Deportes

ATLETISMO

El “expreso de Bielsa” promete espectáculo en Huesca

Christian Iguacel, una de las grandes atracciones en el arranque de la Liga

Christian Iguacel, en una competición con Intec-Zoiti.
Christian Iguacel, en una competición con Intec-Zoiti.
S. E.

Natural de Javierre de Bielsa y residente en Bélgica, Christian Iguacel afronta con ilusión y emoción su primera competición en Huesca con su participación en la primera jornada de la Liga de Clubes de Primera División y vistiendo los colores de Intec-Zoiti, con el que cumple su tercera temporada.

En el equipo oscense se ha ganado de forma cariñosa el apodo de “el expreso de Bielsa”. Es una de las grandes atracciones que presenta el encuentro que a partir de las 17:00 horas se disputa en las pistas de la Ciudad Deportiva, en el que junto a la escuadra zoitista van a estar Hinaco Monzón, Alcorcón y Durango. “Con que me digan Christian Iguacel, me vale. Pero vamos, como me quieran llamar”, sonríe cuando se le dice lo del “expreso”.

Iguacel tiene en su poder el récord de Aragón absoluto de 400 metros desde el pasado 21 de agosto en Amberes con una marca de 45.93 que además le convirtió en el primer atleta aragonés que bajaba de los 46 segundos en la distancia. Una lesión dos meses antes de los Juegos Olímpicos le impidió estar con la selección belga en Tokio. Y en el comienzo de esta temporada, a finales de enero, sufrió otro percance que le privó del Mundial de pista cubierta. “La rehabilitación iba bien, pero era complicado llegar. Tenía muchas ganas, aunque fuese al noventa por ciento. Corrí muy controlado en 47.66 y si hubiese tenido dos semanas más, habría cogido la forma. Hablé con el seleccionador belga y ya sabía que no iba a ir. Si hubiese estado en torno a 46 segundo, sí que habría ido. Eligió el equipo que fue a los Juegos y salió bien porque el relevo fue campeón del mundo”, comenta, y agradece el gran nivel competitivo de los cuatrocentistas belgas “cuanto mayor es el nivel, más posibilidades tienes de mejorar marca ya que es bueno pelearlo y no que te lo regalen”.

Christian Iguacel sigue estando en la órbita de la selección y, de hecho, ha llegado a Huesca después de una concentración de tres semanas con el equipo belga en Chipre con vistas a la preparación de las competiciones de la temporada. “He invertido mucho en los últimos 50 metros, que es donde más me cuesta. No hemos tocado nada la velocidad pero por las pruebas que hice estaba bien hasta un cierto punto”, señala.

Así que ante la competición de este sábado en Huesca se muestra ambicioso. “La pista es rápida. Si no hay excesivo viento y el clima es bueno, el plan es bajar de 46 segundos. ¿Cuánto? No lo sé. Pero estoy con ganas de correr”.

Además, va a ser la primera vez que corra en Huesca y eso le da un plus de motivación. “Hay una buena afición y personalmente es una de las primeras carreras en las que voy a estar con mi familia y eso supone un apoyo grande. Estoy muy ilusionado y veo que habrá un gran ambiente y la gente del equipo están como locos. Es como si corrieras en un estadio lleno de gente animándote. Eso también ayuda a sacar el máximo de uno mismo y en beneficio del equipo”, destaca.

Con la Zoiti se muestra muy satisfecho del trato que ha recibido desde que se incorporó. “No es que corra mucho en España, pero conmigo se han portado muy bien y no tengo ninguna queja. Este año buscamos el ascenso y no estoy muy al loro de las estadísticas. Pero viendo nuestras posibilidades en velocidad, distancias largas y medio fondo, tenemos nuestras posibilidades. Y todos me hablan del ascenso”.

Además de correr este sábado en Huesca, está pendiente de dónde será la segunda jornada para ver si puede viajar a España y es seguro que estará en la final del 12 de junio. “Esa jornada la tengo guardada en mi calendario seguro. La segunda estará en función de dónde sea”, indica.

Las grandes citas

En Huesca arranca para Christian Iguacel una temporada “corta e intensa” con grandes citas por delante y casi todas escalonadas. La primera apunta hacia el Mundial Universitario en China, del 26 de junio al 7 de julio. A continuación, el Mundial absoluto en Oregon (Estados Unidos), del 15 al 21 de julio. Y un mes después aparece el Campeonato de Europa, del 18 al 25 de agosto. Intentará hacer el 400 y peleará por un puesto en el relevo. Al coincidir el Mundial Universitario con el Campeonato de Bélgica es probable que no pueda correrlo si tiene que ir a China.

Quiere “correr lo más rápido posible”, indica, y confía en estar entre 45.30 y 45.0. Pero de momento, y ante la primera prueba, es como tener el cuenta kilómetros a cero. “La mayoría estamos sin marca y sin saber en qué estado de forma llegamos porque no hemos competido todavía y nos tenemos que quedar con las sensaciones de los entrenamientos. Son buenas, pero luego igual salen peor las marcas que las expectativas”.

Etiquetas