Deportes

JUDO

El CJ Binéfar trata de poner buena cara al mal tiempo

La suspensión de la temporada ha cortado muchos sueños deportivos

El CJ Binéfar trata de poner buena cara al mal tiempo
El CJ Binéfar trata de poner buena cara al mal tiempo
S.E.

HUESCA.- El Club Judo Binéfar, como todas las entidades deportivas estos días, trata de "pasar el trago" como se puede, sobre todo en lo deportivo, pero también en lo económico y en lo social. Una de las entidades punteras en la capital literana, con decenas de jóvenes judocas de todas las edades, ha tenido que echar el cierre a la espera de que pueda volver la normalidad, sea esta del tipo que sea.

Uno de los dos técnicos del club y un referente del judo aragonés es Antonio Clager, que en primer lugar señalaba que la situación del club "no es nada" en comparación con la situación trágica en muchos casos que está deparando la pandemia.

"Está claro que nuestra actividad, el judo, exige un contacto estrecho, y por tanto, es difícil saber cuándo vamos a poder volver a entrenar y competir, pero serán meses". La suspensión de todo el calendario de competición además les ha pillado justo cuando afrontaban la recta final de los diferentes Campeonatos de España, la cita más importante para la cantera literana.

"Teníamos ya a bastantes chicos y chicas clasificados, y otros con muchas posibilidades. Entre infantiles y cadetes podían ser una docena o algo más, y además, una vez clasificados, teníamos varias bazas para subir al podio e incluso lograr algún título de campeón".

En el caso de la categoría junior, que sí disputó el Nacional antes del parón, el perjuicio es parecido o incluso mayor. "Tanto Sergio García como Vladic Parechyn habían sido subcampeones de España, cada uno en su peso, y por eso estaban ya incluídos en la Selección Española para participar en el circuito de Copas de Europa. También por tanto les ha afectado incluso más".

Por tanto, el confinamiento les ha llegado en un momento álgido de la temporada, porque se había planificado ya estar en el estado óptimo para los campeonatos, y ahora todo ese trabajo se ha perdido".

Acerca de cómo tratan ahora de hacer las cosas, cada uno desde su casa, trata de verle el lado bueno. "Entrenar por videoconferencia es casi imposible, porque hay muchas cosas que no se pueden hacer, y está claro que la motivación decae mucho. Por suerte ahora en internet y redes sociales todos los grandes campeones están colgando sus entrenamientos. Para nosotros es algo maravilloso porque hasta ahora no se había visto nunca qué hacen y cómo lo hacen los grandes, y se han volcado en estas semanas para que todos podamos hacerlo. Ahora cualquier ejercicio, fuera del tatami eso sí, lo tienes por internet y con que imites ya podrás hacer un gran trabajo".

Eso sí, el aspecto psicológico no se puede llevar tan bien. "Con todos esos niños y niñas me pego muchas horas cada semana, van creciendo conmigo, y ahora mismo echo mucho de menos a esa familia. Estamos en contacto, pero no es lo mismo y está claro que afecta".

Además, el club mueve dos centenares de judocas en Binéfar y casi otro tanto en Barbastro, y de momento la pandemia no les ha tocado directamente, pero hay miedo.

Y en lo económico, Clager agradecía a su club el comportamiento que está teniendo. "Es una Agrupación Deportiva sin ánimo de lucro, y los dos entrenadores, Juan Mediavilla y yo, somos los únicos contratados, más algún otro técnico pero de manera puntual. Hemos ido a ERTE, aunque todavía no está aprobado, y el club se ha portado porque nos pagará el resto del ERTE, y estamos muy agradecidos. Eso sí, una de nuestras principales fuentes de ingresos eran las dietas por los viajes a los diferentes campeonatos y torneos, y ahí sí que ha pasado a cero. Económicamente hay problemas, es normal, pero para nosotros lo peor son los proyectos deportivos truncados".

Por quedarse con alguna cosa positiva, Clager destaca que sus chicos se han tomado muy en serio el trabajo en casa y le siguen sorprendiendo. "Nos mandamos vídeos y llama la atención las capacidades físicas tan elevadas que tienen. Les lanzamos un reto de hacer diez flexiones, y poco a poco cada uno iba haciendo más y ya van por las 70 o más. Al menos es una manera de que estén motivados".

"ESTE FIN DE SEMANA TENÍAMOS EL NACIONAL"

Y una de las judocas del club que han visto truncados sus proyectos este curso es la cadete Alba Sánchez. "Este mismo fin de semana íbamos a tener el Campeonato de España, y tenía muchas posibilidades de estar, por lo que me fastidia que al final no se haga. Entrenábamos todos los días varias horas y ahora llegaba lo mejor de la temporada y nos lo vamos a perder".

Ahora señala que siguen entrenando por videollamada, haciendo sobre todo físico y cardio, y que acaban bastante cansados, pero no es lo mismo. "Yo vivo en un piso y no tenemos mucho sitio. Tengo una goma y puedo hacer algunos ejercicios, pero desde luego que no es lo mismo que estar en un gimnasio o sobre el tatami con todos los demás".

En todo caso, prefiere no darle muchas vueltas a cuándo podrán volver a una vida deportiva normal. "Algunos hablan de que hasta enero o así no podremos volver a la normalidad, pero ojalá pueda ser un poco antes".

Etiquetas