Deportes

sd huesca

Todo decidido 11 años después

El Huesca no encaraba las últimas jornadas lejos de ascenso y descenso desde la 10/11

El Huesca se estrenó en Segunda División con una holgada permanencia en la 08/09.
El Huesca se estrenó en Segunda División con una holgada permanencia en la 08/09.
D. A.

El Huesca vivirá un final de temporada tranquilo más de diez años después. En sus diez campañas en Segunda División, ésta va a ser la tercera en la que afronte las cinco últimas jornadas con nada en juego más allá de acabar en una mejor posición. Sólo en su estreno en la categoría, el curso 08/09, y en el 10/11 habría llegado a estas alturas del campeonato lejos tanto de los puestos por subir a Primera o jugar el play off como de los de descenso.

En la 08/09, con Antonio Calderón a los mandos, el conjunto oscense se plantó antes de la jornada 38 en la duodécima posición con 46 puntos. La Primera División estaba lejos, a 22 puntos (por aquel entonces ascendían directamente los tres primeros y no había play off) y aventajaba en 9 al descenso, pero eso no supuso sufrir, ya que a final de temporada bajó el Deportivo Alavés con 43 puntos. En esos últimos cinco encuentros, el equipo ganó dos, empató uno y perdió otros dos.

Y en la 10/11, con Onésimo Sánchez como técnico, los azulgranas eran undécimos con 51 puntos a cinco choques para finalizar la liga. La salvación estaba atada con esa cifra y esta temporada, la primera en la que se introdujeron los play offs de ascenso, el Huesca estaba a 9 puntos del sexto y a 6 del séptimo (por medio estaba un Barcelona B que no podía jugarlos). Las últimas cinco citas del equipo fueron más discretas: un triunfo, un empate y tres derrotas.

Esta vez, el Huesca es undécimo, a 10 puntos del play off y con 16 sobre el descenso. Suma 50 y la permanencia está más que asegurada, pero el play off es una utopía pese a que las matemáticas aún den opciones.

En las otras siete campañas de los azulgranas en la categoría, siempre había llegado con algo en juego a las cinco jornadas finales. En la 09/10, el conjunto oscense era decimoséptimo con 42 puntos, sólo uno más que el descenso, pero acabó con tres victorias, un empate y una derrota para una salvación holgada. En la 11/12 afrontó esos cinco duelos en una situación más cómoda, con 45 puntos y 7 de renta sobre los cuatro últimos, y con dos triunfos (y tres partidos perdidos) cerró una permanencia que habría llegado aun con todo al bajar el Villarreal B, duodécimo, por el descenso del Villarreal de Primera a Segunda. El descenso acabó a 11 puntos de los de Calderón.

La siguiente campaña fue para el olvido, ya que el Huesca bajó a Segunda B. Tras 37 jornadas ya estaba en descenso con 36 puntos y, pese a cerrar el curso sin perder (dos victorias y tres empates) y al descenso administrativo del Guadalajara, no logró la permanencia pese a depender de sí mismo en una última jornada en la que acabó 0-0 ante el Recreativo en Huelva.

En el regreso a Segunda, en la 15/16, el equipo oscense era decimosexto con 42 puntos, sólo 1 de ventaja sobre el decimonoveno, pero ató la salvación con un espectacular final de campaña con cuatro triunfos y un empate. El curso posterior ya fue otra historia: el Huesca peleó por meterse en el play off de ascenso y lo consiguió. Era sexto a cinco jornadas del final, con 2 puntos más que el séptimo, y concluyó en esa misma posición tras dos victorias, dos empates y una derrota. En ese play off, cayó ante el Getafe en la primera ronda (2-2 y 3-0).

Y en las dos temporadas siguientes, el objetivo del Huesca fue el del ascenso directo a Primera cuando quedaban cinco encuentros y también culminó sus metas. En la 17/18, subió con dos jornadas de antelación gracias a dos victorias y un empate, y cerró la liga con dos derrotas. Y en la 19/20 acabó con tres triunfos y dos derrotas para sellar el ascenso a un partido del final y hacerse con el campeonato de la categoría en el último envite.

En sus dos temporadas en Primera División, el Huesca encaró las últimas cinco jornadas en la lucha por la permanencia, aunque en situaciones muy diferentes. En la 18/19, el equipo oscense era último a 8 puntos de puestos de salvación, pero un triunfo ante el Eibar en la jornada 34 aumentó sus esperanzas. Sin embargo, un empate en Villarreal y la derrota en casa con el Valencia confirmaron el descenso a dos partidos para acabar.

Más doloroso fue lo que ocurrió el curso pasado. A falta de los últimos cinco choques, los azulgranas estaban en descenso, pero a 3 puntos de salir. Ganó dos de sus tres siguientes partidos y, pese a perder en la penúltima jornada frente al Betis, llegó a la última jornada dependiendo de sí mismo, pero el empate sin goles con el Valencia le condenó al descenso 

Etiquetas