Deportes

HOCKEY HIELO

El CH Jaca planta cara al campeón de Liga, el Club Gel Puigcerdà

Dos goles en inferioridad mermaron a un equipo que dejó buenas sensaciones

El CH Jaca planta cara al campeón de Liga, el Club Gel Puigcerdà
El CH Jaca planta cara al campeón de Liga, el Club Gel Puigcerdà
R.G.

CH JACA 2

CG PUIGCERDÁ 3

Club Hielo Jaca: Barbo (p.), Hernani (p.s.), Casaus, A. Betrán (1), Biec, de Marcos, Monge, Vizcarra, Chaín, Moreno, Escartín, Carbonell, Torralba, G. Betrán, Fernández, Serrano, Pantoja (1), Lacasa, Rodríguez, Tello, Sarasa y Luis.

Club Gel Puigcerdà: Törnqvist (p.), Martí, M. Paul, O. Paul (1), Muñoz, Sarmiento, Granell (1), Gómez, Espada, Piedra, Gota, Caballero, Prokop, Boronat (1), Arraras, Durán, Jociles, Mones, Kelvey-Brown, Costa, Gili e Ivanov.

Árbitros: Roshchyn, Biec y Salvador.

Parciales: 0-1, 1-1 y 1-1.

Goles: 0-1 Minuto 11: Boronat. 1-1 Minuto 23: Adrián Betrán. 1-2 Minuto 35: Oriol Paul. 1-3 Minuto 42: Granell. 2-3 Minuto 47: Pantoja.

Espectadores: 299 (el máximo aforo permitido). Hubo un grupo de aficionados visitantes.

JACA.- El Club Hielo Jaca cayó por la mínima ante el vigente campeón de Liga, el Club Gel Puigcerdà, que se llevó un partido de lo más igualado en la apertura de la atípica campaña 2020-2021, que solo pudo reunir a 299 asistentes (todos separados y con mascarilla), siguiendo el protocolo sanitario del Covid-19 elaborado por el equipo jaqués, que recibió las felicitaciones de la Policía Nacional por su buena organización.

Los espectadores tuvieron la ocasión de seguir un duelo bastante entretenido y con muchas situaciones de superioridad numérica. No hubo una calidad excesiva sobre el hielo y tanto Jaca como Puigcerdà cometieron sus errores, pero se pudo ver un juego combinativo que invita a pensar que ambos equipos cuentan con argumentos para mirar a la parte alta de la clasificación, que pasa a liderar el Puigcerdà después de ganar el único partido de la jornada.

El conjunto entrenado por Sergey Zemchenko dejó buenas sensaciones ante su público, tratando de tú a tú a los gerundenses durante los 60 minutos del partido. Los jaqueses ofrecieron un buen nivel para ser un grupo joven, con bajas y que llegaba con muy pocos entrenamientos en hielo a la hora de medirse a un Puigcerdà más rodado, que se llevó los tres puntos gracias a su mayor eficacia ofensiva, sobre todo en las jugadas en superioridad numérica. De hecho, Jaca tiró más veces a puerta (32 frente a 29 de los gerundenses), que anotaron dos goles en power play.

Tras esta ajustada derrota, el Club Hielo Jaca comenzará a preparar el partido con el Txuri Urdin, al que se enfrenta el próximo sábado, 3 de octubre, en San Sebastián. Los jaqueses tratarán de transformar su buen juego en puntos ante otro rival que también está más rodado, puesto que los vascos disputaron este mes la final liguera del curso pasado.

A REMOLQUE

El encuentro entre Jaca y Puigcerdà comenzó con mucha intensidad, ya que con apenas 13 segundos Alejandro Carbonell recibió una sanción de 2+10 por cargar contra un jugador visitante y dos minutos después, Pablo Pantoja fue excluido tras una zancadilla, lo que mermó el juego de los locales, que fueron a remolque desde el minuto 11, cuando abrió el marcador Oriol Boronat, que fue una pesadilla constante para el meta Raúl Barbo y sus defensores.

La segunda parte no pudo comenzar mejor para el Club Hielo Jaca, que logró el empate por medio de Adrián Betrán, que recogió la pastilla junto al centro de la meta de Törnqvist y le batió elevándola con un tiro de revés. A raíz del gol, los jaqueses se crecieron e hicieron muchos méritos para adelantarse, pero una doble exclusión de Pablo Pantoja y Jaime Moreno, muy protestada por la grada, propició que el Puigcerdà volviera a tomar ventaja en un lanzamiento de Oriol Paul que Raúl Barbo estuvo cerca de parar, pero se acabó colando en la meta local.

Nada más arrancar el tercer y último periodo, el Club Hielo Jaca -estando aún con un jugador menos- recibió un jarro de agua fría al encajar el 1-3 en un tiro de Oriol Boronat desde la zona azul en el que intervino Nacho Granell, reorientando una pastilla que entró pegada al palo. Lejos de bajar los brazos, los jaqueses supieron acortar las distancias en superioridad numérica con un fuerte lanzamiento frontal que se sacó Pablo Pantoja.

La tensión del derbi pirenaico tuvo su momento álgido a 10 minutos del final, cuando Ánder Arraras vio el camino de los vestuarios con una sanción de 20+5 tras una fuerte carga sobre Javier Chaín, que obligó a parar el juego para atender al dolorido jugador local, que pudo volver al hielo. Los jaqueses insistieron en ataque, pero no dieron con la tecla para lograr la igualada.

A 36 segundos para la bocina, Zemchenko pidió tiempo muerto y decidió quitar al meta Raúl Barbo para atacar con seis jugadores. Los gerundenses cerraron bien los huecos y llegaron a rozar el cuarto gol en un disparo a puerta vacía con escasa fuerza que no alcanzó su destino. A pesar de ello, el Puigcerdà se llevó los tres puntos ante un buen Jaca que fue recompensado con el aplauso de sus aficionados.

Etiquetas