Deportes

SENDERISMO - PEÑA GUARA: RUTAS PROVINCIA

Praderas y arroyos en el valle de Aísa

El grupo despide sus excursiones hasta el mes de septiembre

Praderas y arroyos en el valle de Aísa
Praderas y arroyos en el valle de Aísa
P.G.

HUESCA.- Llegan los meses de calor y con la salida del pasado domingo este grupo senderista cierra la primera parte de su programa anual. Para esta ocasión se organizó una marcha por el valle de Aísa, una zona llena de atractivos para visitar en estas fechas. Dispuestos a disfrutar de la jornada montañera nos reunimos medio centenar de caminantes en el lugar acostumbrado.

A las 7:30 horas los autobuses emprendieron la marcha en dirección a Jaca y desde allí recorrer la carretera que discurre por la solana del río Aragón y se dirige a Aísa. Una fuerte tormenta entre estas poblaciones nos hizo temer por el buen desarrollo de la excursión.

Pasamos la población de Aísa para dirigirnos por una pista asfaltada hasta que unas puertas metálicas nos impiden continuar. Justo en ese momento el tiempo cambió y quedó una espléndida mañana para caminar. Nos encontramos en el aparcamiento de La Cleta (1.490 m.s.n.m.), un lugar apropiado para saborear el frescor de la naturaleza.

En marcha, avanzamos unos metros por una cuesta con capa de cemento hasta alcanzar un llano desde el que contemplamos una preciosa visión de multitud de altas cumbres que nos van a acompañar a lo largo del recorrido.

Cruzamos el arroyo por donde nos indican unas señalizaciones verticales y seguimos en ascenso por una ladera hasta la bifurcación que nos indica el camino a seguir hacia la surgencia de Rigüelo o El Chorrotal. Enfrente tenemos el impresionante conjunto rocoso de los Lecherines. En el entorno del manantial de las aguas que se transforman aguas abajo en el río Estarrún nos detenemos un buen rato para tomar el bocadillo y hacer unas fotos del idílico lugar.

Retornamos unos metros tomando una senda para ganar altura hasta unas marcas de madera y giramos a la derecha para seguir el ascenso.

Tras la ascensión hacemos un giro a la izquierda haciendo caso de unas indicaciones direccionales que marcan Collado del Bozo y Circo de Igüer. Este cambio de vertiente nos permite avanzar por una estrecha senda hacia los llanos de Napazal o Igüer.

En un cruce de senderos decidimos bajar hacia el valle o completar la excursión con la ascensión al plano de Izagra. Los que eligen la segunda opción emprendieron la subida por una pendiente hasta llegar a una inmensa plataforma de piedra caliza, precioso mirador de todo el valle; desde aquí nos acercamos al dolmen denominado Cubilar del Barranco 1 (1.834 m.).

Regresamos unos metros hasta la señalización que indica Refugio de La Cleta. Un fuerte pero cómodo descenso por una ladera cubierta de flores hasta alcanzar la cabecera del barranco. Por la orilla derecha de la corriente avanzamos por la inmensa pradera hasta llegar a la confluencia con el barranco Estarrún observando unas gradas por las que salta el agua del deshielo y pasamos por el refugio de Saleras (1.575 m.). Pasamos junto a él y enlazamos con la pista por la que comenzamos la marcha. En unos minutos pasamos de nuevo las puertas metálicas y finalizamos el recorrido tras andar unos 10 kilómetros durante 4 horas.

VISITA CULTURAL EN BORAU

Aún nos queda culminar la jornada con la visita cultural. Para ello nos dirigimos por la sinuosa carretera hasta Borau para contemplar una de las joyas del románico de la provincia oscense, San Adrián de Sasabe, (1.081 m) que formó parte de uno de los monasterios más importantes de la historia de Aragón.

Etiquetas