Deportes

MONTAÑISMO - FEDERACIÓN ESPAÑOLA

Alberto Ayora: "No tengo miedo a hacer algo diferente"

El jaqués lidera una candidatura a la presidencia de la FEDME

Alberto Ayora: "No tengo miedo a hacer algo diferente"
Alberto Ayora: "No tengo miedo a hacer algo diferente"
S.E.

HUESCA.- El jaqués Alberto Ayora prepara con ahínco, y rodeado de un numeroso grupo de expertos, su candidatura a la presidencia de la Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada (FEDME). Tras casi tres décadas de mandato de Joan Garrigós, el actual presidente no se presentará a las elecciones y Ayora lidera un proyecto que quiere renovar y cambiar una federación algo "anquilosada" tras tantos años con el mismo presidente. Si consigue ganar sería el primer aragonés en el cargo. En principio a día de hoy tendrá un rival, Bernat Clarella, que todos colocan como el Delfín de Garrigós.

Ayora, coronel del Ejército, es una persona muy vinculada a la montaña, ya desde pequeño como scout, en el campamento Virgen Blanca en el Valle de Chistau o dentro del Club de Montaña Tebarray. Además, como militar, se formó en montaña, hasta el punto de competir con el equipo militar de esquí o formar parte del Grupo Militar de Alta Montaña (GMAM) con el que participó y lideró varias expediciones por todo el mundo y colaboró también con el programa televisivo "Al filo de lo imposible". Ha ascendido, entre otros, al Gasherbrum II, en una expedición conjunta con el ClubPirineista Mayencos de Jaca. Y también ha ejercido como guía en expediciones de la ONCE. Y sobre todo se ha especializado en formación y en gestión de riesgos en montaña, una faceta en la que es uno de los principales expertos nacionales, y al que acuden muchos países latinoamericanos.

Su relación con la FEDME viene desde hace casi una década, como él mismo explica. "Contactan conmigo a raíz de un accidente para aplicar un sistema de gestión de riesgo en montaña, y colaboro con ellos hasta implantar ese sistema y crear un Comité, y ya desde 2015 formo parte de la directiva". Además, está muy vinculado a la Federación Aragonesa de Montaña, principalmente con el proyecto Campaña Montañas Seguras. Diseñó el Método de Ayuda a la Planificación de Actividades (MAPA) y en colaboración con esa campaña ha escrito el libro "Gestión del riesgo en montaña y en actividades al aire libre".

SERVICIO PÚBLICO Y RENOVACIÓN

Acerca de las motivaciones que le han llevado a dar este paso, Ayora explicaba que prima el espíritu de servicio. "Lo primero es mi compromiso personal y social. Soy militar y hay una vocación de servicio público. Y además creo que es un momento importante para trabajar en la línea de que la FEDME sea una federación de federaciones. Las tarjetas autonómicas ya superaban las de la FEDME, no había diálogo con todas las federaciones autonómicas, y había distanciamiento. La federación de atletismo nos estaba desbordando (sobre todo en la disciplina de las trails o carreras por montaña) y no reaccionábamos con rapidez. Es momento de hacer equipo ante retos importantes, y cuando Garrigós manifiesta que no continúa y aparece una candidatura continuista, pensamos que era el momento".

Asegura que es una pieza más de un grupo que busca renovación. "Me pidieron que diera el paso porque ahora paso a la reserva y voy a tener más tiempo. Soy consciente de que es una responsabilidad tremenda y no un camino de rosas. Además en la federación nadie cobra, es un compromiso social, no se hace esto por dinero".

Ayora abunda en esos motivos que le han llevado a ser esa alternativa para la FEDME. "Si vas a dejar un cargo, y sobre todo después de tantos años, lo lógico es preparar una transición con tus vicepresidentes, que los has nombrado tú, pero no ha sido así. Un buen día aparece en la directiva una persona nueva (Bernat Clarella) que fue presidente de la Federación de Entidades Excursionistas de Catalana y unos meses después dice que se va a presentar a presidente de la FEDME. Chirría, y ante esa acción surge la reacción, que busca hacer otras cosas".

El jaqués tiene claro que hay que innovar. "No tengo miedo a cambiar, a hacer algo diferente. Con el equipo que se ha formado queremos abordar los problemas de forma distinta, empezando por preparar nuestro programa. Hemos llamado a todas las autonomías para ver sus necesidades, hemos hablado con clubes grandes y pequeños, con deportistas y expertos, para conformar un programa de quinientos puntos. Lo sintetizaremos, pero lo importante es que es un programa hecho de abajo arriba, no presidencialista, trabajo de todos".

APOYO AMPLIO... SIN ARAGÓN

En este trabajo se han sumado más de una decena de federaciones regionales, aunque Ayora echa en falta a Aragón. "Hay regiones indecisas, como Aragón. Masgrau ha dejado la presidencia y al no haber presidente tenemos aragoneses trabajando en nuestra candidatura pero la federación todos a una no se ha decidido a trabajar con nosotros. Lo respeto, pero como aragonés me hubiera gustado contar con ellos. En otras federaciones también están ahora sin presidente por el proceso electoral y nos han apoyado en bloque".

Y tras él hay más de cuarenta personas trabajando. "Trabajamos en red cubriendo todas las áreas: montaña adaptada e inclusiva, tecnificación, mujer y montaña, escolar, clubes y asociaciones... Somos un grupo multidisciplinar y un equipo potente ilusionado. No pensamos en los cargos, ni prometemos nada. No es el momento. Es la hora de la ilusión. Hay un borrador de plan estratégico para trabajar desde el minuto uno, con lo que tenemos ya trabajo hecho. Y si no ganamos, es un trabajo que también se puede compartir y aprovechar".

El candidato cree además que esta lista es una oportunidad histórica para Aragón y para que sea una "federación de federaciones" de referencia en el medio natural. "El presidente de la FEDME debe mirar por todos, y no debe pasar lo que ha ocurrido al final tras tantos años, con la sede en Barcelona. hay federaciones autonómicas que reclaman su lugar y consideran que no es justo que haya tantos trabajadores y técnicos catalanes en muchos puestos. Nosotros miraremos por todas las federaciones. Y desde luego que para Aragón tener un presidente de aquí le daría relevancia y junto con la FAM, juntos, se podría hacer más fuerza ante la administración".

Entre esos retos o apuestas de su candidatura, Ayora alude a algunas pensando en su región y en las demás. "Aragón es modelo por ejemplo en rescates, pero se demandan otros modelos preventivos. Hay que innovar en la captación de federados, una tarjeta federada con ventajas, el trabajar en los colegios con los niños, el apostar por el deporte-ocio y deporte-salud. El deporte no es solo la competición. Y ahora, con la situación sanitaria, mucha gente ha conocido el Pirineo y otras montañas, el medio natural, y eso es algo fenomenal que se va a mantener a partir de ahora".

LÍNEAS DE TRABAJO CLARAS

También incidía en el hecho de que él solo es la cara visible de un proyecto sólido y amplio. "Encabezo un equipo multidisciplinar y potente. No soy yo, que además tengo poca experiencia federativa, aunque eso también puede ser bueno porque no esté viciado en algunas cosas. Puedo aportar capacidad de liderazgo y gestión de equipos de alto rendimiento, experiencia en montaña y en la formación en montaña. Soy montañero y alpinista, de estar más fuera que dentro del despacho. Tengo esa faceta de la formación y de la competición, que me apasiona. En ese sentido, el de la competición, también es un momento histórico, porque somos una federación con carácter olímpico de verano y de invierno, y somos la única".

Entre las líneas maestras de su proyecto, explica algunas. "Queremos salir, ser conocidos por los aficionados. Queremos ser la referencia cuando se piensa en montaña y en los valores del ser humano, y promover una sociedad más saludable con la práctica como decía del deporte por ocio y por salud. La receta sanitaria y el potencial del senderismo son valores fundamentales, y también el trabajo en colegios y con otras instituciones juveniles,porque de ahí salen los futuros federados".

Y otro punto importante, la defensa de los clubes y sus monitores. "Soy un defensor acérrimo del voluntariado. No nos lo podemos cargar. Debe haber técnicos deportivos, yo mismo lo soy, pero eso no debe ir en contra de que haya monitores. La gente se acerca a los clubes a aprender y tener un primer contacto, y si encuentra gente con experiencia, de manera altruista, que les enseña, es un ejemplo que como sociedad no debemos perder. Los clubes de montaña, que son algo sagrado".

Etiquetas