Deportes

MONTAÑISMO - PEÑA GUARA: PICO A PICO

La Pala de Ip se resistió hasta el último momento

Del valle de Izas al de Ip por la Cresta de la Moleta, la Tronquera y la cima

La Pala de Ip se resistió hasta el último momento
La Pala de Ip se resistió hasta el último momento

HUESCA.- A primeros de junio, en primavera de nuevo, saliendo del valle de Canfranc parecía que la historia de la temporada pasada se iba a repetir, donde un día de lluvia continua nos hizo seguir un itinerario muy distinto al previsto, terminando por el collado de Izas en Formigal. En este domingo de primeros de junio de nuevo había previsión de lluvias tormentosas. Las de la mañana se atrasaron un poco y nos cogieron de lleno cuando llevábamos una hora de camino por el valle de Izas. Aguantamos estoicos junto a una gran piedra sin techo con todos los paralluvias puestos, confiando en las previsiones optimistas que daban mejoría. Al rato, después de una fuerte tromba de agua tormentosa, se abrieron las nubes sin llegar a despejar y nos pusimos en marcha de nuevo los participantes de la primera actividad pirenaica de la Pico a Pico, valle de Izas arriba.

Quedaba descartado el corredor que por el norte accede al collado anterior a la cima de la Pala de Ip, para lo que llevábamos crampones, piolet y alguna cuerda de apoyo, ya que habría quedado maltrecho con la tormenta, pero iríamos hacia la Moleta, en sentido contrario al previsto.

En el lago deIserias, a unos 2.150 metros de altitud, se abre un paisaje de turbera, con corrientes que circulan a la deriva por el llano, que recorremos a saltos para comenzar a ascender al collado de la Moleta, superando un escalón de unos trescientos metros de desnivel.

En el collado tenemos a vista lo que resta a la Moleta, un torreón rocoso característico, desde donde se avista la canal de Ip, con el gran lago embalsado. En la cresta de la Moleta que no tardamos mucho en alcanzar observamos la sucesión de cimas de la Divisoria de Izas e Ip que forma con los picos de la Tronquera que finalizan en la Pala de Ip. El paisaje entretiene el recorrido, aunque no hay que perder vista de donde se pisa.

Pasamos los hitos rocosos de las cimas redondeadas de la Tronquera, rápidamente, por terreno sin complicaciones y traspasamos el collado donde va a parar el corredor norte, por el que hubiéramos ascendido de haber amanecido soleado el día, y aunque es la hora en que está prevista la segunda amenaza de tormenta, aunque está bastante gris, como no llueve, seguimos subiendo los cien metros que restan a la cumbre de la Pala de Ip, entre grandes bloques de roca, que hay que trepar. Un último tramo menos rocoso pero igualmente empinado y nos encontramos en la cumbre, un observatorio privilegiado, como lo ha sido la cresta entera.

Descendemos rápido, no hay tiempo que perder porque nos espera el largo descenso. Resultan al final cerca de dos mil metros de desnivel acumulados de descenso, los que se han sumado entre los cortos descensos de la cresta y el largo descenso al valle desde los 2.779 metros de la cumbre principal de la Pala que tiene dos cimas, que se terminan notando en las piernas. Además, 1.960 metros de desnivel positivo acumulado y más de 23 kilómetros recorridos en este largo e interesante trayecto donde por fin los nubarrones dieron paso a una jornada de claros y nubes que permitió ascender a la Pala de Ip.

Etiquetas