Deportes

ESQUÍ DE MONTAÑA

Ruta por las aristas del valle de Astún

La travesía supone la primera actividad promocional de esquí de montaña de la temporada

Ruta por las aristas del valle de Astún
Ruta por las aristas del valle de Astún
P.G.

HUESCA.- Recorrer la montaña invernal por sus aristas cimeras es una satisfacción que todo montañero desea, más si portea los esquís con los que ha ascendido, para calzárselos en cualquier brecha y deslizarse rápido por sus vertientes, disfrutando plenamente en cada giro de la esencia de recorrer la montaña con esquís.

Esta situación ideal se dio el domingo 14 de febrero, viento muy calmado, sol, buena temperatura y las laderas del circo de Astún que se habían solidificado por la noche y al calor del sol aún no habían empezado a transformarse a la hora de la mañana que comenzamos la travesía un grupo formado por cursillistas que han realizado el curso anual de Peña Guara, que en esta temporada ha sufrido la discontinuidad de todas las actividades por los confinamientos intermitentes, y unos cuantos de los esquiadores de montaña del club que podemos disfrutar del Alto Aragón pirenaico.

El curso se ha desarrollado en los aspectos prácticos y teóricos entre el valle de Tena, en Formigal y la zona del Portalet, y las sesiones en aula, con formación técnica y de seguridad, tan necesaria en esta actividad de montaña invernal donde la nieve es la protagonista, lo que implica de conocimiento del medio, de la meteorología, entre otros muchos aspectos, para discernir el estado del manto nevado en cada una de las vertientes por las que el esquiador transita.

El tiempo meteorológico no les dejó disfrutar mucho, por lo que se va a compensar con el sol espléndido de la jornada en la que disfrutar de un itinerario que se ha previsto partiendo de la estación invernal de Astún, la única que ha abierto parcialmente esta temporada, evitando el paso del numeroso grupo por la propia base de la estación, para lo que iniciamos la travesía desde el aparcamiento superior de la estación, bajo la zona de los paraludes. Salimos por delante el grupo de los esquiadores antiguos y después el grupo de los cursillistas, para mantener distancias adecuadas aunque el esquí de montaña se desarrolla en un medio seguro como es la montaña al aire libre. Por la amplia ladera de orientación Este nos dirigimos al barranco de Escalar que pasaremos por su margen derecha orográfica, a la izquierda, por el escalón superior evitando así el fondo más sombrío y helado. Si levantamos la vista al fondo ya asoma la punta triangular de la pirámide rocosa del pico Monjes, la cumbre a la que nos dirigimos.

Desde las cercanías del collado del Monjes, también conocido como puerto de Jaca, nos desviamos sin alcanzarlo hacia el collado Benou, para dejar al pie del cordal los esquís y subir por la cresta rocosa de terreno mixto. A sotavento, porque en las alturas sopla algo de viento, cambiamos los esquís por crampones y piolet para seguir la buena huella entre promontorios rocosos tapizados de hielo, sin mucha dificultad, pero sin descuidar la atención a cada paso, y en poco tiempo vamos llegando a la cima, donde nos vamos turnando para facilitar el tránsito. Es un mirador panorámico espléndido, desde el que destaca siempre el Midi d"Ossau que domina el paisaje al Norte del Portalet. Por el Sur el paisaje lo domina el imponente macizo del Aspe en su vertiente norte que caracteriza el alto valle del Aragón, con sus vertiginosas cumbres rocosas delimitadas por altas brechas y collados, que son el itinerario de travesía entre las murallas, espectáculo invernal que sin duda aficiona al esquí de montaña.

Regresamos por la cresta a volver a calzar esquís para el descenso de vuelta al ibón de Escalar, que a mediodía se convierte en un corto descanso durante la transición, para afrontar el segundo ascenso del día al pico Belonseiche. Se plantea un poco de estrategia, ya que lo habitual es subirlo por el collado paso de Audas que da paso a la vertiente francesa del bosque de Arnousse siguiendo por fácil cresta a la cumbre. Pero la nieve ya ha transformado y aunque la ladera es bastante empinada en el último tramo se ve muy posible trazar buenas zetas de ascenso, lo que hacemos por fin con el apoyo de las cuchillas que hacen más seguro cada giro ascendente, cada "vuelta maría" que pone a prueba la flexibilidad y la técnica de ascenso de cada uno.

La cumbre se allana para dar alivio al corto pero intenso ascenso de unos doscientos metros de desnivel. Jorge propone continuar por la arista hacia el Benou hasta un punto de inflexión que permitirá bajar mucho más directos hasta los coches por la vertiente de Torruellas entre los paraludes. Continuamos por la fotogénica cresta, tomando antes otra pequeña decisión, descender su primer tramo con esquís poniendo a prueba el derrapaje preciso y la templanza en atravesar la ladera por lo más alto o, más sencillo, caminar con los esquís cargados. Se escuchan las habituales opiniones de cada uno aconsejadas siempre hacia lo más prudente. En todo caso se puede elegir porque la nieve se ha puesto "salvavidas", y así divertidos tras un último escalón que se convierte en tobogán vamos cayendo a una pequeña brecha, donde por fin nos preparamos para disfrutar del descenso por una nieve estupenda, que sólo está algo más pesada al final por la zona salpicada de bosque, con giros a placer que luego veremos reproducidos en el reportaje en vídeo que hace Dani, al que le agradecemos tan buena realización para disfrutar doblemente del espectáculo del día, mientras hacemos recuento de los metros de desnivel acumulados, y del magnífico recorrido de la primera promocional de esquí de montaña de la temporada.

Etiquetas