Deportes

MONTAÑISMO

El Tozal de Guara clausura un año más el programa Pico a Pico

El agua no estropeó la jornada, que acabó con comida en Nocito

La cumbre, rodeada de nubes.
La cumbre, rodeada de nubes.
S.E.

Podría hacerse de otra forma pero a la mayoría nos gusta repetir la tradición de terminar la temporada con la ascensión al emblemático Tozal, que nos define como habitantes a sus pies.

El día pintaba lluvioso pero no dudamos que por un itinerario o por otro subiríamos a la cumbre, en peores ocasiones la hemos alcanzado. Así que como parte de esa tradición de la Pico a Pico es terminar con una comida colectiva en Nocito como colofón de la temporada, ante las previsiones de lluvia, cargados de paraguas, ascenderemos por Fenales. Una fuerte y fría ventolera nos recibe en el collado ya envueltos en las nubes y las nieblas. Aún aguanta sin llover apenas y llegamos a hacernos la foto de cumbre, más o menos resguardados a sotavento.

A los primeros goterones y con las nubes que cubren toda la montaña no dudamos en abandonar la idea de bajar por Petreñales y volvemos por el mismo camino de los Fenales. Una primera jarreada confirma que ha sido la buena decisión y descendemos rápido pasando por los prados de las Cerolleras hasta llegar al refugio donde encontramos a resguardo a los amigos de Turismo por el Alto Aragón del club, de los que la mayoría dudan si seguir.

Por una vez llegaremos a Nocito a comer a buena hora, y cuando llegamos a los coches aparcados en Bentué vuelve a llover sin dejar de hacerlo durante la agradable comida en la que siempre al final planeamos la próxima temporada, los picos por subir.

Han quedado montañas en el tintero en esta aún atípica temporada, pero no ha sido por falta de interés sino por las restricciones que la pandemia imponía en el uso de refugios o en el paso al Pirineo francés, así que confiamos en retomarlas. Aún así desde la Mesa de los Tres Reyes y los Budoguías, a un intento infructuoso de la Faja Escuzana alterado por el mal tiempo, cresteamos por la Munia y por los picos de la Pez y el Abeille e hicimos una larga y bonita travesía desde el Vallibierna y el Culebras por la Sierra Negra. No hemos parado y no lo haremos mientras la ilusión nos acompañe y con la participación de nuevos y entusiastas compañeros y ayudantes, está asegurada la Pico a Pico en la que retomaremos lo que ha quedado por subir y se planificarán de nuevo grandes ascensiones por el Pirineo.

Etiquetas