Deportes

POLIDEPORTIVO - CRISIS DEL CORONAVIRUS

La covid-19 sigue sin dar tregua al mundo del deporte

Se anuncian nuevas suspensiones y los problemas crecen a todos los niveles

La covid-19 sigue sin dar tregua al mundo del deporte
La covid-19 sigue sin dar tregua al mundo del deporte
R.G.

HUESCA.- La covid-19 sigue sin dar respiro al deporte, pese al paso de los meses. La situación sigue muy lejos de normalizarse en todos los campos y lo peor es que tampoco tiene visos de que pueda ocurrir a corto plazo. Deportistas, clubes y federaciones siguen a merced de las circunstancias que impone la covid-19 y que siguen llevando a día de hoy a suspensiones de eventos en todos los niveles, una situación muy precaria en lo económico por la pérdida de actividad y por la falta de acceso de público a los eventos o por la misma imposibilidad de las prácticas deportivas.

Las suspensiones de competiciones no cesan, pese a que tras el verano parecía que todo se podía encaminar a una cierta normalidad.

Esta semana se han producido suspensiones en deporte de alto nivel, como la de la Challenge Ciclista de Mallorca, en la que iba a estar lo más selecto del pelotón UCI, o los entrenamientos de MotoGP en Indonesia, debido a la situación sanitaria de las sedes de dichas pruebas.

Pero es algo que está siendo común a todos los niveles y que se agrava en algunos casos, debido al carácter internacional e itinerante de determinados deportes, que implican también importantes trabas. El Abierto de Australia, por ejemplo, impone a sus tenistas una cuarentena obligatoria para poder participar en el mismo. Y esta misma semana ha aparecido un sondeo que mostraba que en Japón una mayoría cree que los Juegos Olímpicos no deberían celebrarse según lo programado, sino que deberían cancelarse o aplazarse de nuevo.

En España están salvando la papeleta las competiciones nacionales, en algunos casos con más fortuna que en otros, pero con muchos aplazamientos, como se está comprobando en la Liga ACB, en la LEB, en la Asobal o en otras disciplinas.

A nivel aficionado, las competiciones de grandes dimensiones han tenido que optar por dar un paso atrás y reducirse y en algunos casos por la cancelación, pues eran en muchos casos eventos apoyados en una participación masiva que ahora mismo está contraindicada en la actual situación y que puede seguir del mismo modo durante muchos meses.

EL PÚBLICO SIGUE VEDADO MAYORITARIAMENTE

Igualmente siguen celebrándose una mayoría de competiciones sin acceso de público a los recintos. Esta semana comienza el Mundial de balonmano en Egipto, que ha optado finalmente por no abrir los pabellones a espectadores.

Lo mismo sucede en España en las competiciones más importantes y que atraen a más público, LaLiga y la ACB, mayoritariamente, también en otras disciplinas, aunque en este caso, a instancias de las comunidades autónomas. La apertura de pabellones en algunos lugares está siendo, en todo caso, con aforos muy reducidos de apenas unos centenares de aficionados.

Y, económicamente, la covid sigue suponiendo un trastorno que pone en duda la viabilidad de muchas competiciones, todas aquellas que no tienen grandes ingresos televisivos. Incluso los clubes más importantes han visto mermados sus ingresos y están tratando de reducir gastos y adaptarse a una situación que no atisba su salida.

Etiquetas