Deportes

ATLETISMO

Pol Oriach, a cerrar en Nairobi una temporada espectacular

El de Albelda disputa el 1.500 del Mundial Sub 20 esta semana

Oriach y Phondy, en el Europeo de Tallinn.
Oriach y Phondy, en el Europeo de Tallinn.
S.E.

El atleta albeldense Pol Oriach está ya en Nairobi, la capital de Kenia, junto a su entrenador, Fernando García Herbera ‘Phondy’, para disputar esta semana el Campeonato del Mundo de Atletismo Sub 20.

Será la guinda a una temporada excelsa del joven atleta, que llega después de ganar el título Europeo de su categoría y que buscará al menos acercarse al podio en la prueba de más nivel.

En este caso Oriach no disputará los obstáculos, la prueba que le ha encumbrado en los últimos meses, y participará en los 1.500, otra prueba que sobre todo en los últimos días ha trabajado específicamente.

El jueves los dos altoaragoneses pasaron la preceptiva PCR, el viernes viajaron a Madrid y el sábado tomaron el vuelo con destino a Nairobi. La competición iba a arrancar el martes y justo ese día Pol tendría su primera aparición con las semifinales, pero finalmente la organización ha decidido que el campeonato comience el miércoles, un día después. De este modo, el jueves a primera hora de la tarde correrá la semifinal, y si, como se espera, la supera, la final tendrá lugar el sábado por la tarde.

Primero, superar la semifinal

Oriach señalaba antes de viajar que llega el gran objetivo de la temporada. “Esta competición es el gran objetivo, a la que se ha enfocado todo el trabajo. Tengo ganas de que llegue. Lo primero es disfrutar, y más en un país donde el atletismo es tan importante. Es un honor ya el hecho de estar, y quiero disfrutar, aunque también voy a pelear por todo”.

Sobre el cambio de prueba, lo veía con naturalidad. “Soy todavía joven y creo que es bueno que no me decante por una sola prueba. Me gustan los obstáculos pero también el 1.500. Creo que al menos por ahora sería un error centrarme en una sola prueba, porque te estancas”.

Además, señalaba que la temporada está siendo muy larga y el reducir distancia también puede ayudar. “La temporada suele durar como mucho diez meses y esta va para doce. Además prácticamente desde mayo solo había hecho obstáculos y también resulta un poco pesado. Este cambio supone también cambiar el entrenamiento y tenía ganas de hacer algo distinto”.

Es consciente de que un objetivo como la victoria o incluso el podio es complicado, pero como decimos no renuncia a nada. “Por marca tengo a seis atletas delante, aunque es posible que no estén todos. En todo caso el nivel es muy alto y tengo ganas de medirme con los mejores. Mi marca además creo que puede mejorar, y al no ir como favorito y ser un poco un tapado eso me puede ayudar. Me gusta dar sorpresas. Por eso el objetivo es mejorar algún puesto con respecto al ranking inicial, aunque lo primero será pasar la semifinal”.

Según la preinscripción de la prueba, por marca tiene a cuatro atletas por delante, dos keniatas y dos eritreos, ya que los otros dos, un estadounidense y un japonés, no están.

De cara al jueves tiene las ideas claras. “Hay que pensar en que son dos carreras, pero con la cabeza fría lo primero es pasar. Si entro en la final ya veremos después, pero tengo que pensar en ser de los cinco primeros, donde imagino que estará el corte. Una vez pase, si lo consigo, cambiaré el chip pensando en una final”.

Este Mundial supone el cierre de una temporada de ensueño, pero que con lo que está durando también se hace dura. “Está siendo un año muy bueno, y tengo ganas de este Mundial para acabar lo mejor posible. Ganar el Europeo fue muy bueno, pero ahora también quiero hacerlo bien en el Mundial”.

Además, es su último año como Sub 20, y quiere despedir la categoría por todo lo alto.

“En competición es un killer”

Su entrenador, el incansable Phondy, le acompañará en esta singladura y tiene mucho optimismo. “Es un campeonato que por la covid peligró, y de hecho no van más de quince atletas y unos diez técnicos. Finalmente se puede hacer y Pol es una de las bazas”.

Acerca del cambio de prueba, daba los motivos. “Es por estrategia. La temporada se está alargando mucho, Nairobi está a 1.800 de altitud, y con el 3.000 obstáculos habría sufrido mucho más. Hemos cambiado el chip y hemos afinado en los entrenamientos. El trabajo ha sido distinto pero al mismo tiempo más fácil. Durante la temporada buscamos una buena marca en Castellón y creo que la preparación ha sido muy buena”.

Tras el Europeo tuvo unos días de relax, y luego el trabajo ha sido fenomenal. “Ha entrenado espectacular estos días, cumpliendo objetivos. Ahora se trata de plasmarlo sobre la pista”.

Sobre lo que se va a encontrar, consciente de la dificultad. “Están los mejores y Pol es séptimo por ranking, pero no sabemos si los seis que tiene por delante estarán. En todo caso la meta es pasar ronda y estar en la final. Creo que su estado de forma es mejor que cuando hizo el 3.37. Pero lo primero será superar una carrera táctica, diferente, como será la semifinal. Luego en la final hay que dar el máximo y no renunciar a nada. Hay un buen trabajo detrás y vamos a ver en primer lugar si se mete en la final”.

El técnico también confía en el rendimiento que da siempre el de Albelda cuando se pone un dorsal. “En competición es un killer, le encanta, sabe centrarse y se crece, algo que no es fácil. Ya tiene experiencia al máximo nivel con Europeos o Juegos de la Juventud, y lo hará bien para cerrar su categoría”.

Así como para el Europeo no pudo acompañar a su pupilo de manera oficial, dentro del equipo español, en este caso estará al pie del cañón. “Es un orgullo, y además voy como responsable de fondo y medio fondo, con seis atletas. Es una responsabilidad y un trabajo que me gustan. El premio ya es estar, y poder acompañar a los atletas para mí es clave, y para Pol también. Como digo es un orgullo poder estar en este Mundial”. 

Etiquetas