Deportes

APLINISMO

Edurne Pasabán: "El alpinismo se ha vuelto a convertir en mi hobbie"

En las Jornadas de Montaña de Jaca ha presentado su documental sobre el Chaupadi en Nepal

Edurne Pasabán.
Edurne Pasabán.
Ricardo Grasa

“Al terminar los 14 ‘ochomiles’, quería dejar de hacer tantas expediciones, porque al final fueron 10 años, pasando 7 meses fuera de casa. En una primera fase, el alpinismo fue mi hobbie, luego se convirtió en mi profesión y ahora es otra vez mi hobbie”, ha declarado Edurne Pasabán, este sábado, en su debut en las Jornadas de Montaña de Jaca, que alcanzan su 19ª edición.

La primera mujer española y del mundo en subir las 14 cimas del planeta (entre 2001 y 2010) busca otro tipo de retos. “Me atraen los proyectos con menos presión mediática, más para mí, con amigos y con fines más culturales”, aseguró la deportista vasca, que en el auditorio del Palacio de Congresos presentó su documental sobre el Chaupadi en Nepal, “dando visibilidad al problema que tienen las mujeres” en esta zona de Asia.

En el año 2018, “surgió la oportunidad de hacer una expedición con cuatro mujeres” y decidió tratar el tema del Chaupadi, una tradición “muy arraigada” en varias zonas de Nepal, por la cual “las mujeres de religión hinduista son expulsadas de sus hogares durante los días que tienen la menstruación, no pueden tener contacto con su familia y viven en chabolas en muy mal estado”.

“Surgió la oportunidad de hacer una expedición con cuatro mujeres"

Tras producirse la muerte de varias mujeres, el Gobierno de Nepal declaró que el Chaupadi es un delito y empezó a imponer penas de cárcel a quienes lo ponen en práctica. Sin embargo, “en pueblos alejados o donde no hay policía, se practican estas tradiciones”, como denunció Edurne Pasabán, agregando que se propuso “enseñar al mundo este problema y de alguna manera, ayudar a empoderar a las mujeres y que empiece un cambio”.

Precisamente, la montañera de 48 años, nacida en Tolosa (Guipúzcoa), lamentó que “en el alpinismo y en alta montaña sigue habiendo muy pocas mujeres”. En el caso de las montañeras, para las que es todo un referente, dijo que “si es su pasión, sigan adelante y piensen que pueden lograr todo”. “Al principio, me costaba creer en mí y en que fuera capaz de hacer este tipo de cosas”, reconoció.

Sobre sus 14 ‘ochomiles’, dijo que “el K-2, en el año 2004, fue el más difícil”, pero también se le hizo cuesta arriba el Kanchenjunga, en 2009. “Sufrí mucho en la bajada y los compañeros me arrastraron literalmente hasta el campo base”, dijo Edurne Pasabán, que ve “con pena” en lo que se han convertido el Everest y otras grandes cimas “con las expediciones comerciales, en las que les montan cuerdas fijas hasta arriba”. “Al final, no sé qué les atrae de ello. Creo que se pierde la aventura, la incertidumbre y lo que era la montaña en estado puro”, apuntó.

Tras la participación de la alpinista vasca, este domingo José Antonio Uña ha hablado sobre el senderismo por el mundo en el ecuador de las Jornadas de Montaña, que concluyen este lunes a las 20 horas con Edu González y su conferencia titulada “Pirineísmo, alpinismo y un poco más”.

Etiquetas