Deportes

SENDERISMO - FIN DE CURSO

Peque Guara en familia despide el curso con una acampada en el refugio de Vadiello

Fin de semana para disfrutar y compartir un fin de sema en la naturaleza

Peque Guara en familia despide el curso con una acampada en el refugio de Vadiello
Peque Guara en familia despide el curso con una acampada en el refugio de Vadiello
P.G.

HUESCA.- Como colofón al primer tramo de excursiones de Peque Guara en familia y despedirnos hasta septiembre lo hicimos con la ya tradicional y esperada acampada en nuestro refugio de Vadiello. Algo más de 30 personas nos dimos cita entre niños y adultos para disfrutar y compartir un fin de sema en la naturaleza y en convivencia.

Aprovechamos la tarde con una excursión por el camino viejo a Nocito, con algo de retraso y tras plantar las tiendas. Ya son más de las cinco y media cuando comenzamos la marcha, partiendo del aparcamiento junto a la presa del pantano y atravesando los dos túneles, dirección al camino de Nocito, esperando tener agua en las pozas del barranco del Diablo, cosa bastante improbable por la falta de lluvias, como así sucedió. Ya que estamos en faena continuamos caminando hasta la cota más alta del camino para regresar por el mismo sitio tranquilamente al refugio, mientras Manolo, el "presi" nos espera con una pequeña merienda, además de preparar la cena. Como veis, tenemos cocinero de lujo para todo el fin de semana.

Es ya después de la cena cuando nos relajamos contemplando las estrellas mientras que los niños, unos junto a las tiendas, otros junto al refugio, no paran de jugar. Poco a poco el cansancio les puede y uno tras otro se van retirando a su nuevo hogar por un día.

El fresco de la noche no invita a estar fuera del refugio. Mejor dentro y con los peques ya descansando pudimos disfrutar de una estupenda velada.

El domingo no tardamos en levantarnos, y tampoco necesitamos despertador, amanece muy pronto y las primeras luces de la mañana iluminan el interior de las tiendas, así que con más o menos sueño nos disponemos a desayunar y prepararnos para el día.

Después de desayunar, vamos a realizar una excursión hasta la Ermita de San Chinés. No es mucha la distancia que hay para llegar desde los carteles en el parquin de Vadiello y salvo una pequeña subida al principio, el recorrido es muy agradable a la sombra del bosque por donde transcurre la senda. Una vez en el barranco hay que cruzarlo para avanzar entre el pinar de repoblación paralelo al barranco de Vadiello y al sur de los cantiles de los Mallos de Ligüeri, la ruta va descendiendo hasta el citado barranco, seco en buena parte del año y cubierto de un denso bojedal.

Siguiendo su curso en sentido ascendente hacia el norte, se accede al eremitorio de San Chinés. Una vez llegamos, descansamos y dejamos que los peques disfrutaran del lugar, foto de recuerdo y regreso por el mismo camino al refugio de Peña Guara.

Una espléndida comida a base de pasta y un delicioso salmorejo nos sirve de colofón al ajetreado fin de semana. En septiembre volvemos.

Etiquetas