Deportes

CICLISMO - VUELTA A ESPAÑA

Jakobsen gana en el "foto finish"

Se impuso en un apretado esprint a Sam Bennett y Nicolas Roche sigue de rojo

Jakobsen gana en el "foto finish"
Jakobsen gana en el "foto finish"
EFE

EL PUIG.- Fabio Jakobsen, un joven esprinter de 22 años campeón de Holanda, evitó la segunda victoria consecutiva a Sam Bennett batiendo al irlandés sobre la misma línea de meta, en un final muy apretado resuelto por la "foto finish" que puso fin a la tercera etapa, entre Cullera y El Puig, donde Roche volvió a enfundarse el maillot rojo.

Jakobsen y Bennett estaban llamados al duelo en la recta de meta, y acudieron a la cita. El chaval de Heukelum cerró los ojos a la vez que metía el tubular sobre la línea. No vio nada, pero al encontrarse con los auxiliares del equipo supo que había logrado su primera victoria en la Vuelta en el año de su debut.

La foto señaló a Jakobsen, que se adelantó por un milímetro a Bennett y por algo más al alemán Max Walsched (Sunwed) y al colombiano Fernando Gaviria (Emirates). Se volvió a meter en la refriega el español Jon Aberasturi (Caja Rural), pero esta vez sólo pudo ser noveno. Nicolas Roche volvió a sonreír con el maillot rojo, con Nairo Quintana a 2 segundos y su compatriota colombiano Rigoberto Urán a 8.

Segunda oportunidad para los velocistas, y aprovechada por los guepardos del pelotón. En principio temor a las tormentas de agua y previsiones preocupantes que obligaron a pensar en un plan B. Luego no fue para tanta alarma, apenas una ligera lluvia y en general sol y buen tiempo.

¿Quién dijo miedo? Saliendo de Cullera salieron disparados Jorge Cubero (Burgos BH), un animoso ingeniero civil, y Jelle Wallays (Lotto-Soudal), rodador belga de nivel, ganador en Lérida en la Vuelta 2018. Ambos abrieron camino durante más de 130 kilómetros, pero no cumplieron su sueño. A 30 de meta ya estaban formando parte del grupo de donde salieron muy temprano.

Entonces ya se había retirado el holandés Steven Kruijswijk (Jumbo), uno de los favoritos tras su tercer puesto en el Tour. La caída de la crono inicial le tenía maltrecho y decidió bajarse de la bici.

También se bajó de la bici Rigoberto Urán, pero por una caída. Susto sin consecuencias para el colombiano, que ayudado por su equipo pudo engancharse a un pelotón que ya estaba siendo sacudido por el viento.

Tan rápido se bajó el Puerto de Oronet (3a), única dificultad del día, que se produjeron cortes, sin favoritos implicados. Surgieron los habituales nervios ante la aproximación de la meta de El Puig.

El Deceuninck inició las maniobras con el tractor belga Tim de Clerck al mando de las operaciones. Los marcadores señalaban una velocidad de 63 kms/hora, con el viento favorable. Pelotón partido en tres partes.

Otra vuelta de tuerca del Deceuninck a cargo del francés Remi Cavagna con un ataque a falta de 6 kilómetros que trastocó los planes de los rivales, obligados a perseguir, pero lo alcanzaron.

A la hora de la verdad, los hombres de Jakobsen desplegaron las habilidades de lanzadores de elite como el checo Stybar y el argentino Richeze. El holandés y el irlandés Bennett quedaron delante codo con codo.

A la par, apretando los dientes, ambos lanzaron la rueda delantera a la desesperada. ¿Quien había ganado? Jakobsen cerró los ojos. Cuando los abrió ya tenía en el bote su primera gran victoria en su segundo año de profesional y la sexta de la temporada.

Un esprinter de talento, "entre Groenewegem y Greipel", feliz por haber lucido el maillot de campeón de Holanda en El Puig, lugar grabado en su memoria para siempre.

Etiquetas