Deportes

MONTAÑISMO

Carlos Soria pone el mejor colofón a 50 Años de Jornadas Montañeras 

El veterano alpinista contó sus proyectos y se reencontró con Javier Subías

Javier Subías, Carlos Soria y José Masgrau, en la clausura de las jornadas montañeras del club barbastrense.
Javier Subías, Carlos Soria y José Masgrau, en la clausura de las jornadas montañeras del club barbastrense.
Á.H.

El veterano alpinista Carlos Soria rubricó 50 Años de Jornadas Montañeras, cuya primera edición se celebró en 1971, con el homenaje al montañero local Miguel Lacoma Mairal, que fue presidente de Montañeros de Aragón Barbastro (1957-1962) cuando era delegación de Montañeros de Aragón de Zaragoza, y que le nombró Socio de Honor del año 2000. Los documentos cedidos por Mariano Turmo aportaron, también, las actividades que se realizaron en las I Jornadas y el número de Lotería que se jugó aquel año, 51.219. Carlos Soria es la tercera vez que ha venido a las Jornadas tras los precedentes de 1999 y 2008.

Javier Subías recordó en viñetas propias y fotos retrospectivas el encuentro que tuvieron en el campamento base del Manaslu (8.163 m) en 1999 en la ascensión conmemorativa de 50 Años de la fundación del club. Subías cumplió allí 32 años y Soria tenía 60 años. El reencuentro en Barbastro fue posible 22 años después en el Centro de Congresos ante numeroso público, entre el que se encontraban Fernando Torres, alcalde, Pilar Abad, concejala de Deportes y José Masgrau, presidente de Montañeros.

Carlos Soria es el único alpinista español que ha escalado diez montañas de más de 8.000 metros después de cumplir 60 años y la persona más veterana en la historia que ha ascendido con éxito el K2 (8.611 m) con 70 años, Gasherbrum (8.068 m) con 70 años, Manaslu (8.163 m) con 71 años y Annapurna (8.091) con 77 años. Ahora con 82 años intentará ascender a la cima del Dhaulagiri (8.167 m) la séptima montaña más alta del mundo con el objetivo de ser el escalador de mayor edad en coronar 14 ochomiles.

Sigue en la carrera

En clave de buen humor recordó que “regresó a Barbastro con más años y la ciudad es más atractiva desde la última vez que me invitó Montañeros, encantado de estar entre amigos y cerca del Pirineo”. Respecto al reto de superar 14 ochomiles “lo llevo bien, con dignidad. En el Dhaulagiri estuve a 8.050 metros y tiene 8.167 m. pero lo importante es llegar en condiciones. Hasta ahora tengo más cabeza que piernas. Sobre todo, tienes que contar con que debes bajar. Todo no se acaba en la cima, sino en el campo base. Hay que guardar fuerzas para el descenso y solucionar problemas, si surgen”.

En enero próximo viajará hasta Argentina con intención de subir al Nevado Ojos del Salado (6.893 m) un estravolcán en los Andes en el limite con Chile. Es el volcán más alto de la Tierra y la segunda cima de los hemisferios sur y occidental. La primera ascensión data del año 1937 y Carlos Soria la ha elegido como aclimatación, “en marzo regresaré al Himalaya para acometer de nuevo el Dhaulagiri, hasta ahora sin éxito. Si lo consigo, aún intentaría el Shisha Pangma (8.027 m), hice cumbre central pero me falta la principal”.

Desde su primera escalada “difícil” en los Alpes, en 1962, “hace 50 años que subimos al McKinley (6.150 m), la montaña más alta de América del Norte, estuvimos en el Cáucaso en 1968 y he escalado muchas otras. En la ascensión conmemorativa al Manaslu nos encontramos con Javier Subías, recuerdo su cumpleaños, días de muy mal tiempo, sus dibujos y actividades, hicimos buena amistad y nos vemos en Barbastro, de nuevo. Javi es un tío admirable, deportista buenísimo y sabe regresar sin alcanzar cima cuando hay riesgos claros”.

Carlos Soria está “muy satisfecho de la vida montañera que he compartido con mi mujer y las cuatro hijas. Encantado de lo que he vivido, hasta ahora, y de seguir en la misma senda”. Del reencuentro con Barbastro se llevó el piolet de oro, una reproducción de la torre de la catedral, botellas de vino Somontano y el aprecio del público. 

Etiquetas