía igualmente de buen tiempo y al amanecer hizo frío lo que mantuvo las laderas estables. Estuvo previsto ascender al pico Vallibierna, un tresmil, al que nos encaminamos por inclinadas pendientes camino de los lagos helados que se asientan en su base.

Apareció el Russell a la vista y toda la cohorte de cumbres del más alto Pirineo, con el Aneto hasta el Maldito, y sus características crestas, en un paisaje nevado y rocoso magnífico.

Por fin afrontamos la amplia ladera final del Vallibierna, ponemos cuchillas por precaución antes de que la pendiente se acentúe y por el fuerte viento que sopla, para finalizar en la festoneada cresta antes de la antecima, fotos de grupo y vuelta al punto donde dejamos los esquís.

Sin dejar de admirar el paisaje, descendemos a placer por buenas palas de nieve reciente sobre nieve dura, entrando en la cuenca de los ibones de Vallibierna, camino de la pleta de Llosás y el puente de Coronas por un tortuoso camino que conduce al final del valle, para reunirnos en la palanca que cruza el arroyo y dirigirnos al barranco de Estibafreda.

El ascenso al collado de Estibafreda se hace duro al principio porque tenemos que traspasar varias avalanchas que han barrido la ladera y es mediodía, aunque la temperatura más fresca que la del primer día favorece que la nieve permanezca en su sitio y pensando que con estas avalanchas las laderas se han purgado.

Nos damos prisa en este primer tramo y salimos de las zonas más expuestas al tramo superior hacia la sierra Negra con el Estibafreda a la vista. Pasamos el arroyo por un puente de nieve con éxito y afrontamos el último ascenso de la jornada, que después de dos etapas se empieza a notar en las piernas.

En el collado, con la vista de las huellas del anterior día por la vertiente del Castanesa, nos reagrupamos e iniciamos el descenso, dirigiéndonos hacia esa vertiente y el barranco Ubago, con nieve mucho más abundante que por Cuello Gordo.

Buen descenso que termina en el bosque y la pista de Ardonés, cerca de un vehículo que dejamos ayer estratégicamente para subir a los conductores hasta el párking de Ampriu.

Satisfacción por la Alta Ruta en la que hemos disfrutado de un estupendo ambiente, ascendiendo unos 3.000 metros positivos en dos jornadas bien programadas, una de más de 1.500 metros y la otra de más de 1.400, con un largo recorrido que ha sumado unos 18 y 20 kilómetros, lo que nos ha dejado la sensación de recorrer un larguísimo espacio montañoso nevado rodeando el Vallibierna con el Aneto y todas sus cumbres de fondo, sin duda el broche perfecto de la temporada.

Con esta ruta se cierra el calendario especial dedicado a las altas rutas de esquí de montaña del Club Peña Guara de Huesca.

Etiquetas