Deportes

AJEDREZ 

María Eizaguerri: “He notado un salto de nivel en mi juego”

La campeona de España sub-18 espera integrarse en el equipo olímpico

María Eizaguerri, en la entrega de trofeos del Campeonato de España sub-18.
María Eizaguerri, en la entrega de trofeos del Campeonato de España sub-18.
FEDA

La oscense María Eizaguerri, flamante campeona de España sub18 , sigue con un verano de competición trepidante en un momento en el que ha notado “un salto de nivel”, después de verse estancada durante un tiempo. Cree que el fruto del trabajo está llegando y lo empezó a notar cuando logró en febrero en Barcelona el título de maestro FIDE. “Estoy jugando bien”, explica.

Ahora su “sueño” es entrar en “el equipo olímpico” de España, algo que espera que se produzca pronto. Es una selección para jugar por equipo la Olimpiada de ajedrez.

El título nacional sub-18 por delante de todos los chicos ha sido un espaldarazo para ella. Reconoce que “no lo esperaba” y que incluso le costó ser consciente de lo logrado. Recibió numerosas felicitaciones y fue un logro que tuvo importante repercusión en medios nacionales, como una barrera derribada por una jugadora en España, la de ganar un torneo a ritmo tradicional. Subraya que, de momento, ha recogido un mayor “reconocimiento” y espera que esto suponga también “invitaciones” a torneos.

Eizaguerri ya había logrado el sub-16 de rápidas, pero este ha sido más importante. Explica que preparó el torneo entrenando mucho los días previos y que supo afrontar una competición que resultó muy dura porque exigía jugar dos partidos diarias en muchas de las jornadas y por tanto “ocho horas” en el tablero”. Es algo que “te desgasta”, dice Eizaguerri, que destaca la importancia de gestionar esa exigencia.

Comenzó muy fuerte, con cinco victorias, pero reconoce que la derrota que sufrió en la ronda le hizo derrumbarse después de “una partido loca, que se decidió en el último momento”. Pero tuvo el temple de “prepararse psicológicamente” para volver a jugar por la tarde cuando se “veía fuera” de la pelea por el título. Al final, ganó en las dos últimas rondas y ello le llevó al título.

El verano está siendo muy intenso, en viajes y torneos. Antes del Campeonato de España estuvo en Montenegro y en Benasque compitiendo. Y después del Nacional a ritmo tradicional llegó el rápido de forma inmediata. Considera que “no fue mal”, pero cree que le lastró perder la última partida, lo que le dejó sin título en categoría femenina, donde ganó Joana Ros.

En el Campeonato del Mundo sub-18 de ajedrez rápido que ha disputado esta semana reconoce que “no ha ido tan bien”, pero se lo toma con normalidad y recuerda que “hay torneos buenos y malos”. Concluyó en decimotercera posición la fase clasificatoria.

También comenta que pasar en horas de jugar a ritmo tradicional a rápido también cuesta a veces, sobre todo, cuando se llega cansando de jornadas de muchas horas de juego.

Ahora afronta esta semana el Campeonato de España de Clubes de 2ª, que disputa con el club valenciano de Silla. Se juega en Linares y luego lo enlazará con los Campeonatos de España rápido y relámpago.

Eizaguerri cuenta que el parón por la Covid sirvió para dedicarle más tiempo al ajedrez en casa, sin competiciones, y que no volvió a jugar torneos hasta este diciembre.

Este próximo curso empieza estudios universitarios, con un año de adelanto, y espera que también le permitan compatibilizarlo mejor incluso con el ajedrez, organizándose más libremente.

Habitualmente recibe cuatro semanas de clase, además del trabajo diario que realiza por su cuenta, que puede ir desde media hora a hora y media cuando los que está más liberada. Y aumenta la preparación cuando se acercan torneos.

No le obsesionan las titulaciones, sino que cree que es algo que debe llegar de forma natural. “Hay que ir poco a poco, el título FIDE llegó sin esperarlo. Las normas llegan por hacer un torneo nuevo, pero sin ir a buscarlas. Hay que ir mejorando”.

Y por delante le queda un año para jugar en categoría sb-18 y conseguir nuevos éxitos. Espera que pueda haber Europeos y Mundiales.

Le alegra que haya otros jugadores jóvenes de Huesca que van hacia arriba, como José Escartín. “Cuanto más nivel y reconocimiento”, mejor. 

Etiquetas