Deportes

CICLISMO

Un estreno accidentado pero con mucho aprendizaje

Martí Vigo apenas ha podido competir en 2021 en su primer año como profesional

Martí Vigo ha tenido un año complicado en su estreno como profesional.
Martí Vigo ha tenido un año complicado en su estreno como profesional.
S.E.

El ciclista ribagorzano Martí Vigo ha cerrado la temporada 2021, la primera para él como ciclista profesional, con un sabor más amargo que dulce. Y es que una serie de contratiempos encadenados ha llevado a que apenas haya podido competir.

Inició la temporada en marzo en Eslovenia, y posteriormente en abril y mayo disputó dos carreras de una semana, el Tour de Turquía y el de Ruanda. En junio corrió el Campeonato de España, y esa fue su última carrera de la temporada.

“Ha sido una temporada complicada. Al principio tuve alguna caída que me fastidió un poco los planes de competición. En julio tenía programado descansar para volver en agosto, y en ese momento me contagié de Covid. Me dejó fuera de combate varias semanas y para cuando estaba bien la temporada estaba terminada”. Por tanto, un año atípico que le deja un sabor extraño. “Ha sido una buena toma de contacto, porque sobre todo se trataba de aprender, pero entre virus, lesiones y caídas ha sido una temporada que no ha salido como hubiera querido”.

Sobre las carreras de Turquía y Ruanda señalaba que “me fue bien, porque además fueron dos carreras de ocho etapas, lo que te da para acumular competición y ver cómo son esas carreras de varios días. El objetivo era aprender, saber cómo es esto de competir en profesionales, aunque desde luego que no ha ido como me hubiera gustado”.

En lo deportivo, señalaba que le queda muchísimo que aprender. “Mi fichaje fue algo precipitado y no me pude preparar bien en pretemporada, así que no empecé del todo bien. Y después sobre todo pagué mucho el no saber moverme en pelotón. Gastaba mucho durante toda la carrera y cuando llegaba el momento clave estaba muy fatigado. Luchar por la posición es un estrés continuo y en el pelotón siempre hay nervios. Eso me iba minando y luego ya no tenía fuerzas para intentar nada”. Aseguraba que el cambio con respecto a amateur es sideral. “No tenía mucha experiencia pero el cambio es total. Se va mucho más rápido y cuando la carrera se tensa es tremendo”.

En todo caso, quería pasar página de cara a una temporada que ya ha iniciado con ganas. “Estoy en plena pretemporada, trabajando duro. Ahora vivo en Viella y estos días con las nevadas se ha complicado un poco, pero estoy entrenando bien. Ahora en diciembre tenemos concentración con el equipo en Benidorm”.

Sobre su equipo, el italiano Andronio Giocattoli Sidermec, muy satisfecho. “Estoy contento por el trato y la planificación, aunque me hubiera gustado correr más. Como toma de contacto ha estado bien, se trataba de entrenar mucho e irme adaptando”.

Para el año que viene espera “hacer más carreras, encontrarme cada vez mejor y sobre todo evitar lesiones y problemas para ir cogiendo ritmo. En la concentración supongo que ya hablaremos de la planificación y de carreras”.

Etiquetas