Deportes

alpinismo - peña guara:87 curso montañismo

Bernatuara, una cima muy merecida y sin lluvia

La salida del curso gozó, por fin, de buena climatología, y subió hasta el ibón y el pico Bernatuara, de 2.517 metros

En la cima del pico Bernatuara.
En la cima del pico Bernatuara.
S.E.

Otro domingo con la incertidumbre de volver a mojarnos, además de no poder desarrollar la actividad programada. Los montañeros somos gente que no rebla ante las adversidades, así que en dos autobuses nos pusimos en marcha los más de 50 integrantes del Curso de Montaña de Peña Guara dirección al Valle de Bujaruelo. Estábamos seguros de que en esta cuarta jornada, la meteo nos daría tregua, como así fue. A pesar de las nubes no llovió y pudimos ascender al ibón y pico de Bernatuara (2.517 m.) con un desnivel nada despreciable, 1.250 m.

Salimos de San Nicolás y cruzamos el Puente de Bujaruelo sobre el Río Ara. Cogimos el GRT-30 en dirección Puerto de Bujaruelo, por una senda clara y sombría, llegamos al pie de una de las feísimas torres eléctricas de la zona, y un desvío en una pronunciada curva.

Entre arbustos, nuestra senda seguía recto. A la derecha, cartel informativo al puerto de Bujaruelo y la continuación del GRT-30. Ahora seguimos mojones y de vez en cuando unas marcas de pintura amarilla sobre rocas.

Cinco minutos desde el desvío, cruzamos el río del Barranco Lapazosa. El puente de metal, que tantos tiempos ha estado desguazado, nos encontramos la sorpresa de encontrarlo totalmente restaurado y bien anclado, ya no tuvimos que cruzar el río brincando piedras.

Nada más cruzar el río nos adentramos en un bosque bastante cerrado y en considerable ascenso. Nos deja junto a otra torre eléctrica, estamos en los prados de La Plana de Sandaruelo. A la derecha, el refugio Sandaruelo a 1.685 m. Remontamos las lomas, siguiendo tramos de senda entre hierba con el río a nuestra derecha. Pronto tendremos una buena vista.

El valle enfrente se abre: tan verde, y tramos de pequeñas “cola de caballos” cascadas, debajo de un cielo completamente encapotado que esta vez no amenaza lluvia. Cruzamos el arroyo unas cuantas veces, pero la mayoría de la ascensión andamos por la derecha del barranco, la margen que creímos más protegida del frío viento. A partir de aquí las lomas se convierten en camino pedregoso en zig-zag, muchas veces hay varias variantes de la senda. No subimos recto hasta el ibón pero hacemos una larga curva a la izquierda, para eventualmente llanear dirección NE para llegar al cuello sobre la cubeta donde se encuentra el Ibín de Bernatuara o Lac de la Bernatoire, que se halla a 2.275 m. de altura, en una cubeta glaciar sin salida visible, es decir, está rodeado completamente por las montañas, lo que indica que sus aguas salen a través de conductos subterráneos o sumideros, es uno de los ibones más bonitos que he visto.

Esta vez todavía lo rodean unos grandes neveros los cuales nos impiden descender a su orilla por donde pasa la senda que lo rodea sin peligro de terminar resbalando y cayendo en sus heladoras aguas. En principio fin de trayecto, pero es difícil dejar de subir al pico teniéndolo tan cerca, así que como vamos bien de tiempo, y después de valorar el ascenso, por nuestra izquierda encontramos un pequeño portillón, que nos da acceso a la cresta sin necesidad de pisar nieve evitando cualquier riesgo innecesario, continuamos a la cima del Bernatuara.

Desde este punto, nos quedan 20 minutos y menos que 150 m. de desnivel subiendo por la cresta en dirección oeste hasta la inconfundible cumbre del Bernatuara 2.517 m. con sus magníficas vistas, especialmente sobre la cara noroeste del Taíllon y de Los Gabietos.

Hacia la zona de Panticosa, el Tendeñera y Pico Otal, todos súper espectaculares, las nubes estropeaban la visión clara de alguno de ellos. Bajamos por el mismo itinerario, muy contentos con el día. 

Etiquetas