Deportes

montañismo/ fiestas de san úrbez

Oriol Baró acerca un Perú muy desconocido

El alpinista de Taull ha encontrado allí vías de gran dificultad y disfrutado también del trato con la población

Oriol Baró, en una de las escaladas que se podrá ver en su proyección de hoy.
Oriol Baró, en una de las escaladas que se podrá ver en su proyección de hoy.
Oriol Baró

Oriol Baró abre este lunes por la tarde el ciclo de proyecciones de San Úrbez en el Teatro Olimpia con la sesión titulada ‘Andinismo en Perú, de Huaraz a Cuzco’. Será a las 19:30 horas, con entrada gratuita, previa recogida de invitación.

Baró cuenta que en Perú y entre su gente rememora en parte su infancia. Y es que Baró nació y vive en el pueblo aranés de Taull, una localidad de alta montaña y con un románico excepcional, que por su carácter coincide en parte con esas localidades en gran altitud de los Andes.

Este lunes en Huesca pretende compartir “una manera de ver la montaña” que es el “alpinismo de aventura”. Baró siempre ha buscado “cosas nuevas”, huir de lo trillado y disfrutar de vías apenas conocidas. Es algo que le ha ofrecido Perú en sus numerosas visitas a la zona, “ocho o diez veces desde 2002”. Es una pequeña parte de su trayectoria extraordinaria como alpinista.

Baró señala que en su caso busca “conocer diferentes macizos” y encontrar zonas de escalada que sean “difíciles técnicamente”.

Y es algo que ha encontrado en distintas zonas de Perú, tanto en la Cordillera Blanca, quizá la más conocida, como el Huantsán, pero también en la cordillera del Huayhuash, en Cuzco o en Machu Picchu, una zona que siendo muy turística por su parte monumental apenas atrae alpinistas, pese a tener un gran potencial.

Baró explica que una de las características de todas estas zonas, con cumbres que están sobre los 6.000 metros, es la verticalidad de sus paredes, que permiten realizar vías espectaculares.

Explica que muchas de las vías que ha realizado se abrieron en el pasado en un estilo de expediciones más completas, hacias los 70 y 80 y por parte de eslovenos y rusos en algunos casos. Y Baró y sus compañeros en distintas expediciones las han hecho estos últimos años en un estilo alpino muy ligero. Algunas de ellas han sido premiadas y otras han supuesto estar “una semana colgados en una pared”. Y son zonas en la que se combina roca y hielo.

Baró valora también mucho el trato con la gente y destaca que disfruta de la convivencia y de poder contribuir a familias que con sus mulas llevan carga en la zona. Considera que es más cercano este método que los permisos que se exigen en el Himalaya.

Aunque Baró también tiene actividad himalayista, lamenta que se tienda a valorar exclusivamente esta. Y él destaca que ha hecho “ascensos de más envergadura en los Andes”.

Cree que “los ochomiles tapan mucho el resto de lo que se hace” y señala que actividades como la suya son más valoradas por estadounidenses o ingleses que en España. Cree que esta obsesión por los ochomiles ha “hecho mucho daño” y quitado financiación a otros proyectos. Y añade que “subir por cuerdas fijas un ochomil no aporta nada” y espera que el alpinismo derive hacia otros caminos.

Valora de Peña Guara que se defienda “el alpinismo de verdad y el buscarse la vida”. Lo sabe bien porque ha compartido expediciones con Dani Ascaso. Destaca que estos años ha tenido muy buenos compañeros, como Jordi Corominas, Marc Torralles y que siempre ha ido a los sitios con gente de los Pirineos.

Los que deseen asistir, deben recoger las entradas en las taquillas del Teatro de 12 a 13 o desde la 17 horas. El aforo está reducido al 50 por ciento, es obligatorio el uso de mascarilla y hay que respetar los protocolos anticovid. 

Etiquetas