Deportes

MONTAÑISMO - PEÑA GUARA: PICO A PICO

Deshielo en el Pirineo y primavera en la Sierra de Guara

Primera salida de la temporada para la sección del club oscense

Deshielo en el Pirineo y primavera en la Sierra de Guara
Deshielo en el Pirineo y primavera en la Sierra de Guara
P.G.

HUESCA.- Mientras en el Pirineo los primeros calores aceleran el deshielo, la primavera reverdece en toda la Sierra de Guara y es la ocasión, en un fin de semana soleado, de recorrerla desde Pedruel, en la vertiente de Rodellar, pasando por las cumbres principales, los Fenales de Used y terminando en Vadiello.

Es la mejor forma de aclimatarse a las largas caminatas y grandes desniveles de las ascensiones que nos esperan en las alturas del Pirineo, donde repetiremos intento a la Pala de Ip, pasaremos a Francia a conocer el Gran Barbat y volveremos a los clásicos con el Pico del Alba, el Soum de Ramond y el Monte Perdido, para regresar después de agosto al Perdiguero. Y a Tendeñera, para finalizar en Guara.

El sábado nos sorprendió un viento frío y muy fuerte, especialmente después de haber ascendido al Cabezo de Guara con las magníficas vistas de los barrancos del Alcanadre en la vertiente de Rodellar. Al descenso para asegurar el camino hacia los Fenales de Used desde los llanos de Cupierlo, miramos el mapa que llevamos en el GPS, donde aparece una senda que seguimos hasta dar con la pista que nos lleva al refugio, donde ya nos está esperando Manolo, el presidente de Peña Guara, que está haciendo los preparativos de la cena, que ha traído nuestros sacos de dormir y que nos sorprende con un ágape.

Pasado el rato nos acomodamos lo mejor posible en este precario refugio para que nos vuelva a sorprender el presidente en su faceta de anfitrión y cocinero, degustando una estupenda cena de tres platos en la que ha cocinado incluso para los celiacos que hay, muy de agradecer. Un buen rato de amena sobremesa y pronto al saco porque nos espera otra larga jornada el domingo, con Guara, Fragineto y Montedinera para regresar a Vadiello.

Con el ruido de los fogones nos despertamos temprano con el desayuno listo, gracias a la intendencia provista por medio de la pista a la que se puede acceder con el oportuno permiso, lo que hizo la estancia muy agradable. Durante la noche se ha cubierto de escarcha el suelo, hace frío aún, pero al amanecer el viento ha aflojado mucho, con lo que el ascenso a Guara es rápido, en menos de dos horas, donde comienza la larga travesía hacia el collado de Petreñales, para pasar por el Corcurezo y admirar las magníficas vistas del Pirineo al completo, y continuar por la larga cresta al Fragineto. Desde su cumbre un arduo descenso a pleno mediodía, para continuar al Montedinera pasando por cuello Lizana. Por fin con la última cumbre, un descenso pedregoso a tomar la senda que conduce pasando por el Esconjuradero, a la zona de las ermitas de Vadiello, refrescándonos en la de la Fuensanta, ya con pleno calor y avanzada la tarde, para terminar en el puente del embalse, que al cruzarlo nos deja en la carretera donde hace rato nos espera el autocar, porque se han hecho más de las cinco de la tarde en la segunda etapa que como la primera, ha sido larga, de 20 kilómetros. Los desniveles de la primera en torno a 1.700 metros positivos, en la segunda unos 1.200 positivos y 1.800 negativos, lo que se acaba notando en las piernas. En esta apertura fuimos 16 componentes, incluídos algunos fichajes nuevos que esperamos que nos acompañen a lo largo de la temporada.

Etiquetas