Deportes

TENIS

Mariano Lafarga cede el testigo en el Club Tenis Osca

Deja la presidencia tras 16 años y 18 anteriores como directivo

Mariano Lafarga cede el testigo en el Club Tenis Osca
Mariano Lafarga cede el testigo en el Club Tenis Osca
C.T.O.

HUESCA.- Presidente durante las últimas cuatro legislaturas -16 años- y directivo antes con cuatro presidentes diferentes a lo largo de 18 años convierten a Mariano Lafarga en leyenda viva del Club Tenis Osca y del deporte oscense por extensión. Ha decidido apartarse a un lado y ceder el testigo para que los 1.340 socios con derecho a voto de la entidad elijan el relevo. "Han sido años de trabajo, de proyectos y de desafíos permanentes", afirma.

Fue Mario Montes, primer presidente del CT Osca, quien lo reclutó al año siguiente del nacimiento de la institución. Accedió como directivo y, desde aquel lejano 1973, además de Montes, tuvo de presidentes a José María Artero, Pachi Giné y Antonio Bescós. Tan solo se mantuvo al margen en la etapa presidencial de Rosa Gutiérrez.

Cuando el CT Osca no existía, Mariano Lafarga estaba en la Zoiti y ya vivió la inauguración de las pistas de Ruiseñor, con Manolo Broto como delegado provincial. Luego llegó la construcción del Club de Tenis, con Mario Montes como principal artífice de la inversión que se necesitó. "Se merece un monumento", señala Lafarga, que apunta a una parcela de 3 hectáreas en la que lo primero que se hizo, y como motivo fundamental en aquel momento, fue la piscina. "Se cerraba la de Almazán, que era donde se juntaba la élite de Huesca, y se buscó una alternativa. Y lo primero que se hizo fue la piscina. No tardaron mucho en construirse las ocho pistas de tenis, que para aquella época era una barbaridad", recuerda, y apunta a José María Mur, entonces como presidente del Huesca, como encargado de ejecutar la obra casi solapada con la inauguración de El Alcoraz. "La relación con el Huesca era estupenda e hicimos intercambios de ideas y propuestas".

De hecho, el tiempo ha servido para superar algún momento delicado de esas relaciones y ahora ha renacido el idilio que siempre hubo "con una relación extraordinaria".. Hasta la propia SD Huesca se ha incorporado al Club de Tenis como socio. Y el mismo Mariano Lafarga se considera "forofo" del equipo de toda la vida, al punto que llegó a ser tesorero en la directiva que presidió Ángel Lumbierres en la temporada 75-76 en la que el equipo rozó el ascenso a Segunda División con la recordada promoción contra el San Andrés.

Mariano Lafarga deja un imponente legado que acredita la línea de crecimiento que ha llevado la entidad en su casi medio siglo de vida. En los últimos diez años, señala, se ha invertido algo más de un millón de euros para el cubrimiento de dos pistas de tenis, las cuatro de pádel, el césped artificial en un campo de fútbito, la reforma en la pista de baloncesto y la remodelación del entorno. Todo ello sin necesidad de recurrir a derramas entre los socios y con la cuota mensual de 29,90 euros.

Precisamente a los socios, y así lo expresa en la carta de despedida que les ha dirigido, "y en aras a la transparencia, término tan utilizado últimamente en este club y no siempre practicado por quienes lo reclaman", señala en su misiva, les traslada una serie de datos económicos para que "quede constancia del buen hacer, la profesionalidad del personal de oficina y el resto del club, así como las asesorías que colaboran con nuestro club". Deja así constancia de que se va "con las cuentas saneadas y con una gran cantidad de inversiones en infraestructuras realizadas".

Deja para el futuro, que quien tome el mando contemple la posibilidad de ampliar la instalación en el espacio que hay, como por ejemplo un par de pistas de pádel dado el gran éxito que ha tenido en el club este deporte o la remodelación de los vestuarios, para lo cual seguramente sí que habrá que acudir a alguna aportación extra.

Asegura irse "con el convencimiento de que se ha potenciado tanto deportiva como humana y socialmente el club".

Subraya el respaldo de sus compañeros de junta, así como al personal y empleados del club. Una labor de equipo porque considera que "el espíritu que siempre identifica a nuestro club hay que mantenerlo y consolidarlo y para esto se necesita gente comprometida que colabore con ilusión e interés".

Pide perdón por los errores que haya podido cometer durante estos años en la seguridad de que ha hecho las cosas lo mejor que ha sabido.

Y lamenta que en los últimos tiempos "he sufrido la indiferencia y el desprecio de un grupo muy reducido de socios por todo cuanto he llevado a cabo", pese a lo cual, "nunca he caído en el desánimo, al contrario más he trabajado pensando solo en el beneficio de nuestro club, de nuestros socios, familias, deportistas, encaminados a proteger nuestro patrimonio y nuestros recursos".

EL MEJOR RECUERDO, TALITO CAMPEÓN DE ESPAÑA

El mejor recuerdo que tiene Mariano Lafarga en el CT Osca es el ver a Talito Corrales campeón de España alevín en las instalaciones de la entidad. Un campeonato que se celebró en las pistas del club entre el 22 y el 27 de junio de 1987. En la nómina de destacadas figuras, los nombres de Albert Costa o Roberto Carretero. "Fue una semana inolvidable. Aquel campeonato supuso muchísimo para el club, para la ciudad y para Talito. También para mí, que fui el juez árbitro del torneo", explica con brillo en sus ojos.

Y como jugador que también destacó, se queda con el recuerdo de haber sido campeón provincial en el año 1980 tras vencer en la final al jaqués José Manuel Estallo.

TALITO CORRALES Y RAÚL OJEDA, CANDIDATOS

El CT Osca afronta un momento histórico al haber quedado abierto el proceso electoral ya que, por vez primera en el medio siglo de vida de la entidad, los socios acudirán a las urnas para elegir presidente.

Las dos candidaturas son las del emblemático jugador del club Talito Corrales y el que fuera gerente de la SD Huesca Raúl Ojeda.

Mariano Lafarga deja la presidencia y de cara al futuro, indica, "no renuncio a seguir colaborando en cualquier puesto dentro del organigrama del club si así se me requiere".

Etiquetas