Deportes

SENDERISMO

Excursión desde Centenera a La Corona de Santaliestra

Salida del grupo ribagorzano Tardes al Sol por el actualmente poco y mal señalizado itinerario del PR-HU49

Foto del grupo en el mirador de la ermita de Santiago.
Foto del grupo en el mirador de la ermita de Santiago.
S.E.

GRAUS.- El pasado lunes, el grupo grausino Tardes al Sol realizó una excursión entre las localidades ribagorzanas de Centenera y La Corona de Santaliestra, pasando por la arruinada Casa Castellblanc y siguiendo, en la medida de lo posible, el actualmente poco y mal señalizado itinerario del PR-HU49.

Los veinticuatro participantes en la excursión salimos de Graus a las 15.30 horas y nos dirigimos en coche a Centenera, hasta donde llega una estrecha carretera local. Centenera es una pequeña localidad, perteneciente al municipio de Graus, que, tras haber quedado prácticamente despoblada, ha recibido en los últimos años algunos nuevos habitantes, procedentes de distintos lugares de Europa, que han arreglado en mayor o menor medida varias de sus casas. Tras recorrer la única calle en torno a la que apiña un caserío de clara disposición defensiva y medieval, salimos del pueblo por una pista de tierra por la que transita el citado PR-HU49.

Muy pronto tomamos a nuestra izquierda otra pista que asciende de manera bastante pronunciada. Al llegar a un cruce de caminos, abandonamos la pista que seguíamos y tomamos a la derecha un poco evidente sendero en cuyo arranque hay un hito de piedras a modo de indicador. En este tramo, el sendero está bastante invadido por las aliagas y otras hierbas y matorrales y transita junto a un acantilado rocoso que descubre buenas vistas hacia el este y el norte: La Puebla de Fantova y la fortaleza de Fantova y los despoblados Yardo o Erdao, Torroella de Aragón y Abenozas, entre otros lugares.

En un tramo con algunas carrascas, dejamos momentáneamente el sendero para intentar llegar a la Casa Castellblanc, antigua casa fuerte en uno de cuyos lados se levanta una torre de planta cuadrangular y de muy rustica construcción. Acceder hasta ella no resulta nada fácil, pues las zarzas y la ruina progresiva se han apoderado del lugar. Retornamos al camino principal que, ahora otra vez en forma de pista, nos condujo a La Corona, un despoblado de cuatro casas y algunos edificios anexos situado en un extenso altiplano.

Después de una parada para merendar, continuamos camino hasta la ermita de Santiago, que se encuentra a poco más de un kilómetro de La Corona. Se trata de una pequeña construcción popular rodeada de varios hermosos robles. Detrás de la ermita, tras su pared occidental y asomando a un precipicio de vértigo, hay un extraordinario mirador sobre el valle del Ésera. Desde allí disfrutamos de magníficas vistas, con Santaliestra y sus diversos barrios junto al río Ésera y la carretera en el centro del valle, muy verde tras las últimas lluvias, debajo de nosotros. Allí nos hicimos la foto de grupo y retornamos a Centenera por el mismo camino de la ida, pero ya ahora sin pasar por Castellblanc.

La distancia recorrida en la excursión fue de once kilómetros, en los que invertimos tres horas y media, incluyendo las largas paradas. El desnivel acumulado fue de 340 m. Ya atardeciendo, volvimos a Graus después de haber disfrutado de un agradable paseo primaveral.

Etiquetas