Deportes

SENDERISMO/PEÑA GUARA: RUTAS PROVINCIA

Por el Caldarés con un tiempo y un paisaje insuperables

Fantástica excursión por la zona de Panticosa con visita a las pasarelas

El grupo, con un telón de fondo montañoso espectacular.
El grupo, con un telón de fondo montañoso espectacular.
S.E.

El domingo pasado el Balneario de Panticosa nos acogió, con un cielo azul intenso que resaltaba el magnífico entorno montañoso que lo rodea, a los cuarenta y tres senderistas que queríamos conocer a fondo el curso medio del río Caldarés.

Iniciamos la andadura por la senda que sube a los ibones de Brazatos hasta que al encontrar una barrera antialudes la dejamos para cruzar el barranco y desviarnos hasta la Cascada d’o Pino.

Volvimos a la senda para seguir ascendiendo suavemente sorteando a base de zigzags los roquedales graníticos por entre los que desciende la tubería que surte la central del balneario. Por allí, con abundantes “asientos en piedra” y teniendo a nuestros pies el balneario, decidimos pararnos a almorzar.

Proseguimos por la cómoda y clara senda que dejaremos cuando encontremos un minúsculo vallecito de pinos para seguir el pequeño reguero de agua que viene por nuestra derecha. Ahora deberemos orientarnos buscando el mejor camino entre los pinos y los bloques de granito. Trazas de senda entre la hierba y abundantes mojones nos guiarán para llegar al collado que nos permitirá ver por debajo de nosotros la Balsa d’a Lumiacha.

La balsa ocupa más de la mitad de la hondonada, aunque esta vez tenía poca agua, y presenta hacia el oeste una perfecta panorámica de los picos de Algas, Argualas, Garmo Negro, Pondiellos y Arnales, hacia el sureste los picos de Brazato y Sarrato que aunque de menor altitud también presentan algunas palas de nieve y hacia el noreste un enorme paredón granítico por el que descienden varias escorrentías que alimentan la balsa y la tubería que recoge el agua de la amplia cuenca lacustre de Panticosa.

Un buen rato permanecimos en este paraje hasta que a las 12:15 horas regresamos de nuevo a la senda que sube al refugio de los ibones de Bachimaña para continuar por ella hasta que se acerca al río y lo cruza por el puente de Bozuelo.

A partir de este punto el protagonista va a ser el Caldarés que discurre por aquí entre saltos y rápidos formando pozas de agua que al tener el fondo de piedra presentan siempre unas aguas claras y transparentes. Siguiendo las marcas rojas y blancas de la PR-11 que va cercana al cauce del río, entre grandes bloques de piedra y con acusado desnivel, lo que supone un caminar más incómodo y tener que superar algún paso un tanto delicado, pero posibilita ver el inicio, el tramo medio y la poza final de la cascada más alta de esta zona del río.

Al final todos nos fuimos reuniendo en la Casa de Piedra, donde comimos. A las tres y media subimos al autobús para bajar al pueblo de Panticosa donde a las 16:20 teníamos reservada visita a las espectaculares y recién inauguradas Pasarelas del Caldarés, que fuimos recorriendo entre fotos y admiraciones por la llamativa obra que cruza y progresa por el majestuoso congosto. Acabado el recorrido se puede optar por volver al pueblo o, como hicimos nosotros, subir el espléndido mirador de O Calvé, un auténtico balcón sobre el pueblo y como fondo toda la sierra de la Partacua con muy poca nieve para la época que estamos.

En los 5 km hasta la Balsa se superan casi 400 m. de desnivel que realizamos en 4 horas. El paseo por las pasarelas y el mirador apenas llega a una hora.

Para este domingo la travesía programada por el valle de Benasque no puede realizarse, por lo que iremos por la Canal de Izas en Canfranc hasta el ibón de Saman o Iserías. 

Etiquetas