Deportes

MONTAÑISMO / PEÑA GUARA: TRAVESÍAS PIRENAICAS

Regreso por todo lo alto en Ordesa

Los montañeros ascendieron el Cilindro de Marboré

Momento para dejar constancia del ascenso realizado el pasado fin de semana.
Momento para dejar constancia del ascenso realizado el pasado fin de semana.
Peña Guara

Después de agosto, y retomando las actividades de este grupo, Travesías Pirenaicas de Peña Guara, nos proponemos el reto de afrontar uno de los picos de más de tres mil metros más importantes del impresionante Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, el Cilindro de Marboré, de 3.326 metros de altura.

Como en otras ocasiones la logística forma parte en gran manera del éxito. El sábado nos desplazamos desde Huesca a la población de Nerín, donde nos espera un autobús 4x4 que nos subirá en un largo ascenso hasta el Cuello Gordo a más de 2200 metros de altitud. Una vez en ese punto nos dirigimos al refugio de Góriz, donde nos esperan para cenar.

Por el camino hacia el refugio vemos un cielo encapotado y los picos que vamos a hacer al día siguiente con un poco de inquietud ante las nubes que los cubren. El camino desde Cuello Gordo hasta Góriz es un ejemplo claro de los impresionantes acantilados que bajan hasta la pradera de Ordesa.

Esta noche nos acomodamos, poco después cenamos y nos acostamos a dormir rápidamente, pensando en el madrugón.

El domingo madrugamos como teníamos previsto y nos disponemos a desayunar. Todavía es de noche. Recogemos lo que no es necesario para el ascenso en unas taquillas prestadas por los guardas del refugio.

Al principio subimos por el mismo camino que sube al Monte Perdido, una vez llegamos al ibón helado torcemos a la izquierda por un inclinado canchal de piedra suelta. Poco después estamos en el collado del Cilindro.

A la izquierda tal como se sube se halla el pitón del Cilindro, que con 3.180 m. de altura es el primer 3000 que ascendemos. Desde este pico secundario observamos justo enfrente la grada de unos 30 metros que tenemos que superar haciendo una pequeña escalada.

Poco después descendemos otra vez al collado para acometer la escalada y superar ese muro. Aquí comienza la parte técnica del día colocando una línea de vida para asegurar al grupo en su ascenso, así que nos colocamos los arneses y para arriba.

Una vez superada esa grada nos queda una serie de trepadas más fáciles, hasta llegar a otra pequeña grada de unos 5 metros que nos hace volver a asegurar con cuerda el paso.

Por fin, una vez superado ese paso, nos desplazamos ya por una parte más sencilla y plana hasta la cima del Cilindro de Marboré. Después de tomar unas bonitas fotos cuando nos dejaba la niebla que subía por la parte norte de la cima, y echando un pequeño bocado, nos disponemos al descenso.

Durante el descenso realizamos dos rápeles, uno sencillito de unos 5 ó 6 metros por seguridad y otro más largo de unos 30, para descender la grada ascendida con anterioridad.

Ya una vez todos en el collado nos disponemos a volver al refugio de Góriz, donde tenemos el material que hemos dejado en las taquillas. El resumen de la jornada son unos 1300 metros de desnivel.

En esta ocasión la montaña nos ha dejado ascenderla, le pedimos permiso y nos lo dio, no sin el esfuerzo y la ilusión que tenemos cuando nos juntamos algunas personas persiguiendo sueños compartidos que al fin se cumplen y nos hacen superarnos y ser mejores, por eso te damos las gracias, montaña preciosa, Cilindro de Marboré.

Etiquetas