Deportes

SENDERISMO - TURISMO POR EL ALTO ARAGÓN

Primavera de mayo lluvioso por el arco de Piedrafita

El grupo completó una excursión por el Alto Gállego que se había resistido en el pasado

El grupo de Turismo por el Alto Aragón de Peña Guara realizó una actividad prevista desde hace meses.
El grupo de Turismo por el Alto Aragón de Peña Guara realizó una actividad prevista desde hace meses.
S.E.

El pasado domingo, nuestro grupo de Turismo por el Alto Aragón de Peña Guara realizó una excursión por el Alto Gállego que teníamos preparada desde hace meses y que se nos había resistido por casualidades y otras cosas de éstos tiempos raros como los que vivimos.

Nos podían las ganas de salir al monte frente a las predicciones de lluvia y, gracias a un autobús medio, pudimos plantarnos en un aparcamiento junto a una gran nave ganadera que se encuentra pasado Piedrafita de Tena. Desde allí mismo (1.390 m.), iniciamos la marcha por la ancha senda que de allí sale.

La predicción del tiempo que amenazaba con lluvias toda la semana no cumplía su amenaza de momento y, aunque el cielo se presentaba nublado, nos permitió caminar a buen ritmo por la senda que, poco a poco, nos introducía por el bosque conocido como Selva de Búbal hasta otra más estrecha y más pendiente que se eleva despejándose por praderas más herbosas hacia las impresionantes paredes rocosas de toda la sierra de la Partacua.

Vale la pena detenerse y contemplar el paisaje, la silueta agreste de la sierra, sus paredes verticales moteadas de nieve, su enorme tamaño que te empequeñece, una maravilla, que como además la acompañamos con el correspondiente almuerzo asentados sobre el prado, resultó una delicia completa.

Tras reponer fuerzas, reiniciamos la marcha siguiendo la senda suave y bien marcada por una zona de prado salteada con pinos y abetos varios hasta que aparece el desvío a la izquierda bien señalizado que indica la subida hacia el arco de Piedrafita. En este punto la senda, se hace más pendiente, de forma que la marcha se hace más penosa y lenta hasta que aparece en lo alto el Arco que buscamos.

El Arco de Piedrafita (1.853 m.) impresiona desde cualquier punto, es una formación rocosa que la erosión ha dejado como dos columnas comunicadas por un arco superior mínimo. Lo rodeamos para superarlo y disfrutar desde allí de las vistas de todo el valle de Tena. colores del día hacen que las vistas sean siempre únicas.

Tras saciarnos con las vistas, iniciamos la bajada y en ese momento, la lluvia, como si de un amable y contenido guardián se tratara ya concluida la visita, comenzó a caer copiosa y aventada de forma que en poco tiempo se puso a prueba todo nuestro equipamiento para lluvia, pero sobre todo el que siempre dejamos en casa o en el autobús y del que todos nos acordamos con detalle.

Así, acompañados de la lluvia que hacía la senda cada vez más resbaladiza, bajamos al cruce de subida al Arco y una vez allí tomamos la decisión de retroceder por el mismo camino por el que habíamos llegado, ya que al ser más boscoso nos ofrecía mejor abrigo para las fuertes rachas de aire y la lluvia.

En el retorno, las nubes no dejaron de chispear y nos temimos otro aguacero fuerte, que afortunadamente llegó cuando, ya contentos y algo chupidos, subíamos al autobús tras unos 14 km recorridos y unos 500 metros de desnivel salvados. Como en estas excursiones somos de comer en el monte y no se había podido por el agua, con el autobús bajamos hasta el merendero de Oliván, donde encontramos cobertizo.

Etiquetas