Deportes

CICLISMO

La Quebrantahuesos prepara una edición con rigurosos protocolos

Además de la reducción de participación, se aminoran los actos

El autoservicio en avituallamientos se cambiará por bolsas individualizadas.
El autoservicio en avituallamientos se cambiará por bolsas individualizadas.
Rafael Gobantes

La Marcha Cicloturista Internacional Quebrantahuesos celebrará su treinta edición el próximo 18 de septiembre adaptándose a las circunstancias sanitarias y con una notable reducción en la participación.

En el 2020 la pandemia por la Covid obligó a aplazar esta edición y ahora finalmente se podrá organizar cumpliendo la normativa Covid para eventos deportivos.

“Se va a organizar como estaba previsto, con 6.500 participantes que harán el recorrido de la Quebrantahuesos y 2.000 el de Treparriscos”, confirmaba este miércoles a este diario el vicepresidente del Club Ciclista Edelweiss, Enrique Ascaso.

El recorrido será el mismo de siempre, con sus 200 kilómetros de trazado y sus habituales pasos por los puertos del Somport, del Marie Blanque, del Portalet y de Hoz de Jaca, y la esencia del programa será la habitual pero adaptado a las circunstancias actuales.

Reducción de actos y de acompañantes

La feria que se monta en el aparcamiento de Pirenarium y se abre el día anterior al evento, “estará restringida y con aforo limitado, solo podrán entrar los participantes, no público general. No habrá comida para los cicloturistas, tampoco cena de voluntarios como tal. Estamos pensando en cómo organizar eso de otra manera, y se van a aplicar varios protocolos a la vez para garantizar la seguridad de todo el mundo”.

En cuanto a quienes vienen a acompañar a los participantes, Enrique Ascaso dice que a los cicloturistas “ya les hemos pedido que minimicen al máximo porque este año la Quebrantahuesos más que un carácter lúdico va a tener un carácter deportivo y que traten de venir sin acompañantes”.

Los avituallamientos que se colocan a lo largo del recorrido no tendrán la misma distribución que antes. “No va a ser autoservicio, habrá bolsas en cada uno de ellos y los participantes podrán coger una bolsa en la que habrá un poco de todo, pero no podrán elegir lo que quieran. Y en el avituallamiento de la llegada cada cicloturista podrá coger una bolsa con la comida, no habrá nada preparado para coger lo quieran”.

Y por supuesto, no faltarán los voluntarios. Los responsables de cada grupo ya han mantenido reuniones con la junta directiva del club para poner en marcha el dispositivo del voluntariado con los protocolos Covid.

No se realizarán en esta ocasión los actos de homenaje que ya estaban previstos para la edición suspendida y que se dejarán para cuando regrese una normalidad completa. Entre ellos destaca el previsto para Roberto Iglesias, factótum y organizador de la prueba durante prácticamente toda su trayectoria. 

Etiquetas