Deportes

atletismo

El Hinaco femenino desciende a Segunda División

El buen nivel competitivo de las montisonenses no ha sido suficiente para mantener la categoría

Equipo de Hinaco Monzón femenino.
Equipo de Hinaco Monzón femenino.
S.E.

HUESCA.- “Ya se bajó una vez y se volvió a subir”, comentaba el presidente del CAM-Hinaco, José Antonio Andreu, cuando se había consumado el descenso a Segunda División del equipo femenino.

Fue una jornada de mucha carga emocional, con alternativas en la clasificación conforme avanzaba la tarde. Un punto arriba, un punto abajo. Con el Silla definitivamente descolgado abajo, la pelea por la permanencia se quedó en un mano a mano entre el Celta y el Hinaco porque el Pontevedra ya había abierto hueco por delante.

Esos últimos arreones, pese a las victorias de Noemí García en la prueba de obstáculos y de Natalia de Benito en el 3.000, tampoco ayudaron. El Celta había tomado la delantera y aguantó el tipo.

Cornellá fue el vencedor del encuentro celebrado en Monzón con 102 puntos, Durango fue segundo con 101 y a continuación Cartagena (99), Lleida (96), Pontevedra (95,5), Celta (85), Hinaco (78) y Silla (61,59).

Celta, Hinaco y Silla partían con los dos puntos sumados en las dos primeras jornadas. Escaso bagaje que ponía a ambas escuadras en un duelo directo para las dos plazas de descenso.

Entre los resultados más destacados, además de los triunfos reseñados del 3.000 obstáculos y el 3.000, la victoria de Verónica Escartín en el 1.500, el segundo puesto de Laura Pintiel en el 100 lisos, los terceros de Valeria Ortiz en la pértiga (con marca personal, 3.30) y el relevo 4x400 (Silvia Cartiel, Julieta Carbajal, Nerea Supervía y Paula Vallés) y los cuartos de Paula Vallés en el 400 lisos y María Pardo en el 100 vallas.

Al final, en medio de la decepción y el disgusto por el descenso después de seis años en la categoría, “les hemos dado un gran aplauso porque todas han competido de forma fantástica y al máximo de sus posibilidades, incluso algunas por encima de ellas”, aplaudió Phondy, uno de los entrenadores del club.

El presidente, JoséAntonio Andreu, no tenía en absoluto nada que reprochar. “Se ha hecho todo lo posible y han competido de maravilla. Los estadillos se han reflejado en la pista. Ha habido buenas marcas y ahora hay que pensar ya en el futuro”, afirmó el mandatario del club.

Su lectura era más que positiva. “No hay que rasgarse las vestiduras. Igual que ya bajamos una vez, volvimos a subir. Ahora debemos seguir trabajando e intentar el ascenso de nuevo el año que viene y seguir con la gente joven, que es la que marca el futuro. Hoy se ha luchado hasta la última prueba”.

En los mismos términos habló Phondy. “Ha sido una buena competición, con muchas alternativas y el año que viene tenemos que seguir peleando por volver a Primera. Es la realidad que tenemos. Nos volcamos mucho en la última jornada y haber llegado solo con dos puntos sabíamos que era muy difícil remontar. Y ahora, a pelear cada una por los objetivos personales en sus campeonatos”.

Igualmente sereno se mostraba otro de los entrenadores, Richy Verdugo. “Las chicas han competido bastante bien. Más que pensar que hemos perdido, es decir que nos han ganado. Y si miramos las marcas, ha habido pruebas de muchísimo nivel. Y esa diferencia final de siete puntos a favor del Celta ya indica que era muy difícil. En los últimos años el nivel medio ha subido mucho”.

El descenso, observaba Verdugo, “también nos brinda la oportunidad de mejorar. El grueso del equipo va a estar el año que viene. Será cuestión de reforzar algunas pruebas en las que necesitamos esa mejora. Pero en absoluto hay que ver en el descenso un fracaso. No somos un equipo hecho a golpe de talonario. La gente va a seguir en el club y defendiendo los colores con orgullo”.

Etiquetas