Deportes

piragüismo - descenso del cinca

Primera reunión de seguridad para el descenso internacional del Cinca

Los implicados en el dispositivo trazaron las líneas básicas que se aplicarán el día de la prueba y estas semanas seguirán afinando el operativo

Imagen de la reunión celebrada el lunes en la sede comarcal.
Imagen de la reunión celebrada el lunes en la sede comarcal.
C.B.C.

Este lunes tuvo lugar la primera reunión para preparar el dispositivo de seguridad del XXIII Descenso Internacional del Cinca en piraguas, a celebrar el próximo 22 de agosto, a la que asistieron todos los cuerpos de seguridad, asistenciales y organismos implicados en todo el dispositivo.

El presidente de la Comarca del Bajo/Baix Cinca, Marco Ibarz, destacó y agradeció a todos los implicados en el operativo de seguridad el esfuerzo que realizan para que la prueba sea un éxito año tras año.

A lo largo de la sesión de trabajo se dio un repaso al borrador previsto para el dispositivo de esta edición, repasando punto por punto todos los aspectos más importantes del propio plan de seguridad e incorporando diferentes cuestiones que mejorarán el conjunto. También se trazaron las líneas básicas a seguir durante los próximos dos meses con objeto de dejar todos los aspectos listos semanas antes de la prueba.

Unas semanas antes de la celebración, a principios de agosto, se elaborará un informe de la situación del cauce del río y serán los mismos cuerpos de seguridad los que supervisarán el estado del trazado para señalar los puntos donde se deba tener una mayor atención en el transcurso de la prueba deportiva.

Tras la suspensión de la prueba en el 2020, en esta edición se espera una alta participación tanto de palistas en la modalidad popular como en la federada, lo que conllevará también una gran cantidad de público en el trayecto.

Se mantiene la ubicación del puesto de mando y Cecop en la línea de llegada en Mequinenza, optimizando de esta forma los recursos y facilitando una respuesta rápida.

Este año, como en la edición del 2019, se contará con el cuerpo de bomberos de la Diputación de Huesca, Diputación de Zaragoza y Ayuntamiento de Zaragoza, a los que se les sumará como novedad el cuerpo de bomberos de la Diputación de Teruel. También se continuará contando con Guardia Civil, Policía Local de Fraga, Cruz Roja Española, Agentes de Protección de la Naturaleza, cuerpo de voluntarios de Protección Civil del Bajo/Baix Cinca que velarán por la seguridad de todos los participantes.

Como novedad también destacar que este año se dotará con un chip geolocalizable a todos los participantes, con el que se espera que las medidas de seguridad sean óptimas.

El operativo de seguridad y evacuación se encargará de coordinar a todos los cuerpos de seguridad y asistenciales de la prueba y facilitará la rápida intervención en cualquier situación. Este plan no solo se limitará a los participantes dentro del propio río sino que también quedarán incluidos los aficionados y espectadores.

Semanas antes de la celebración del evento, los componentes de este operativo se volverán a reunir para ultimar el dispositivo. 

Etiquetas