Deportes

FÚTBOL SALA

Electricidad Gella-Seat, campeón

Los serrableses ganaron en los penaltis de la final al Real Zanahoria en la XXXIII edición de las 36 Horas de Fútbol Sala Torneo Ciudad de Sabiñánigo

Electricidad Gella-Seat, ganador de las 36 Horas Ciudad de Sabiñánigo.
Electricidad Gella-Seat, ganador de las 36 Horas Ciudad de Sabiñánigo.
Mercedes Portella

Electricidad Gella-Seat ganó la XXXIII edición de las 36 Horas de Fútbol Sala Torneo Ciudad de Sabiñánigo que se jugaron el pasado viernes y sábado en categoría sénior, con 32 equipos, y el jueves en categorías junior con 22 equipos (2 benjamines, 5 alevines, 5 infantiles y 10 cadetes).

Los jugadores del Electricidad Gella-Seat ya ganaron la edición de 2019, entonces con el nombre Seat Peña la Murga. Este año se han enfrentado en la final con el Real Zanahoria en un partido muy igualado que acabó cero a cero. Después vino la prórroga de cinco minutos sin cambios en el marcador, para resolverse en los penaltis. “El Real Zanahoria tenía buen equipo, con jugadores de Sabiñánigo y Sallent. Empezaron no muy bien y poco a poco se metieron en la final perdiendo en los penaltis, para ellos también es un triunfo. Creo que los dos han sufrido para llegar hasta la final, otros lo han tenido difícil en el camino. Además, para llegar a la final hay que tener también suerte como así ha ocurrido en los penaltis, los dos tenían merecido ganar”, comentaba tras la entrega de trofeos José Antonio Alcoba, presidente de la sección de futbol sala de la Peña La Murga, organizadora del evento. “Estamos contentos porque no ha habido problemas graves. Un chaval del equipo de Montañana se ha ido con el hombro tocado, esperamos que no sea nada, por lo demás todo bien”.

El tercer clasificado fue el equipo Biescas, el cuarto U.D. Montañera, el quinto Bayer de los Caídos, el sexto Pirineos, el séptimo CME y el octavo, Tiburones del Basa. El máximo goleador fue Pablo Ara (Real Zanahoria). Mejor Portero Manu Zamora (Real Zanahoria). El trofeo José Antonio Mallada “Chochan” al Mejor Jugador del torneo fue para Víctor Manglano (Electricidad Gella-Seat). Y el trofeo Mejor Jugador de la final se lo llevó Toño Echevarría (Real Zanahoria).

Antes de la final se jugó un partido de exhibición entre los veteranos de la peña La Murga y del Estanco Martín de Jaca. Los trofeos los entregaron la alcaldesa Berta Fernández, el concejal de Deportes Carlos Allué, la presidenta comarcal Lourdes Arruebo, Miguel Blasco de la UD Biescas y representantes de la Asociación de empresarios (AEPAG), y Peña la Murga.

Tras el parón de dos años por la pandemia de la covid, esta Semana Santa volvían a jugarse las 36 Horas con unas gradas llenas de público. “Más que una competición las 36 Horas son un encuentro en el que nos juntamos para disfrutar de la fiesta del fútbol sala. Todo ha salido según lo previsto en horarios, organización, público... Estamos muy contentos”.

Allué se congratulaba por el resultado de este evento “para el que había muchas ganas”.

La alcaldesa dijo que había sido “una enorme satisfacción volver a recuperar estas 36 Horas de Futbol Sala. La gente ha podido disfrutar muchísimo con el futbol que hemos podido tener en el polideportivo, y ha sido una enorme felicidad volver a escuchar las gradas llenas de alegría, de vítores, de animación y de entrega al fútbol. Ha sido un buen resultado y un buen preludio de cara al aniversario de la Peña la Murga. Deseamos que el año que viene podamos celebrar las 36 Horas con total normalidad”.

Categoría junior

En categoría cadete el equipo Trapecistas fue el campeón y UD Montañesa subcampeón. En infantil ganó Águilas serrablesas y Marranos FC fue segundo. En alevín Intercarnicas acabó primero seguido de la Patrulla Chanina. Y en benjamín, el campeón fue Jacetano bar las Nieves y el subcampeón el equipo Cuestiones mayores.

Los encuentros de estas categorías que se disputaron el jueves fueron muy reñidos y todos estuvieron muy animados de público durante toda la jornada. “Prácticamente todas las finales estuvieron muy igualadas y se creó mucho ambiente, hubo rivalidad en la pista con mucha competitividad, y luego, todos muy bien. Fueron unas finales luchadas, competidas e incluso algunas se resolvieron con penaltis, así que muy contentos de cómo ha ido”, argumenta Alcoba.

En estas categorías, los organizadores de las 36 Horas también vieron una buena base del futbol sala. “Año tras año nos vamos dando cuenta que estos equipos cuando llegan a cadetes y ya cumplen la edad al año siguiente para poder jugar con los seniors, muchos repiten. Podríamos decir que es como una especie de cantera de las 36 Horas. Este año hemos tenido muchos equipos jóvenes y esto significa que las 36 Horas tienen mucha vida”.

El pasado día 11 la peña La Murga cumplía su 50 aniversario, un cumpleaños que se festejará por todo lo alto con un programa de actos el último fin de semana de este abril.

Etiquetas