Deportes

HOCKEY HIELO

El Club Hielo Jaca, sin margen de error tras una cruel derrota

Los jaqueses están obligados a ganar los dos partidos en Barcelona, tras caer el sábado

El Club Hielo Jaca vivió anoche un desenlace cruel.
El Club Hielo Jaca vivió anoche un desenlace cruel.
R.G.

CH JACA 1

FC BARCELONA 2

Club Hielo Jaca: Barbo (p.), Florez (p.s.), Rivero, Tello, A. Betrán, Biec, Monge, Casaus, Carbonell, Vizcarra, Chaín, Escartín, Rodríguez, Torralba, G. Betrán, Fernández, Serrano, Pantoja, Lacasa, Royo, Brabo y Luis.

Barça Hockey Gel: Ros (p.), Varela (p.s.), Alastruey, Fontg-Lemieux, Puértolas, Sarusawa, Layola, Vallés, Guerra, A. Torner, Ubieto, G. Torner, Rubio, Barandiarán, Torres, Muratet, Endstrom, Giménez, Didkovskyy, González y Meyerson.

ÁRBITROS: Roshchyn, Trobajo y García.

PARCIALES: 1-0, 0-0 y 0-1. Prórroga: 0-1.

GOLES: 1-0 Minuto 5: Carbonell. 1-1 Minuto 60: González. 1-2 Minuto 61: Rubio.

INCIDENCIAS: 300 espectadores completaron el aforo máximo del pabellón de hielo de Jaca. Minuto de silencio en memoria de Manolo Rivero, ex jugador del equipo jaqués y pionero del hockey hielo local.

El Club Hielo Jaca sufrió una de las derrotas más crueles de su historia reciente al perder el primer encuentro de las semifinales por 1-2 ante un Barça Hockey Gel que marcó el gol del empate a dos segundos del final del último periodo y anotó el gol de oro a los 20 segundos de la prórroga, en lo que supuso un jarro de agua fría para el equipo y los aficionados que completaron el reducido aforo permitido.

Los jaqueses acariciaron el triunfo, tras adelantarse en el minuto 5 gracias a un gol de Alejandro Carbonell, que iba a ser el nombre de la noche, junto al portero Raúl Barbo, quien hizo paradas de mucho mérito y mantuvo su puerta a cero durante casi todo el partido, cuando el equipo se medía al campeón de la fase regular y posiblemente a la mejor delantera del campeonato. Jaca compitió de tú a tú con los azulgranas y mereció una suerte distinta a la que caracterizó este aciago final.

Después de esta derrota, el equipo se queda sin margen de error y está obligada a ganar el segundo encuentro de la semifinal, que se disputará el día 20 en la pista de hielo de Barcelona. Solo en ese caso, se jugaría el tercer y definitivo encuentro de la eliminatoria el día 21, en el feudo culé, que está a un triunfo de sellar su billete para la final.

Dos regresos

El cuerpo técnico jaqués liderado por Sergey Zemckenko y Diego Coscojuela reforzó el bloque de las últimas jornadas con la vuelta de dos hombres importantes: Juan Brabo, que regresaba un año después, tras la grave lesión que tuvo a finales de la temporada pasada; y el delantero Carlos Rivero, que jugó su segundo partido del curso y volvió al hielo casi tres meses después de su última presencia.

La semifinal comenzó con ambos equipos probando muy pronto a los metas Raúl Barbo y David Ros. En una de las primeras acciones de ataque para los jaqueses, Adrián Torralba se hizo con el control de una pastilla que pasó por el stick de Pablo Pantoja antes de llegar a un Alejandro Carbonell que abría el marcador, se fundía en una piña con sus compañeros y celebraba el tanto con la grada.

Tras un primer periodo equilibrado y de guante blanco, al inicio del segundo tiempo se produjeron las primeras sanciones, teniendo que visitar el banquillo de los expulsados primero Álvaro Serrano y luego el culé Íker Meyerson, en ambos casos por agarrar a un contrario. Ninguno de los equipos aprovechó las superioridades numéricas en un encuentro de lo más igualado.

Nada más comenzar el último periodo, Oriol Rubio dio un aviso y la grada se llevó otro susto en una escapa de Stanislav Didkovskyy, ante el que se creció un Raúl Barbo que detuvo 21 de los 23 disparos de los azulgranas, a los que los locales superaron en esta materia, llegando a realizar 26 disparos ante David Ros. Sin embargo, el Barça se mostró más efectivo en los momentos decisivos y tuvo la suerte de cara.

Con el equipo jaqués dando por seguro el triunfo, el Barcelona pudo montar un último ataque en el que el sueco Nils Julian Endstrom asistió al jaqués Gastón González que batió a Raúl Barbo cuando quedaban dos segundos para la bocina. Tras este maquiavélico final, dio comienzo una prórroga con tres jugadores por equipo y gol de oro, en la que Pablo Pantoja probó desde lejos a David Ros, saliendo su tiro desviado por poco. Más certero estuvo el Barça, que a los 20 segundos del tiempo extra anotó el gol de oro por medio de su mejor delantero, Oriol Rubio, en una jugada trenzada por Endstrom y el jaqués Adrián Ubieto.

Victoria del Puigcerdà

En la otra semifinal liguera, el Club Gel Puigcerdà se impuso por 4-5 al Txuri Urdin en el partido jugado en San Sebastián. Los gerundenses remontaron en el último periodo y tienen la eliminatoria completamente de cara, ya que solo necesitan un triunfo más para jugar la final, cuando el segundo y si es necesario, el tercero partido, se jugarán en la Cerdaña los días 20 y 21.

Etiquetas