Deportes

CARRERAS POR MONTAÑA - RÉDORDS

Los récords de ascenso, la moda de este verano sin competición

En estos meses se han batido varias plusmarcas, sobre todo en el Garmo Negro, con el récord femenino el viernes y el masculino la semana pasada

Los récords de ascenso, la moda de este verano sin competición
Los récords de ascenso, la moda de este verano sin competición
R.F.

HUESCA.- El calendario de carreras por montaña se ha reducido a la mínima expresión, por no decir que ha desaparecido, durante todo este año, en España pero también en el resto del mundo.

Y en verano, la época del año de apogeo para estas pruebas, tanto para los corredores populares como para los que buscan victorias y podios, esta ausencia de competición se está supliendo como se puede.

Una opción son las carreras virtuales, en las que uno se inscribe, realizar el recorrido cuando quiere en solitario, con GPS, y su tiempo se registra para luego elaborar una clasificación. tanto la Federación Aragonesa de Montaña como TuHuesca han lanzado sendos circuitos de carreras para quitarse ese gusanillo y "competir".

Y la otra apuesta, en este caso más de los corredores punteros, son los récords. Este verano prácticamente cada semana, hablando en concreto del Alto Aragón, alguno de nuestros corredores bate la plusmarca de subida a alguna de nuestras cimas más significativas.

Y en este sentido, una de las que más récords está registrando estos días es el Garmo Negro. Se trata de un tres mil que por su orografía y perfil permite, más que otros picos de nuestra cordillera, subir corriendo en muchos tramos y, para los grandes corredores, lograr tiempos de ascenso casi estratosféricos.

El más reciente de todos se marcó el viernes, a cargo de las castellanomanchega, pero afincada en nuestra provincia desde hace tiempo, Virginia Pérez Mesonero.

Pérez Mesonero se hizo con un tercer récord de este verano, el Garmo Negro, de 3.064 metros. La corredora del Team Sport HG AML sigue sumando desafíos en este año sin carreras: en junio conseguía La Bucardada, hace tan sólo unas semanas se quedó a cinco minutos del minutos del récord masculino del Bisaurin y el viernes batía la marca registrada por Oihana Kortazar (1:24:37) en el 3.000 más popular del Valle de Tena.

Virginia completaba uno de los tres miles más populares y asequibles del Pirineo en un tiempo de 1:10:25, un único ascenso que comenzó a las 8 horas desde el Balneario de Panticosa, a 1.360 metros, salvando una distancia de 4,4 kilómetros y un desnivel positivo de 1430 metros.

"Me he encontrado fuerte desde el principio, ya tenía muchas ganas de hacerlo. He disfrutado mucho, he dado todo. Sé que se puede mejorar porque he tenido alguna equivocación en la última pala cogiendo una zona más complicada y técnica, pero en definitiva las sensaciones han sido buenas y me voy con un buen sabor de boca, con un buen tiempo y con muchas ganas de seguir disfrutando del monte y de seguir con mis retos que me están viniendo genial en este año sin carreras".

El siguiente reto de Virginia Pérez Mesonero, sin fecha aún, será Monte Perdido. Y a finales del mes pasado, Virginia batió el récord femenino, y se quedó muy cerca del masculino, en el Bisaurin, de 2.670 metros, en el Valle de Hecho.

Como recoge el blog de carreras por montaña Corriendo por la Sierra del oscense Ramón Ferrer, la ruta partía de la carretera de la Selva de Oza con un recorrido de 10 kilómetros y 1.700 metros de desnivel positivo hasta la cima. Pese a alguna equivocación durante el ascenso, finalmente marcaba un crono de una hora, cuarenta minutos y 51 segundos, plusmarca femenina y muy cerca del 1:35:50, récord masculino fijado también este verano por el corredor de la Selección Aragonesa de carreras por montaña Fran Naval, aunque ya más recientemente ha quedado fijado en 1:31:40 por el vasco Asier Larruzea.

ALGUETA, TAMBIÉN EN EL GARMO NEGRO

Toño Algueta, del club Asamun de Hecho, habitual también en este tipo de plusmarcas, logró la semana pasada batir también la del Garmo Negro desde el Balneario de Panticosa. De hecho, el altoaragonés marcó el primer crono de referencia para este ascenso en 2017, tal y como recoge Ramón Ferrer en su blog, en casi una hora y nueve minutos.

En el mes de julio se marcó el último récord en este tres mil, a cargo del jaqués Kiko Navarro y sus compañeros del OS20 Trail Team, entre los que se encontraba la tarraconense del Club Atlético Sobrarbe Claudia Valero, con una hora, cinco minutos y 41 segundos, y el pasado 9 de agosto fue el turno de Toño para recuperar el cetro. Contó para ello con una ayuda de lujo, ya que su entrenador, el Campeón del Mundo de Ultra, Luis Alberto Hernando, le hizo de liebre. Al final, un tiempo de una hora, un minuto y 43 segundos, que hace pensar en que un tiempo por debajo de una hora está cercano.

Etiquetas