Deportes

MONTAÑA - CP MAYENCOS

Sesión en Escarrilla, la escalada dentro de la desescalada

El club jaqués, junto a la empresa Aragón Aventura, realizó un curso de iniciación el pasado fin de semana cumpliendo todos los requisitos sanitarios y deportivos

Sesión en Escarrilla, la escalada dentro de la desescalada
Sesión en Escarrilla, la escalada dentro de la desescalada
CP.M.

JACA.- Thich Nhat Hanh, un monje budista vietnamita, nominado por Martin Luther King para Premio Nobel de la Paz, nos dejó muchas perlas a lo largo de su vida, y hay una en la que nos queremos detener hoy: "La ilusión es importante porque puede hacer que el presente sea más llevadero. Si creemos que mañana será mejor, podemos soportar las dificultades del presente". Y viene al pelo para definir la situación actual. Una situación nueva, que nos desborda a todos, desde los gobernantes hasta los gobernados.

¡Ay, la ilusión! Ese vector que nos hace estar permanentemente diseñando nuevas líneas de actuación, poniendo nuestro corazón en ellas. Ese motor que permanece en ralentí en momentos de zozobra. Estos días aciagos, en los que hemos visto pasar la vida desde nuestras ventanas, han sido propicios para revisar nuestras despensas de esa esperanza.

Lo de total libertad parece que viene poco a poco, pero se va viendo luz, se va viendo un canal de salida para todas esas ganas que teníamos de montaña, de naturaleza viva.

Y así va siendo. Y así vamos comenzando, escalando en la desescalada. Justo la víspera del feroz confinamiento, el sábado 14 de marzo, se cayó del calendario de la Sección de Montaña del CP Mayencos la primera actividad, una salida que teníamos a tierras literanas, en la "güega" (linde) con la Cataluña vecina, para subir un monte y un par de ferratas contiguas. Desde entonces han sido varias las suspendidas, y aún está por ver si provisional o definitivamente. Sin duda que en cuanto podamos reanudar las actividades, nos plantearemos reprogramar alguna.

Pero ha habido una, precisamente la última, la prevista el sábado 9 de mayo, que tampoco se pudo hacer, pero al tratarse de una sesión de formación tutelada por una empresa de turismo activo, sí que nos ha permitido la normativa poderla realizar.

Aunque de una forma precipitada, se ponía en marcha la maquinaria de las convocatorias y de las inscripciones, lo que añadido a las ganas de salir a la montaña en grupo, daba como resultado el que 7 mayencos, junto con Fernando Garrido, Guía de Alta Montaña y Barrancos de Aragón Aventura, cumplimentáramos esta esperada salida. Pero antes, en sus instalaciones se hacía la recepción del grupo cumpliendo con los protocolos de las debidas medidas de seguridad sanitaria.

El lugar elegido eran las soleadas paredes de la Escuela de Escalada en Roca de Escarrilla, donde justo antes de comenzar, recibíamos la visita de una patrulla rural de la Guardia Civil, gestionando el trámite sin ninguna complicación. Todos provistos de mascarillas, que se usaban especialmente en los momentos en los que el grupo debía estar junto para las explicaciones teóricas, y con la presencia de soluciones hidroalcohólicas.

Se hacía repaso de los diferentes tipos de cuerdas y resto de material, así como los elementos de anclaje, de seguridad, nudos... en fin, todo lo necesario implicado en la práctica de este deporte, tanto individual como colectivo. Fernando instalaba dos vías de III, y todos los participantes tuvimos la oportunidad de subir por ambas, y de asegurar a un compañero, tanto en la maniobra de subida como en la de bajada, y con sistemas gri-gri y cesta.

Justo al lado de las vías de escalada hay una ferrata, a la que me había ido subiendo en varias ocasiones para tomar imágenes de los asistentes al curso. Tras una breve parada para comer algo, ascendíamos todos por esa vía, para situarnos en el punto de reunión para lanzar el rápel. Una vez montado por Fernando fuimos bajando en dos ocasiones. La primera de ellas, asegurados por él con una segunda cuerda, y otra, autoasegurados, siempre bajo su atenta mirada.

De vuelta a pie de vía, y antes de desmontarlas aún hubo quien no quiso marcharse sin volver a subirlas. Recogida de material, gran aprecio a la fuente de la Casilla, y foto de familia, es lo que restaba para emprender el regreso a Jaca, habiendo pasado una extraordinaria jornada de montaña, distinta, la primera para nosotros en esta nueva normalidad, y quizá una de las primeras en grupo, si no la pionera, en nuestras queridas montañas pirenaicas, motivo de comentario y orgullo en el brindis, por haber comenzado con esta escalada de la desescalada.

Etiquetas